Diario de un piquete

Cabecera del grupo de la CNT en la manifestación de Gijón /Foto: Juan Carlos Díez

Fernando Romero/ Periodista 

La CNT, la confederación anarcosindicalista que tanto peso tuvo antes del franquismo en Gijon y La Felguera, en donde su influencia era mayoritaria, es uno de los sindicatos que alentó la Huelga General del 14-N. Con este sindicato tuve la ocasión de participar, por primera vez en mi vida, en un piquete en Gijón formado exclusivamente por cenetistas. Era un grupo de cuarenta personas y el recorrido que se acordó fue desde la sede, en la Casa Sindical, hasta el barrio obrero de La Calzada. El objetivo: informar a los trabajadores de los comercios y empresas que abrieron en la jornada de los motivos de la huelga. Recojo fielmente, a modo de diario, lo vivido porque en torno a la figura del piquete se ha escrito mucho, mayoritariamente negativo, creando una imagen ante la sociedad de que estos equipos informativos son grupos violentos que coaccionan a los que acuden al trabajo en una jornada de huelga. Por el contrario, lo que sí pudimos comprobar es que en la mayoría de los casos los trabajadores que no secundaron la huelga reconocieron haber sido coaccionados por sus jefes y amenazados por despidos.

Que el lector juzgue el relato de los hechos partiendo además de que a la CNT siempre se le colgó el sambenito de grupo extremista, violento y radical.

 8h. Reunión en la sede de la CNT en la Casa sindical de Gijón en donde se informa del objetivo, el recorrido y de los acuerdos tomados en la víspera en asamblea sobre el proceder del piquete.

 8,30 h. Se recogen banderas, pegatinas y material informativo. Animación en el ambiente.

 9,15.h Primera intervención en un Mercadona. Se pide hablar con el encargado para solicitar permiso para hablar con los trabajadores y explicarles las razones de la huelga. Tras larga espera se deniega el permiso. Sin embargo, el establecimiento no abre.

 

 9,40. h Se visita un bar de camino hacia La Calzada que está abierto. En el interior, y entre los clientes, se reconoce a un policía secreta. Se intenta convencer a la encargada de que cierre el negocio, explicándole cómo están afectando las medidas del gobierno y la reforma laboral a su sector. No cierra. Desde hace rato dos coches de la policía siguen al piquete por todo su recorrido. Serán nuestra “escolta” hasta el final de la jornada.

 10,00 h. El piquete se dirige hacia un supermercado de Más y Más. Están todos los empleados aunque no hay clientela. Se realiza una asamblea en el establecimiento con los trabajadores, se les explica que la precariedad y la facilidad en el despido a consecuencia de la reforma laboral se pueden detener con la “unión de los trabajadores y con medidas de fuerza como la huelga”. Reconocen que han sido presionados por la empresa para acudir pero a pesar de todo deciden cerrar el establecimiento.

 10,30 Al bajar las persianas metálicas del exterior, numerosos vecinos del edificio que se habían asomado para ver lo que ocurría, rompen en aplausos. Llegan dos furgones de los antidistrubios. No actúan, aunque un agente en tono provocativo anima a sus compañeros a entrar a comprar el pan. La presencia policial es totalmente desproporcionada e incomoda a los vecinos. Una persona se acerca e increpa a los miembros del piquete y les dice: “¿cuánto os paga el sindicato?”. Se le contesta que en CNT no hay liberados ni subvenciones. Se va insultando a los allí presentes. El cierre del supermercado se convierte en un acto público en la calle con numerosas personas participando y aplaudiendo la decisión del cierre. Un secreta hace fotos individualizadas de los miembros del piquete hasta que nos damos cuenta y le miramos, por lo que abandona discretamente el lugar. Lo mismo ocurre en un Lidl cercano. Los empleados deciden sumarse a la huelga tras recibir información del piquete y se cierra la persiana metálica.

 10,45: De regreso, gran satisfacción en el grupo al comprobar que la inmensa mayoría de los establecimientos de Gijón están cerrados. La huelga ha sido un éxito.

 11.00 h Vuelta hacia la Casa Sindical. Descanso, café de termo y cambio de impresiones. Enseguida nos agrupamos en la calle para dirigirnos a la manifestación. Hay noticias de que los sindicatos mayoritarios quieren encabezarla, a pesar de que la convocatoria partía de CNT, CGT, CSI y SUATEA. Finalmente se impide y se suman a la cola, aunque deciden no confluir en el acto final y acabar en la plaza del Ayuntamiento.

 12 h. A la manifestación acude muchísima gente. El acto culmina fente al Club Naútico con discursos de los convocantes. Se informa de la detención de cuatro piquetes y se decide acudir en masa a la comisaría para exigir su libertad tras lo cual regresamos a nuestras casas a comer. A las 16,30 nos informan que han sido liberados.

 18 h. Acudimos a la manifestación de Oviedo. Esta vez los mayoritarios van en cabeza y la CNT y otros grupos del 15-M y bloque anticapitalista se colocan en la cola para no mezclarse porque hay muchos gritos contra UGT y CCOO a los que se les llama traidores y vendidos. “Aquí estamos los que no pactamos”. “Policía para qué si tenemos a UGT” “Anticapitalismo” “A obrero despedido patrón colgado” “Un deshaucio, una ocupación” “el pueblo unido avanza sin partidos” y otras contra la banca. En la cola de la manifestación, muy nutrida, hay un ambiente festivo, variopinto y muy animado. Algunas personas se ocultan el rostro para ir haciendo pintadas en las fachadas de los bancos a los que tildan de “terroristas” y “asesinos”. Olor a pólvora y mucho jaleo. Pitidos a los antidistrubios a la altura de Milicias Nacionales. Poca presencia policial, lo que permite una marcha más relajada y divertida.

 20 h. Muchos nos retiramos y otros acuden al cuartel del Rubín para manifestarse en favor de la libertad del joven detenido en Ujo. Cansancio y fin de jornada. Cierta frustración al comprobar que en Oviedo numerosos establecimientos hosteleros permanecen abiertos. En el Oviedo comercial fracasa la huelga aunque la manifestación fue un éxito.

 

 

1 comentario en Diario de un piquete

  1. Muy interesante… No había leido algo así… Falta hacía 🙂

Deja un comentario