Dos modelos sindicales compiten en las calles de Gijón

Cerca de 10.000 personas acudieron a la convocatoria en Gijón del Frente Obrero. Foto / Marcos León.

Cerca de 10.000 personas acudieron a la convocatoria en Gijón del Frente Obrero. Foto / Marcos León.

Dos modelos de sindicalismo se están enfrentando en Asturias desde principios de año y ya compiten en la calle. A raíz del conflicto de Tenneco, se formó un frente obrero de empresas en crisis que funciona asambleariamente, pivotando sobre los comités de empresa y al margen de las cúpulas y las burocracias sindicales. Esta especie de coordinadora de trabajadores en lucha ya ha convocado diferentes movilizaciones exitosas, la última una gran manifestación en Gijón hace unos días a la que asistieron 10.000 personas. En el mismo escenario, la ciudad más poblada de Asturias, la manifestación convocada por UGT, CCOO y USO, en la jornada de movilizaciones de la Cumbre Social Asturiana, reunió solo a 3.000 manifestantes.

El sindicalismo oficial, el de los sindicatos mayoritarios, tiene motivos para preocuparse, porque ya hay un modelo alternativo por el que pueden optar los trabajadores. Al menos en Asturias.

ATLÁNTICA XXII publicó en su número 30, el pasado mes de enero, un artículo de David Artime sobre el conflicto de Tenneco, donde los trabajadores continúan ganando batallas judiciales y, a pesar del cierre de la factoría, han sembrado las dudas sobre la posibilidad de que la multinacional norteamericana culmine su plan de deslocalización. Reproducimos a continuación ese reportaje.

TENNECO QUIER PESLLAR UNA FÁBRICA RENTABLE CON DISEÑU Y PRODUCCIÓN PROPIOS

¿Innovar pa na?

Trabajadores de Tenneco delante de la fábrica. Foto / Marcos León.

Trabajadores de Tenneco delante de la fábrica. Foto / Marcos León.

David Artime / Periodista. “Ésta ye la ‘Joya de la Corona’”, esplica Isaac Pérez, miembru del Comité d’Empresa de Tenneco Xixón mientres caminamos p’ente les llinies de producción de la planta hacia una máquina con munchos botones, cintes y númberos. “Ésta ficiéronla inxenieros d’equí y copiaron el modelu n’otres plantes de Tenneco. Tien yá dellos premios a la innovación”, añade, tentando de tresmitir l’entusiamu pola maquinaria casero de la factoría xixonesa.

Ye la máquina de componentes, tamién llamada la máquina de pistones, el buque insinia de la innovación de la planta asturiana d’amortiguadores. Un exemplu d’apuesta tecnolóxica y d’automatización de los procesos de producción qu’enllena d’arguyu a los 230 trabayadores de la fábrica.

Ye probablemente’l meyor exemplu, pero non l’únicu. Nin muncho menos. Visitar la planta xixonesa ye toa una esperiencia pa desmontar mitos. Mitu como’l del obreru desvinculáu, aquél que llegaba, pasaba’l día apretando torniellos, y marchaba pa casa sin otra conexón cola empresa que la d’un miserable xornal, como bien retrató Chaplin en Tiempos Modernos. O’l mitu del ensidesu, que fichaba pa entrar y pa salir y entemedies nun pegaba un palu al agua.

Tenneco Xixón ye otra movida. Cualquier empleáu pue parar a esplicate un detalle, una meyora, un trucu que permite a la factoría asturiana siguir siendo rentable, siguir satisfaciendo a los clientes (100% de conformidá nes valoraciones de la Ford y de Wolkswagen, ente otros) y siguir calteniendo meyores númberos que’l restu de plantes de la multinacional n’Europa.

Inventos de la casa

Los hermanos Santiago y Javier Suárez Alegre, por exemplu, espliquen cómo s’añadió un ganchu de suxección del exe válidu pa tolos componentes de Tenneco, colo que s’aforró’l coste de tener que facer una pletina pa cada modelu diferente. “Podía ser una patente de Xixón, perfectamente”, recalca ún d’ellos. Tamién recuerden la carrilera qu’instalaron na cadena de pintura del amortiguador T5, pa evitar que la producción cayera al suelu, xenerando les consiguientes perdes.

La mesma planta de pintura pol procedimientu d’autoforesis (procesu químicu pol que namás se pinta lo que ye metálico) ye otru diseñu autóctonu xixonés, vuelve señalar Isaac Pérez, mientres avanzamos ente llinies d’amortiguadores que se somorguien nun líquidu negru pa surdir nunos metros más alantre cola so nueva coloración.

“Esta planta tien aforraos millones d’euros por innovación”, esplica, una idea que repiten otros miembros del Comité, como César González y Rafael Sánz. Ye un conceptu que la plantiya tien interiorizáu dafechu, como reivindicación del so trabayu, y del reconocimientu que piden pa él.

La lucha de Tenneco está siendo exitosa y ha supuesto un nuevo modelo sindical en auge en Asturias. Foto d/ Mario Rojas.

La lucha de Tenneco está siendo exitosa y ha supuesto un nuevo modelo sindical en auge en Asturias. Foto / Mario Rojas.

El mantra del I+D+i

Y por embargu, Tenneco quier pesllar la so planta de Xixón y mandar la so producción a Rusia y a Polonia. Les lleis del mercáu siguen mandando, tamién sobre’l tan afaláu mantra del I+D+i, qu’a los trabayadores de la histórica fábrica d’amortiguadores asturianos nun-yos ta valiendo pel momentu de muncho. Meyores condiciones fiscales y salarios que, según los miembros del Comité, en Polonia ronden los 600 euros (frente a los 1.500 de media na fábrica xixonesa) son la llóxica aplastante. “Pa qué voi invertir 400.000 euros nuna máquina nueva, si me puen facer el mesmu trabayu dos paisanos cobrando 600 euros al mes”, esplica visiblemente encrispáu Javier Suárez Alegre, dinamitando una de les llinies de flotación del argumentariu neolliberal.

El procesu de Tenneco Xixón nun ye namás un conflictu pola sobrevivencia d’una fábrica y d’unos puestos de trabayu, ye un debate que pon en cuestión les teoríes biensonantes del sistema capitalista modernu, éses que dicen qu’hai que buscar la innovación y el desarrollu pa ser rentables. Porque la conclusión que se saca del casu asturianu ye preocupante: que de poco val que te comas la cabeza innovando cuando ehí al llau ofrecen salarios trés veces menores y baxos impuestos.

“La innovación val, y muncho, pero siempre y cuando se xestione bien”, afirma César González. Y ési ye precisamente’l problema que ven los representantes de los empleaos: que la dirección “nun quier falar d’otra cosa que nun seya pesllar en Xixón”, señala Isaac Pérez. Ye’l paecer de tol comité dempués de caltener reuniones colos representantes llegales de la multinacional n’Asturies, asina como col responsable de Recursos Humanos n’España, Jesús del Val, y col director de les plantes de Xixón y Ermua, Agustín Arrieta, nel Sasec. El retratu d’estos dos últimos ta repartíu per toles paredes de la instalación, imitando aquellos ‘Wanted’ de les películes de vaqueros.

Con mayores instancies nun pudieron llegar a reunise. El presidente de Tenneco n’Europa, Josep Fornos, y el vizpresidente de la multinacional, Mike Charlton, namás visitaron una vez la factoría xixónesa, l’añu pasáu. “Garrómos por sopresa, y agora yá sabemos a lo que vinieron”, afirma Pérez.

Col que sí se reunió Charlton foi con Antonio Tajani, el responsable d’Industria y Empléu de la Comisión Europea, el pasáu 19 d’avientu. Al salir, el representante comunitariu dixo qu’apreciaba illegalidaes nel plan de desllocalización de la multinacional, y que si se consumaba’l mesmu les instituciones intervendríen.

Ye l’últimu cartuchu que tán quemando los trabayadores. L’alvertencia de Tajani llegó malpenes dempués de reunise colos sos representantes, que fueron a Bruxeles pa pidir la so mediación. Tres facer públicu l’informe de la empresa francesa Secafi, que defende la viabilidá de la planta asturiana y vincula’l zarru a otros intereses rellacionaos con una meyor fiscalidá, los miembros del comité tán convencíos de que Tenneco yá nun tien argumentos pa defender el pieslle, y reclamen la intervención de los políticos. Ello ye que, según espliquen los miembros del Comité, ente los argumentos ofrecíos pola empresa pa contrarrestar el mentáu informe figuren alusiones a determinaos procesos químicos na producción de Xixón que resulten muncho más costosos. “Procesos químicos qu’equí nunca s’usaron”, apunta Rafael Sanz. Dempués d’aquello, yá yos quedó claro cuál yera’l camín: “Lo único que mos pue salvar ye la UE”, señalen.

Mientres, l’actividá sigue na planta xixonesa, anque d’aquella manera. La producción, amenorgada nos últimos años nun 30% (llegó a ser de dos millones d’amortiguadores al añu, con fallos que nun lleguen a les cinco por cada millón d’unidaes), nun sal de la fábrica dende setiembre. Los trabayadores guarden turnos nocherniegos de vixilancia pa evitar que la multinacional venga a sacar productos y máquines con destín al este d’Europa.

Asamblea en plena calle, en Oviedo, de los trabajadores de Tenneco. Foto / Mario Rojas.

Asamblea en plena calle, en Oviedo, de los trabajadores de Tenneco. Foto / Mario Rojas.

Cualificaos con futuru inciertu

Homes, muyeres, mozos y veteranos… nengún de los empleaos tapez la so rocea ante’l futuru que se presenta. Nel horizonte, la pantasma del zarrar, que podría consumase nel primer trimestre del 2014. Si asina pasara, Borja Barrado, xixonés, de 33 años, y ún de los más xóvenes de la plantiya, nun llegaría a acabar el so primer contratu relevu, dempués de diez años prestando los sos servicios a Tenneco n’etapes temporales. Con dos FP de caldereru y torneru fresador, entama yá a valorar la posibilidá de marchar a buscase la vida a otros llaos.

Nel otru estremu ta Carlos Luis Morán, que lleva 37 de los sos 60 años trabayando na fábrica. Tien la opción de salir llibrando con una prexubilación, pero tien les coses clares: “Yo equí entré con toos y marcho con toos”. Ye otra les cuestiones que resalten los empleaos de la fábrica, la fuerte cohesión llograda nesti tema na práctica totalidá de la plantiya, en parte pola política de la empresa de favorecer la contratación a familiares de los trabayadores.

Hai families enteres vinculaes a Tenneco. Miguel Sanz ye un bon exemplu. Inxenieru de procesos, ye hermanu del miembru del comité Rafael Sanz, y d’ún de los diseñadores de la máquina de pistones. Él mesmu participó na segunda reprogramación d’esti equipamientu. “Da igual la formación que tengas”, llamenta. “Al final la xente cualificao tien que garrar la maleta y marchar”, apunta.

Xente cualificao como María del Mar Gómez, que tien 54 años, lleva 27 na estaya de lloxística de la empresa y fala trés llingues (cinco si contamos l’asturianu y el castellanu): inglés, francés y alemán. Lo de Tenneco nun solo cuestiona l’apuesta pola innovación frente a los intereses capitalistes empresariales, tamién pon en duda lo de saber idiomes. “Pues acabaré poniendo una academia”, comenta molesta, tres criticar la reforma llaboral del PP, que pa ella tien bona parte de la culpa de la so situación.

Antonio Tajani, responsable de Industria y Empleo de la UE, con los trabajadores de Tenneco en Bruselas.

Antonio Tajani, responsable de Industria y Empleo de la UE, con los trabajadores de Tenneco en Bruselas, en una reunión a la que también asistieron el consejero de Industria del Principado, Graciano Torre, y el eurodiputado asturiano Antonio Masip.

Que los Gobiernos intervengan

Toos ellos fíen el so futuru más inmediatu a la capacidá de meter mano que puea tener la Comisión Europea. El suyu, y el de prácticamente tolos trabayadores d’Europa. Los miembros del Comité consideren que de poco val la innovación y el desarrollu si la industria d’un país nun ta protexida por lleis, tanto estatales como comunitaries, que dean capacidá d’intervención a les Alministraciones publiques p’atayar los procesos de desllocalización. “N’Inglaterra, Francia y Alemaña hai industries y tienen mayores salarios y mayores impuestos”, afirma César González, “pero tienen llexislaciones”.

Anque los llexisladores que se punxeren manes a la obra diben tener un inmensu trabayu per delantre. Tenneco vuelve ser un exemplu d’ello, nel casu d’Alemaña. La multinacional fabrica na planta asturiana los amortiguadores T5 a un costu de 18 euros, paga por ellos 23 y véndelos nel país teutón a 48, “dempués de pone-yos una tuerca y un muelle”, señala Miguel Sanz. “Y llueu dicen que perdemos dineru”, quéxase.

El casu de Tenneco vuelve demostrar que la economía nunca foi una ciencia exacta, porque la única ciencia exacta qu’hai ye la rentabilidá, y pa llegar a ella los caminos son munchos y mui diferentes. Sobre la mesa de la Comisión Europea ta la decisión que determinar cuálos son los más apropiaos. Nel aire, el futuru de los 230 puestos de trabayu y quién sabe si’l de tola clase obrera d’una Europa que, de momentu, sigue siendo la del capital. Mientres Tajani nun demuestre lo contrario.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 30, ENERO DE 2014.

Deja un comentario