ATLÁNTICA XXII: queremos dar el salto si nos empujas

Acaba de salir el número cero de El Salto, la revista mensual en papel del nuevo grupo mediático nacional.

Xuan Cándano / Director de ATLÁNTICA XXII.

Alguna vez me llamaron culo de mal asiento y nunca me lo tomo a mal, porque es cierto. Soy inquieto. También para los trabajos. Estuve en muchos medios de todo tipo y nunca me sentí especialmente vinculado a ninguno de ellos. No quiero decir que no tenga maravillosas experiencias y muchos amigos allí por donde pasé, de los que aprendí lo poco que sé de este oficio. Pero siempre tuve claro que un periodista no se debe vincular a ninguna empresa. Ahí está una de las claves de la independencia.

ATLÁNTICA XXII no es excepción, aunque tengo que reconocer que jamás me embarqué en una aventura profesional tan atractiva y apasionante. Más que una revista, ATLÁNTICA XXII es un milagro y una demostración de que el periodismo no ha perdido romanticismo y conexión con la gente si se ejerce con valentía y pasión. Cuando salió el primer ejemplar de la imprenta los amigos y los más allegados nos aventuraban cuatro o cinco números de recorrido. Acabamos de cumplir ocho años y estamos preparando el número 50. Y todo ello sin empresa detrás, sino con la aportación desinteresada de un grupo de ciudadanos. Sin personal liberado, aunque con una redacción joven y entusiasta. Justo cuando se aventuraba la muerte del papel. Y con un escandaloso boicot de la publicidad institucional y con un acoso judicial por publicar informaciones veraces que ha llegado al Tribunal Supremo.

Además no tenemos remedio. Si milagro es mantener esta revista bimestral y su modesta web, ahora nos planteamos dar el salto. ATLÁNTICA EL SALTO sería un nuevo periódico digital fruto de la colaboración de ATLÁNTICA XXII y El Salto, un grupo multimedia nacional surgido del desaparecido periódico Diagonal, que ha conseguido atraer al proyecto a diferentes medios de todo tipo. Como está pensado para la ciudadanía asturiana, aunque tendrá también contenidos nacionales e internacionales, el nuevo digital nacerá si logramos que en Asturias El Salto tenga 500 socios. Acabamos de iniciar una campaña para captarlos. En tal caso ATLÁNTICA XXII aportaría dos periodistas de su redacción y El Salto pagaría sus sueldos, en principio modestos. Son Pablo Batalla y Rafa Balbuena, magníficos y experimentados profesionales, pese a sus pocos años.

Los dos medios colaboran en esta iniciativa, pero sus productos están absolutamente diferenciados, al igual que sus suscriptores, que son más de 800 en el caso de ATLÁNTICA XXII, su fuente fundamental de financiación. Y así debe seguir siendo. No se trata de que ningún suscriptor cause baja en ATLÁNTICA XXII para darse de alta en El Salto, porque eso sería un absurdo suicidio. La revista seguirá saliendo puntualmente cada dos meses y continuará editándose su web. Simplemente daríamos un salto con El Salto poniendo en marcha un digital destinado a la demanda que para un nuevo medio en Internet observamos que existe en Asturias.

Como vamos muy lejos, no tenemos ninguna prisa. Si aparecen esos 500 socios en Asturias para el nuevo digital, algo que estamos fomentando desde ATLÁNTICA XXII mediante una campaña, el periodismo emergente, libre, independiente y de calidad, habrá dado otro salto. Los milagros no se producen si no se apuesta por ellos.

Deja un comentario