El efecto Niemeyer llega a Madrid

Contenido para suscriptores. A Natalio Grueso ha dejado de preocuparle su pulso con el Gobierno de Cascos. Se va a dirigir “toda la cultura de la ciudad de Madrid” desde un nuevo cargo creado a la medida. La alcaldesa, Ana Botella, ha elegido al todavía director de la Fundación Niemeyer para coordinar un presupuesto cultural de 115 millones de euros al año.

Woody Allen en la inauguración del Centro Niemeyer en marzo 2011. Foto: Centro Niemeyer

Natalio Grueso se va a Madrid tras librar una cruenta batalla política con el Gobierno de Francisco Álvarez-Cascos por el control del Centro Niemeyer. Tras más de diez meses de combate político la Fundación lo ha perdido todo en Asturias, ya solo le queda la marca Niemeyer en propiedad.

Este contenido está disponible únicamente para usuarios registrados. Si ya tiene cuenta con nosotros, inicie sesión. Puede registrarse gratuitamente en Atlántica XXII rellenando el formulario que aparece a continuación.

Usuarios Existentes Entrar
   
Registro de Nuevo Usuario
*Por favor indique que ha leido y está de acuerdo con las Condiciones de Uso
*Campo Obligatorio