Conceyu Bable y la reinvención d’Asturies (I)

Manifestación pol "bable nes escueles" en Xixón en 1976. Apaecen los profesores Amelia Varcárcel y su esposo Lluis Xabel Álvarez y delles persones que ficieron bien lluegu carrera política. Na esquina apaez Vicente Álvarez Areces.

Manifestación pol “bable nes escueles” en Xixón en 1976. Apaecen los profesores Amelia Varcárcel y su esposo Lluis Xabel Álvarez y delles persones que ficieron bien lluegu carrera política. Na esquina apaez Vicente Álvarez Areces.

Javier Cubero

El fechu de que los discursos hestóricos sobre la nomada «Transición» n’Asturies tean ellaboraos, salvo unes poques escepciones, dende la perspectiva del estatalismu vien arrequexando a les solombres al asturianismu que remaneció nestos años. Por embargu alredor de l’asociación Conceyu Bable surdió un movimientu con una nueva visión, radicalmente distinta de les anteriores, sobre la sociedá asturiana  y el so llugar nel mundu.

La revista Asturias Semanal, que cuntaba con una gran proyección ente la oposición democrática a la dictadura franquista, de magar el 23 de payares de 1974 dispunxo de una sección denominada Conceyu Bable na que collaboraron trés intelectuales mozos procedentes de la Universidá d’Uviéu: el filósofu Lluis Xabel Álvarez y los filólogos Xosé Lluis García Arias y Xuan Xosé Sánchez Vicente. Dende esta tribuna periodística se realizaría un llabor de dignificación y normalización de la llingua asturiana como ferramienta de comunicación válida en tou tipu de contestos sociales acullá de la diglosia dominante n’Asturies.

El discursu identitariu omnipresente y hexemónicu hasta entós na sociedá asturiana yera’l del cuadonguismu, una modalidá llocal de nacionalismu español que se vertebra alredor de la esaltación de la batalla de Cuadonga como mitu fundacional de la Monarquía castellana/española. Esti paradigma ideolóxicu implicaba una alienación pola cual la identidá asturiana yera formulada siempres como una instancia subordinada a intereses y proyectos esternos, lo que suponía que s’interpretara y subvalorase a la llingua y a la cultura autóctones como simples variantes folklóriques de la llingua y cultura castellanes.

En contradicción col cuadonguismu Conceyu Bable foi desendolcando una dinámica de revalorización de lo diferencial asturianu como un valor positivu en sigo mesmu hasta llegar inclusive a proponer abiertamente l’articulación d’una alternativa identitaria dende la considerancia del fechu llingüísticu como elementu central: la nación asturiana. Nos analises de Conceyu Bable la marxinación hestórica de la llingua asturiana foi enmarcada nuna problemática socio-política más amplia: la de les clases populares asturianes. D’esta manera’l conflictu socio-llingüísticu asturianu yera esplicáu como productu d’una yuxtaposición ente les estructures d’opresión nacional y d’esplotación capitalista:

“La hestoria del bable nun ye más que la hestoria de cómo Madrí prime a Asturies, y de cómo les clases cabezaleres primen a les trabayaores riéndose delles y faciéndoles naguar por una cultura a la que nunca llegarán, darréu que nun se ios da camín […] El falar fino-castellán, en Asturies xostifica, como un luxu externu más, el privilexio social y sirve pa mantener nes sos llendes a les clases que nun tienen algame al repartu de bienes nin de cultura. Darréu dello, la defensa y esporpolle del bable ye, antes de na, la defensa de les clases populares que nun falen otra cosa y a les que nun se pueen poner en vergoña por ello […] la defensa del bable constituye una auténtica “catarsis” de estos grupos sociales, un desenquillotramientu fundamental pa una toma de conciencia de estes clases”[1].

Los escritos de Conceyu Bable espertaron casi inmediatamente un enorme interés ente munchos llectores d’Asturias Semanal y sirvieron pa dir formando un primer núcleu d’alderique y reflexón. El 14 de xunu de 1976, aprovechando’l clima políticu posterior al fallecimientu de Franco, Conceyu Bable constituyíase como una entidá llegal, siendo escoyíu Xosé Lluis García Arias como’l so presidente. Hasta esi momentu la so actividá taba empobinada principalmente a la recuperación y espardimientu de la llingua y les práctiques culturales asturianes, pero progresivamente diría empecipiando a funcionar como una especie de lobby socio-políticu. Dende Conceyu Bable s’impartieron cursos de llingua, se realizaron campañes pola escolarización («Bable nes escueles») o la corrección toponímica («Toponimia al dreches») y se promovió la primer gramática normativa ente otres actividaes, intentando movilizar a la población asturiana col envís de convertir «el conflictu llingüísticu llatente n’espresu»[2].

La so estructura organizativa yera mui flexible configurando una rede de «conceyos autónomos» ente Uviéu, Xixón, Avilés y Mieres. La militancia se reclutaba principalmente ente sectores xuveniles, urbanos y cualificaos, abondando nella los estudiantes universitarios. La nacencia con Conceyu Bable d’un nuevu asturianismu qu’esplicitaba una rotura radical tanto cola xerarquía socio-llingüística como col discursu cuadonguista, refugando la esperiencia de los rexonalismos derechistes de los entamos del sieglu XX al empar que conectaba colos plantegamientos socio-llingüísticos y autonomistes que se proponíen dende la esquierda n’otres periferies del Estáu español, namás ye entendible dientro de l’apertura de posibilidaes que favorecía la Estructura d’Oportunidá Política de la Transición. Asina se venía desendolcando un procesu de cambiu xeneracional, rebelión xuvenil y ferviella social nel que:

Todo lo que había sido prohibido, estigmatizado o ridiculizado por la ortodoxia cultural y política del Franquismo, sale a la luz pública con un vigor indudable. El nacionalismo y el socialismo en todas sus formas, la contracultura de los rebeldes exquisitos junto a la reelaboración de la cultura popular, los obreros y los estudiantes, el feminismo y la crítica libertaria de la alienación cotidiana, la liberación DEL trabajo y la liberación POR el trabajo… Hoy podemos creer que algunas de las reivindicaciones mencionadas son contradictorias entre sí, pero lo cierto es que, en ese momento de incertidumbre y liberación, el hecho de haber sido objetivo de la desaprobación de la España oficial colocaba a todas estas cuestiones en el mismo lado de la barricada. Eso es lo que queremos decir cuando se habla de eclecticismo. Y de lo que no parece posible dudar es del protagonismo de los jóvenes, de los estudiantes, en la construcción de este puzzle ideológico de tan variados y vivos colores. Mao, Marcuse y Pink Floyd convivían con las composiciones de Camaretá y el regionalismo de clase ex novo de Juan Cueto; Allan Stivell y Xuan María Acebal se encontraban en los patios de las facultades discutiendo en asturiano sobre la reforma de la universidad y la disolución de los cuerpos represivos, en espera de que –por fin– se viera a Dolores pasear por las calles de Madrid[3].

[1] Asturias Semanal, nº 307, 26-04-1975, cit. en BRUGOS, Valentín, Conceyu Bable: Venti años, Trabe, Uviéu, 1995, p. 83.

[2] BRUGOS, Valentín, Conceyu Bable: Venti…, ob. cit., p. 79.

[3] GORDON, Carlos, La prensa sindical y política asturiana en la Transición (1975-1982), Fundación Juan Muñiz Zapico, Oviedo, 2009, pp. 193-194.

Deja un comentario