Editorial: El fracasu del modelu autonómicu n´Asturies

 

Cola Autonomía medraron el despoblamientu y el escaezu del campu asturianu. Semeya / Miki López.

Setiembre 1975. La revista Asturias Semanal, nel so númberu 329 y analizando “la gran crisis económica asturiana iniciada en los años sesenta [del sieglu XX]”, afita que “la esclerosis regional se advierte a través de otros índices: estancamiento de la población, disminución del empleo en la industria, menor capacidad de compra que la media nacional, bajísima productividad agrícola. El contraste entre la zona central y las deprimidas zonas campesinas de Oriente y Occidente tiende a hacerse cada vez mayor y la resultante, pese a las apariencias desarrollistas que producen las zonas industriales, es un progresivo despegue de la que las magnitudes macroeconómicas definen como ‘España rica’”.

Dos meses enantes de que’l dictador mediocre y cruel Francisco Franco Bahamonde morriere na cama d’un hospital públicu, esti diagnósticu precisu y sobriu de la crisis asturiana suena más que familiar en 2016. Inda más, hai dellos aspeutos inquietantes, ún especialmente: anguaño nun cadez Asturies un “estancamiento poblacional”, non; lo qu’hai ye un despoblamientu críticu del país. Yeren otros tiempos, cierto: pero yeren tiempos a dos meses d’entamar la Transición política que nun ye una babayada calificar n’Asturies como fracasu políticu, cultural, y por supuestu, económicu. Yeren tiempos nos que se dibuxaba una inconcreta esperanza de cambiu, de democratizar l’Estáu, de dar acabu a una de les dómines más escures de la hestoria recién y “homologase” (términu mui d’aquellos momentos) con Europa. Y de descentralización, d’autonomía y llibertaes colectives. Tiempos de cambiu y d’anicios, pues diben redefinise los llugares que mesmu l’Estáu español que los estremaos pueblos y naciones –términu tamién mui “de la Transición”– que lu componen ocuparíen na construcción europea en marcha. Y como instrumentu imprescindible pa definir y enunciar el llugar nel mundu d’Asturies, aprucía por primer vegada na hestoria l’autogobiernu nel contestu d’un Estáu autonómicu viniente de la Constitución de 1978. Trataríase d’articular un ámbitu institucional asturianu eficaz, traducción en clave territorial de la democracia participativa, y que sería quien a xenerar una maquinaria política eficiente, cercana y amañosa y con capacidá lexitimadora del nuevu constructu colectivu. Y tamién d’erguir un discursu d’dentidá asturianu con capacidá anovadora y de construyir ámbitos d’identificación colectiva.

Pues bien, el fracasu del modelu autonómicu n’Asturies ye un fracasu paradigmáticu que resume na so traxedia cotidiana la incapacidá de la sociedá asturiana de dotase d’elementos colos que combatir la crisis –esa que yá nos años sesenta de Beatles y seiscientos tarazaba esta tierra–, colos qu’encariar la complexidá d’un mundu cada vuelta más inintelixible. Y ye que “El Principáu”–términu que la xente estrema con precisión d’Asturies en cuanto territoriu– mutó pa una bona parte de la población nuna cara, inútil y xostra rede clientelar, que cada vuelta produz más normes disparataes y con una incomprensible política fiscal percibida como confiscatoria perdayuri. Asina, la impugnación del modelu autonómicu viniente directamente de los escuros consensos de la Transición tien como consecuencia la paradoxa, cruel polo incongruente, del cuestionamientu d’Asturies como suxetu políticu, ya inclusu hestóricu. Una paradoxa doble, pues la xestión de l’Autonomía asturiana fexéronla persones radicalmente antiautonomistes, xacobines delles, y, en tou casu, acolumbrando dende los sos prexuicios y apriorismos ideolóxicos a la identidá asturiana como problema y non como oportunidá. Y esa ye otra de les claves del fracasu asturianu: el non alcuerdu alredor de la identidá, y la tensión continua ente unes élites avezaes a prescindir del paradigma asturianu nel procesu de toma de decisiones y unes minoríes mui actives y con cierta audiencia social atesteronando na construcción d’un discursu d’identidá asturianu modernu.

Esta renuncia a faer país ye más qu’un apueste ideolóxicu –que tamién–, ye una manera d’entender Asturies vaciándola de tolo que la identifica como tala. Y eso tien un coste viniente de polítiques errátiques, ocurrencies –l’osu Yogui nel Paraísu Natural– y maraflundiu de capital públicu. Y au más s’espeya esta total ausencia d’entidá como territoriu ye na situación terminal del campu asturianu. Xunu de 1976, Asturias Semanal, númberu 366: “España, tras la democracia sin adjetivos (…) camina hacia la integración de su economía en el Mercado Común. Ante esta situación irreversible es preciso que meditemos sobre las consecuencias que tal política habrá de traer para el campo asturiano. Muchas regiones españolas poseen agricultura complementaria con las de los países europeos, pero los productos agropecuarios asturianos están en competencia con varios de los que existen excedentes en las naciones que forman el Mercado Común (…) Con una topografía montañosa, con unas explotaciones agrarias minifundidas y dispersas, con malos servicios y con un agricultor envejecido, mal capacitado y desilusionado, Asturias va a enfrentarse a la agricultura de los países europeos (…) Ante este sombrío panorama la pregunta es clara y terminante. ¿Cómo debe Asturias afrontar su reforma agraria ante un inminente futuro? El tiempo trabaja en contra nuestra y las soluciones no pueden seguir posponiéndose”.

Y el tiempu siguió trabayando a la contra, y les soluciones, ¿úlas? Porque la crisis terminal de les “ales” asturianes non por anunciada ye menos tráxica. Una crisis demográfica que yá fai inviables abondos conceyos interiores convive coles mayores inversiones d’Asturies n’autovíes, cementu, lladriellu y faroles. Pero si un vecín d’Ibias tien de baxar al mélicu en tresporte públicu nun podrá. Y si un viaxeru quier garrar el tren nel aeropuertu, pues veráse obligáu a pagar más por dir a Uviéu que’l viaxe n’avión a Milán. Paradoxes asturianes qu’envereden a una tierra ensin xente pal ociu d’una xente ensin tierra. Si tolos fondos maraflundiaos de magar trenta años nun foron quien a tornar la decadencia asturiana, igual nun sobra parase a pensar que la renuncia identitaria nun foi una bona idea. Porque la identidá furne la entidá d’unos territorios que, otramanera, perderánse fatalmente nes engurries de la hestoria.

N’Asturies, el futuru ye’l presente.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 46, SEPTIEMBRE DE 2016

Deja un comentario