Ana, San Pablo y “l’asturianu llingua oficial”

Miguel Rojo [1280x768]Miguel Rojo / A mi gústesme cuando calles, pero inda más cuando escribes porque tamién tas como ausente, anque en ti esto nun seya más que’l dominiu soberbiu de la táctica del camuflaxe, querida Ana, noreñense de pro…

Prometiérame nun volver engarrame pola llingua, que ya fiede’l tema, pero les coincidencies son frutu del deseyu, yá se sabe, y xustu cuando me pongo a escribir esti artículu va y cae nes mios manes la to carta a un mediu de comunicación llocal, onde cuentes les peripecies vivíes nel Ayuntamientu de Noreña…

Inaciu se tira a la piscina con el asturiano”. Esti ye’l titular de la carta. Y cliso, claro. ¿Qué Inaciu sedrá’l que se tira con un asturianu a la piscina? ¿Taríen xuntos de folixa y volveríen chumaos a les tantes y tiráronse a la piscina municipal pa escarniu del vecindariu de Noreña…? Yá se sabe cómo anda’l personal. Anque tamién pensé nun principiu qu’igual yera una mensax crípticu d’esos pa xente del mundín, como lo de que “pierdes aceite” o  “sales del armariu”, y lo que señalaba la carta yera que’l tal Inaciu yera un maruxu que ruempe la pana, un mariconsón a lo cubano, vamos, o gay si se prefier más lo anglo… Y lo de tirase col asturianu a la piscina lo que quería en realidá dicir yera que se lu beneficiara, vamos, que-y diera pola cursilada esa d’onde’l renaz escaez el so castu nome.

Si lo que pretendíes, Ana, yera llamar l’atención col titular y que la to opinión nun quedare nesi vacíu amnióticu onde queden les cartes de “Los llectores tienen la palabra”… llográstelo enforma, pues yo nun fui quien a dexar de lleela al completu.

Resumo: el pasáu 30 xuliu, nel plenu del Ayuntamientu de Noreña, Pablo Pérez, conceyal de “Conceyu Abiertu de Noreña”, dirixóse a los presentes n’asturianu, polo qu’Ana González, faciendo de portavoz de l’alcaldesa, que nun taba, dixo que como l’asturianu nun yera llingua oficial ningún de los presentes tenía obligación d’entendelo, asina que meyor cambiaba’l rollu y se diba al castellán, cosa que, según cuentes, Ana, el rapaz aceptó… Pero entós entró na engarrada, igual que’l lexendariu Xabaril d’El Bierzu, antiguu xugador del Uviéu por más señes, el tal Inaciu, qu’agora sí, agora ya nos informes que ye conceyal de Foro y se apellida Iglesias, qu’arma la de Dios ye Cristu poniendo a los presentes a caer d’un burru por despreciar la nuesa cultura y la nuesa tradición y etcétera… Xusto ehí ye cuando l’Inaciu se tira a la piscina col asturianu pal to plasme, Ana, que te muestres “asombrada”, inda más, “alucinada” poles sos palabres, a pesar d’informanos a continuación “que no me molesta que se hable en asturiano ya que lo entiendo perfectamente”.

Acabáremos. Tengo que confesate, ya querida Ana, que nun principiu engañásteme y que pasé por varios estaos anímicos que diben de la tristura (“Esti paisín nueso nun tien igua”), la rabia (cagonrós, cagonmimantu, por nun dicir cuál foi’l braeru cagamentu) hasta que, igual qu’a cualquier Pablo de Tarso, la lluz españóme metanes la frente y féxoseme l’entendimientu: tu nun yes l’antiasturianista pola qu’hábilmente te fais pasar, ¡ca!,  sinón que tas con nos dientru’l cuartel de Simancas, atrincherada al nuesu llau, anque vaigas antroxada de xaronca de los bables o quién sabe de qué, y, fiéndonos picar yá col imprecisu titular de la to misiva, demuestres al llector despreveníu que la única manera de que se pueda falar la llingua en llugares de xeitu oficial, como un Ayuntamientu, ye faciendo al asturianu llingua oficial… Nin más nin menos. ¡Qué arte!

Y mesmamente yo, tibiu ante l’asuntu de la cooficialidá del asturianu, agora, igual que San Pablo derribáu del caballu poles tos palabres, seré’l más fieru defensor de la causa pues acabes demostrame (y demostranos) que lo que na cai ye normal cuantayá, nes instituciones resulta de toes toes imposible ensin algamar la nomada oficialidá…

Asina que les mios más afectuoses gracies, Ana, por esa carta que tan mal interpretada foi en dellos círculos del asturianismu, y que yo, mansulinamente, espero agora haber dao-y el calce y la intención que realmente tien.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 40, SEPTIEMBRE DE 2015

Deja un comentario