Colos sindicatos mal, ensin ellos peor

Publicado en el Nº 10 de Atlántica XXII, Septiembre de 2010

Un trabajador pasa ante un piquete en Oviedo / Foto: Mario Rojas

Jaime Rojas. Quixo la casualidá que, al tiempu que los secretarios xenerales d’ UXT y CC OO, Cándido Méndez ya Ignacio Fernández Toxo, anunciaben una fuelga xeneral pal 29 de setiembre, dos trabayadores chinos entamaren una retafila de protestes llaborales que diben poner en discusión la tópica sumisión de los obreros orientales.

Nesti requexu d’Europa, en dellos medios de comunicación españoles afondábase dende esos díes na crítica xabaz a l’actividá sindical: da lo mesmo falar de la cuenta corriente de Toxo que de los abusos de los trabayadores del metro madrilán. El mensaxe que se vien llanzando nos últimos tiempos ye nidio: los sindicatos nun se representen más qu’a sí mesmos. Poro, sobren, son una torga más pal bon desenvolvimientu d’esta economía en crisis.

Na otra parte del mundu, el sabotaxe de la so cadena de montaxe lideráu polos dos trabayadores de la planta d’Honda en Foshan, na provincia de Cantón, yera l’entamu d’una serie de protestes y fuelgues xabaces convocaes polos trabayadores d’esti polo industrial chinu vía SMS o redes sociales. Les movilizaciones pararon la producción nes plantes de Nissan o Toyota, asina como nun bon garapiellu d’empreses auxiliares del sector, en demanda d’aumentos salariales y meyores condiciones de trabayu. Énte l’escasu enfotu del Gobiernu chinu en presionar a los fuelguistes, les multinacionales afeutaes pidíen sentase con un interlocutor, pidíen negociar, pidíen sindicatos. «Quieran o non, el Gobiernu y les empreses van tener que dexar a esa militancia incorporase al sistema. Y esto tien un nome: negociación coleutiva», dicía d’aquella nel diariu de Barcelona La Vanguardia’l sindicalista y opositor chinu, exiliáu en Hong Kong, Hang Dongfang.

¿Verticales y pactistes?

Pero l’exemplu chinu, como preba de la necesidá de los sindicatos como ferramienta de defensa de los intereses coleutivos de los trabayadores, nun val pa sofitar ensin más l’actuación de los grandes sindicatos n’Asturies y España.

Asina lo ve, por exemplu, Emilio Huerta Triqui, ex secretariu xeneral de Comisiones Obreres d’Asturies ya históricu dirixente de la organización dende la clandestinidá del franquismu. Dende’l so puntu de vista, los sindicatos vienen aneciando nuna serie d’errores comunes a los de los partíos políticos que pueden tar alloñándolos de la clase obrera. «Los sindicatos, como la izquierda en xeneral, tan en manes de los mercaos, nun son quien a plantegar una alternativa a la clase trabayadora », diz. El so socesor, Antonio Pino, refuga esa acusación de la siguiente manera: «Por supuestu que too ye manifiestamente ameyorable, pero CC OO en concreto nunca tuviera nin tantos delegaos nin tantos afiliaos en tola so historia como a día de güei. Y eso quedrá dicir daqué. Polo tanto, non solo nun se perdió contautu, sinón que nunca hubo tanto».

Foto: Mario Rojas

Con too, Triqui, como otros sindicalistes, asume que son necesarios ciertos cambeos na estratexa de los grandes sindicatos. Pa otros, como ye’l casu del ex miembru de la executiva confederal d’UXT Antón Saavedra, más que «llavaos de cara», UXT y CC OO necesitaríen cásique una refundación. Y ye que, pal que fuera diputáu autonómicu d’Izquierda Xunida, nun ficieron otra cosa que perpetuar un sistema que, al so entender, bebe de los modos del vieyu sindicalismu vertical. «Al final consiguióse una mala xerocopia del sindicatu vertical, respuenden a otros intereses que nun tienen por qué coincidir colos de los trabayadores», afirma Saavedra.

Esa «xerocopia», reconoz, tien la so réplica na semeya de los cabezaleros d’UXT y CC OO «amagostando» col poder políticu y empresarial nel pactu de l’Aceba (Acuerdu pala competitividá, l’empléu ya’l bienestar d’Asturies) les grandes llinies de l’Alministración autonómica. Pero los roblantes d’esi pactu defiéndense: «L’Aceba ye un alcuerdu qu’ente otres coses permite que n’Asturies, aparte de midíes que favorecen l’empléu, a los xóvenes o la salú llaboral, haya un salariu social básicu. Ye la nuesa aportación a la sociedá asturiana, más allá del trabayu nes empreses. El sindicalismu vertical acabó nel franquismu», retruca Pino.

Pero l’ex sindicalista Saavedra ye, posiblemente, ún de los más inmisericordes críticos del sindicalismu d’anguaño. Activu blogueru, los sos provocadores llibros Secuestro del socialismo y Con Z de Zascandil. El heredero de Suresnes, son un exemplu del so asitiamientu énte la deriva qu’observa nes sos vieyes organizaciones. Considera, ensin paliativos, que los grandes sindicatos anteponen l’interés de la organización al de los trabayadores a los que dicen representar. Básicamente, la crítica de Saavedra céntrase nos «vicios» de los grandes sindicatos como organización, na so mayoría vicios que tienen que ver cola financiación de los sindicatos y los xuegos de poder.

Financiación y nepotismu

D’una banda, Saavedra denuncia mui especialmente’l sistema de financiación sindical, que favorez la hexemonía d’UXT y CC OO énte’l restu de sindicatos pola so condición de mayoritarios. Esi sistema pon «210 millones d’euros procedentes de les arques del Estáu» nes manes de dambes organizaciones. «La mayoría d’esa cuantía destínase a esos cursos de formación que, o nun se faen o son un cachondéu», diz un Saavedra pa quien la importancia de les cifres que remanen los sindicatos ye la base de la so condición d’instrumentos del poder «pa contener a los trabayadores».

Escándalos financieros como’l de la cooperativa PSV, les tentaciones sindicales por invertir «parte de los sos fondos en bolsa», recuerda un entá escandalizáu Triqui, o la consolidación d’un modelu organizativu con vezos poco democráticos –«¿Cómo ye que Villa o Lito siguen al frente d’un sindicatu? ¿Ónde trabayen?», entrúgase Saavedra–, son estremos d’un mesmu problema.

«Ye que’l problema ye común al de los partíos», cuenta una persona próxima a la direición de la Federación Socialista Asturiana: «Tiense un oxetivu, que ye la defensa de los intereses de los trabayadores. Pa defender esi oxetivu necesites una organización fuerte. Poro, el fortalecimientu de la organización conviértese nun oxetivu que cuerre’l peligru d’ocupar el llugar del orixinal».

D’otra miente, ex dirixentes como Triqui cuenten que l’actual situación de crisis de credibilidá de los sindicatos –además de por culpa de los tertulianos d’Intereconomía–, tien un poco que ver con esi procesu. «Pienso que nos sindicatos llegó a conformase una gran burocracia, con ‘funcionarios’ y muérganos de direición qu’acaben por facer que se pierda’l contautu col trabayador», opina Emilio Huerta.

Según l’ex dirixente de CC OO, el gran problema de los grandes sindicatos ta «en que nun se pue facer sindicalismu con una PDA o poniendo carteles; que ta mui bien, pero hai que dir a les empreses, pisar les oficines, falar colos trabayadores… cuido qu’esi contautu hai que lu recuperar».

Muncho más allá va Saavedra, quiciabes marcáu por unes cuenques mineres nes que la sé del SOMA suel competir en grandiosidá colos ayuntamientos. Nunes comarques nes que, con enfotos infundaos o non, munchos mozos s’afilien al sindicatu como si fuere requisitu p’atopar trabayu nuna d’eses empreses de la reconversión. «Solo nuna rexón como Asturies damos medayes a quienes contribuyeron al cierre total de les instalaciones mineres. Y pa eso, nun se necesiten sindicatos», afirma Saavedra al rodiu del papel que xugaron les grandes organizaciones sindicales na reconversión minera ya industrial d’Asturies. «Too fue una comedia. Un repartu de sovenciones», afirma quien considera que munches de les grandes iniciatives de reconversión industrial nun son más que llugares nos que colocar a tíos, primos y demás familia. «Hai empreses nes que puedes facer un árbol xenealóxicu de la plantía de trabayadores », ironiza.

Esi nepotismu, estensible a les propies cadarmes internes de los sindicatos, ye precisamente una de les crítiques recurrentes que-yos lleguen a UXT y CC OO de drecha ya izquierda. La lexón de lliberaos sindicales y los casos, non precisamente esceicionales, d’afiliaos que se dediquen a folgar a costa de les hores sindicales, faen munchu pol despretixu de les sigles sindicales ente una bona parte de la opinión pública. Too ello, xunío a lo que nos grandes sindicatos denominen «un intentu de llinchamientu de los sindicatos» dende ciertos medios de comunicación, fai pensar na necesidá de plantegar alternatives. Ye nesi puntu onde munchos ponen la mirada nes fuerces sindicales minoritaries. CSI, Suatea o CXT vienen de desenvolver nos años últimos una estratexa alternativa dafechu a los sindicatos mayoritarios, con cadarmes organizatives llixeres pero efeutives.

«Tábemos preparando esti día cuestiones rellacionaes cola fuelga xeneral, y dímonos cuenta de que l’ambiente yera’l d’aquelles asamblees de los setenta», apuntaba Saavedra. Pa elli, l’oxetivu de sindicatos como CSI caltiénse inalteráu dende’l so orixe. «Trátase de defender a la clase trabayadora. Y pa eso lo que fai falta ye un sindicatu que puea adautase a les circunstancies: si’l tarrén de xuegu ta duru, que ponga tacos de goma, y si llovió, d’aluminiu», añade n’alusión al supuestu radicalismu de toa aquella opción que se salga de los procederes d’UXT y CC OO.

Pero, ¿ye esa la única alternativa? La mayoría de los dirixentes políticos y sindicales consultaos cuiden que non. De fechu, les actuales direiciones de los sindicatos mayoritarios reconocen puntos meyorables nel so funcionamientu, y veladamente reconócense como víctimes d’un seguidismu casi ciegu del Gobiernu d’un José Luis Rodríguez Zapatero al que la crisis desnortió dafechu. «¿Pero nun tenemos convocada pal 29-S la octava fuelga xeneral de la democracia, coincidiendo amás con una protesta a escala europea?», apunta Pino cuando se-y enfrenta a los disturbios de Francia o Grecia.

Con too y con eso, la fuelga preséntase como too un finxu que pue marcar el futuru del sindicalismu n’Asturies y n’España. L’aumentu o descensu na afiliación, o la mayor o menor participación nes eleiciones sindicales, nun paecerán argumentos llexitimadores de l’actividá de los sindicatos si estos nun son quien yá a paralizar un país y echar atrás unes midíes que taracen dafechu los derechos de los trabayadores. «Y lo gordo ye que nos xugamos muncho», alvierte Triqui. «Porque lo que se ta preparando ye gravísimo: llei de fuelga, reforma de les pensiones, retrasu de la edá de xubilación…».

En China, de mientres, alvierte Hang Dongfang, el Gobiernu dexa a les multinacionales ensayar nueves formes de rellaciones llaborales que nun ruempan la paz social.

Deja un comentario