Decrecimiento económico como alternativa a la crisis

Ilustración de Alberto Cimadevilla

Ilustración de Alberto Cimadevilla

Ninguna de las salvajes e injustas recetas neoliberales que imponen en Europa el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea han tenido la mínima eficacia para superar la crisis. Por contra, la han agudizado, aumentando el paro hasta límites peligrosos socialmente e inadmisibles laboralmente en Estados como España. El crecimiento económico. esa gran palanca que mueve al capitalismo, está estancado o en clara recesión y no hay ninguna perspectiva racional que apunte hacia su recuperación.

Para algunos economistas y especialistas en otras áreas, poco apreciados por el poder económico y los medios de comunicación, la receta es exactamente la contraria: el decrecimiento económico. No se trata de seguir creciendo ilimitadamente, sino de repartir y decrecer, para salvar al planeta y a la humanidad.

ATLÁNTICA XXII se ocupó de la teoría del decrecimiento en diferentes números de la revista. En el 5 (noviembre de 2009) lo hizo Eduardo Menéndez Casares en el artículo que a continuación reproducimos.

Este contenido está disponible únicamente para usuarios registrados. Si ya tiene cuenta con nosotros, inicie sesión. Puede registrarse gratuitamente en Atlántica XXII rellenando el formulario que aparece a continuación.

Usuarios Existentes Entrar
   
Registro de Nuevo Usuario
*Por favor indique que ha leido y está de acuerdo con las Condiciones de Uso
*Campo Obligatorio