El IVA del arte sigue siendo del 21%

Angela Merkel, una de las protagonistas de ARCO 2014.

Angela Merkel, también protagonista en ARCO 2014.

Luis Feás Costilla / Periodista y crítico de arte. En ARCO siempre hay un montón de buenas ideas mal ejecutadas. Aparte de este interés obvio para artistas incipientes, que han de tomar nota, la feria internacional de Madrid sirve primordialmente, junto a sus colaterales Art Madrid y Just Madrid, para tomar el pulso del mercado artístico en España, que parece no acabar de recuperarse e incluso dar sus últimos latidos, toda vez que la supuesta rebaja del IVA del arte no es tal sino un nuevo engaño del Gobierno de Mariano Rajoy.

La medida, publicada en el BOE el pasado 25 de enero, suscitó enseguida severas acusaciones de elitismo y el enfado envidioso del resto del sector cultural, que no entendía que la rebaja se aplicara al arte pero no a otros servicios fundamentales como el teatro o el cine. La redacción del decreto era tan ambigua que efectivamente parecía que el arte pasaba de tributar el 21% de IVA a hacerlo el 10, pero la realidad es tozuda y lo que se ha comprobado en las ferias de Madrid es que el impuesto sobre el valor añadido del arte sigue siendo del 21%.

Lo que ha bajado es la venta directa por parte del artista, que había subido del 8 al 21% y ahora pasa al 10, pero como la inmensa mayoría de las obras se compran en galerías de arte las cosas se quedan como estaban. Antes del subidón del IVA cultural, los artistas tributaban al 8% y las galerías al 18% y ahora lo hacen al 10% y al 21%, respectivamente, así que de rebaja nada, sino un incremento de entre un 2 y un 3%.

La mayoría de los galeristas participantes en las ferias de Madrid no se han atrevido a protestar, y eso que el ministro Wert estuvo en la inauguración oficial de ARCO, quizá para no espantar a los posibles clientes atraídos-engañados por el falso anuncio, salvo la veterana Juana de Aizpuru, fundadora de la feria internacional de arte contemporáneo madrileña, que lo considera directamente “una tomadura de pelo”. Asimismo se han quejado unos pocos políticos como la consejera de Cultura del Principado de Asturias, la socialista Ana González, quien califica la supuesta rebaja de “mera propaganda”.

Un IVA tan elevado solo beneficia a las galerías extranjeras, que en ARCO son 152 de las 219 presentes (solo hay 68 galerías españolas), con preferencia de Francia y Alemania, y pueden tributar por los mismos artistas y semejantes obras entre un 5,5 y un 10% de IVA. Y perjudica claramente a las clases medias españolas, a ese pequeño coleccionista cada vez más empobrecido que ha sido el sustento de artistas y galerías y ahora tiene que dejar paso a las grandes fortunas, netamente conservadoras, también en lo que al arte respecta.

Deja un comentario