Carmen Caballero sobre ATLÁNTICA XXII: “No son más que sinvergüenzas y difamadores profesionales”

Carmen Caballero, responsable de las empresas de UGT-Asturias. Foto / Mario Rojas.

Carmen Caballero, responsable de las empresas de UGT-Asturias. Foto / Mario Rojas.

Por Xuan Cándano. Más de una semana después de la salida a la calle del último número de ATLÁNTICA XXII, con la información de portada y un amplio dossier de 8 páginas dedicado a las actividades empresariales y otros asuntos polémicos de UGT-Asturias, desde el sindicato no ha habido reacción ni desmentido oficial alguno. Sorprende sin embargo la inmediata y visceral respuesta de la responsable del entramado empresarial ugetista en Asturias, además de miembro de la ejecutiva y presidenta de la Fundación Asturias del sindicato, Carmen Caballero. A través de Twitter, nada más salir la revista al mercado, Caballero colgó el siguiente texto:

“Incapaz de respetar a quienes se hacen llamar periodistas de investigación y no son más que sinvergüenzas y difamadores profesionales”.

Se ve que Carmen Caballero no es solo incapaz de respetar, sino también de actuar con la racionalidad y la mesura que le exigen sus cargos. No llamó a esta revista para expresar su protesta y explicar donde están las difamaciones a las que alude. Tampoco acudió al Juzgado para defender su honor y el de la cúpula de su sindicato. Prefiere la impunidad y la ligereza de las redes sociales, más por lo escrito que por lo visto.

Fernando Romero, el autor del reportaje sobre UGT-Asturias, que no se proclama periodista de investigación aunque lo es, y magnífico, recabó todos los datos precisos para su elaboración y habló con todas las personas que protagonizan la información que firma, incluida Carmen Caballero. La excepción fue Manuel Fernández “Lito”, que no contestó a sus llamadas. Aludir a difamaciones sin apuntarlas siquiera es difamar.

Lo curioso es que Carmen Caballero, ex concejala del PSOE en el Ayuntamiento de Oviedo, es periodista, aunque no ejerce. Si ejerciera necesitaría un buen periodo de adaptación tras tantos años liberada en el sindicalismo y en la política. Comprobaríamos entonces si también es incapaz para el periodismo.

Deja un comentario