El méritu de tener méritos

Un cursu ‘On line’ pa opositores. Semeya / Iván Martínez.

Opositores a docentes opinen que munchos cursos ‘On line’ pa rellenar la famosa casiya de méritos de les oposiciones son un fraude. Universidaes y sindicatos organizadores avalen los sos conteníos y la so utilidá. Un debate servíu nel que toos opinen pero cuasi naide da la cara.

David Artime / Periodista.

Son les nueve y media de la mañana. Pablo acaba de recibir un mensaxe nel so corréu eléctrónicu. Ye’l que-y informa de que yá ta inscritu. Ye un cursu ‘On line‘ d’organización d’actividaes estraescolares. Pero tamién podría ser d’investigación ya innovación didáctica, de resolución de conflictos, d’atención a la diversidá o de cualquier otra cosa. Da lo mesmo. A Pablo impórta-y un güevu la temática del cursu y la so supuesta utilidá formativa (él yá da por fechu que nenguna). Lo único que-y interesa son dos datos bien enseñaos al abrir la pestaña del anunciu: el preciu (120 euros) y la duración (110 hores).

A partir d’ehí too se reduz a una acelerada socesión de clicks. Click pa descargar el temariu en formatu PDF y click pa entamar el procesu d’evaluación, en teoría la última parte del cursu, y que na práctica va ser la primera. Y la única… Son cuestionarios de diez preguntes con respuesta tipu test, unu sobre caún de les cuatro unidaes temátiques de les que consta. Pablo selecciona una espresión identificadora de cada pregunta. Por exemplu, na pregunta sobre ‘qué tipu d’educador siente que nun debería implicase emocionalmente nel so trabayu’ ofrécense cuatro respuestes: educador sarxentu, educador fríu, educador marcianu o educador maestru. Pablo mete la espresión ‘implicase emocionalmente’ nel buscador del PDF. Ehí sal señalada la respuesta nel testu. Ésta foi fácil.

Otres nun lo son tanto. Hai que restolar un poco más col buscador hasta algamar el retruque apropiáu. Y otres caen de caxón. Por exemplu, na pregunta sobre ‘qué coses debe saber un educador’, dos de les respuestes son ‘nun ye necesario saber seleccionar los materiales’ y ‘los conflictos resuélvense solos; nun fai falta intervenir’. Nun hai que ser un espertu na materia pa saber que nenguna d’elles ye la correcta.

Y asina, van pasando una unidá didáctica tres d’otra. A les 11.30 hores lléga-y el siguiente mensaxe al so corréu electrónicu: APTU. “Agora namás tienes qu’esperar a recibir el certificáu nel to domiciliu”, reza la misiva. Récord Guinness. Acaba de facer un cursu de 110 hores en dos. A les nueve de la mañana nun sabía gran cosa d’organización d’actividaes estraescolares y a les 11.30 yá tien un diploma concedíu. Lo llamadero del casu nun ye solo eso. Tamos a día 7 y téoricamente’l periodu pa la realización del cursu entama’l día 11. Vamos, que Pablo yá acabó’l cursu antes de qu’entamara.

Hai que dicir que la opción de Pablo ye la más trabayosa. Existen otres más rápides. N’Internet hai dellos foros nes que s’ofrecen les respuestes pa munchos d’estos cursos, hasta’l puntu de que se creó un pequeñu mercáu de troquéu y hasta de compraventa. Son abondos los mensaxes nos que se pide dineru poles contestaciones, o los qu’ofrecen les respuestes d’un cursu a cuenta de les d’otru. Contra estes práctiques remontóse un blogue llamáu El ballenero, qu’hasta va bien pocu tiempu ofrecía gratuitamente tolos llistaos de soluciones qu’alcontraba.

La casiya de los méritos

Pablo pue ser María, o Julio, o Martín, o cualquiera de los munchos opositores a los cuerpos docentes d’enseñanza primaria y secundaria que puen contar la mesma historia. Nun se saben cifres, anque a xulgar polos testimonios de dellos colos que contactó ATLÁNTICA XXII, y de la propia presidenta de l’Asociación de Docentes Interinos d’Asturies (ADIA), Noelia Coya, una mayoría d’ellos pasaron per esti trámite.

La comparación ye demoledora: trés d’estos cursos sumen 0,6 puntos. Un B2 d’inglés o francés cuenta 0,5. Estes acciones formatives, ofrecíes por munches Universidaes públiques y privaes, en collaboración con empreses y, en dalgunos casos, con sindicatos docentes, son asina la forma más rápida de rellenar la famosa casiya de méritos de los procesos selectivos, qu’axunta un total de dos puntos nel concursu oposición.

Y tamién la más cara. Si los cursos se mueven ente los 100 y los 120 euros de preciu, y caún d’ellos suma 0,2 puntos, fai falta facer diez pa completar la puntuación máxima de méritos. O lo que ye lo mesmo, gastar ente 800 y 1.000 euros. Nun son les cuentes clandestines echaes por un opositor con ganes de buscar atayos pa brengar pola plaza. Ún de los portales qu’ofrez dalgunos de los cursos más conocíos polos opositores esplícalo abiertamente: “El nuestru asistente de matrícula mostraráte qué cursos son los que te valdrán y cuántos d’ellos necesites pa completar l’apartáu de formación nel baremu y algamar asina la máxima puntuación”.

Tres calcar nel botón de la Comunidá Autónoma na que l’opositor quier presentase apaez el resultáu del cálculu: “En base a la to selección (Asturies) y a les últimes convocatories d’oposiciones, el númeru de cursos que necesites facer ye: 10”.

El sindicatu ANPE ye mui conocíu por tener una ufierta formativa d’esti tipu. Los afiliaos a esta organización tienen un descuentu del 20% nel preciu de l’actividá. Nun son los únicos. La Federación d’Enseñanza de Comisiones Obreres, por exemplu, tamién también tien el so programa de méritos ‘On line‘.

Gumersindo Rodríguez, secretariu xeneral d’ANPE Asturies, defende la validez de los cursos, y descarga la responsabilidá sobre l’opositor qu’opta pol métodu ‘trampón’. “Pues si ye asina, debería renunciar al diploma y quexase a quien lo organiza”.

Opositores en Asturies na cabera convocatoria na enseñanza el añu pasado. Semeya / Pablo Lorenzana.

‘Quien lo organiza’ suelen ser Universidaes públiques y privaes. ATLÁNTICA XXII contactó con ún de los responsables de formación ‘On line‘ d’una d’elles, que mos suplicó nun especificar el nome de la institución académica pa nun xenerar una mala publicidá del so llabor formativu. El pidimientu abulta comprensible, teniendo en cuenta que son tantes les Universidaes que tienen en marcha ufiertes d’esti tipu que diba ser un agraviu comparativu poner el focu nuna sola. Tampoco hai qu’investigar muncho pa saber cuáles son. Basta con poner ‘cursos oposiciones docentes’ en Google.

El representante de la Universidá en cuestión defende la validez y l’interés de los cursos y desvínculase del fechu de que “dalgunos opositores” nun se molesten en lleer los temarios y alcuentren otres formes de facer la evaluación. O bien que yá tean formaos na materia y puean responder al test sin falta de lleese los apuntes. Caltién que tienen más de 15.000 alumnos nesti momentu y que nengún d’ellos nunca-yos treslladó la más mínima quexa. Recuerda amás que son llegales y tán avalaos pol Ministeru d’Educación, y que ye ésti’l que tendría que dar les esplicaciones sobre la llexislación en materia d’evaluación de la formación nes oposiciones. Amás, dexa claro que “naide ta obligao a facelos”.

Sobre lo del Ministeriu, hai que señalar qu’esta revista contactó tanto con esta cartera del Gobiernu central como cola Conseyería d’Educación d’Asturies, que ye la que n’última instancia decide sobre los criterios de baremación na casiya de méritos. Nin una Alministración nin la otra respondieron. Sobre la non obligatoriedá, hai qu’esplicar que l’alternativa a gastar 100 euros pa facer un cursu en dos hores son cursos presenciales de carácter gratuitu o más baratos, ofrecíos por centros públicos, cola correspodiente dedicación de tiempu y esfuerzu. O bien cursos a distancia que tienen un siguimientu tutorial y requieren la presentación de trabayos. Y si l’opositor ye una máquina siempre pue ponese a sacar un B2 d’inglés, otru de francés, otru d’alemán y otru de chinu, qu’equivaldríen a unos 10 cursos ‘On line’. Saldría-y bastante más barato, pero llevaría-y dalgo más de tiempu. Y tiempu ye precisamente lo que necesita un opositor… pa preparar les oposiciones.

Amás, como esplica Noelia Coya, estos últimos suelen ser cursos reservaos a xente que yá ta exerciendo como profesor, na so mayoría docentes interinos, y non pa xente qu’afronte la so primer convocatoria y que, polo tanto, nun tien puntos d’esperiencia llaboral. “A lo primero cuasi tol mundu entiende que tien que facelos. Que nun queda otra. Munches veces son los puntos de los méritos los que deciden si trabayes o non nuna bolsa d’interinos”, comenta la presidenta de l’Asociación.

La llista de trabayu de Lengua Castellana y Literatura n’Asturies, una de les más numberoses y de les que más se mueven, pue ser un bon exemplu. A partir de la última persona convocada nel momentu de redactase esti artículu, un aspirante sin los dos puntos de méritos (que tornen en 7 puntos, según los criterios de formación de les llistes) taría 23 puestos per baxo.

Reinu d’omertà

Alcontrar interinos ya opositores n’Asturies que cuenten toes estes coses ye sorprendentemente fácil. Alcontralos que lo faigan cola valentía de Noelia Coya, dando’l so nome, ye bastante más difícil. Alcontrar partíos políticos y sindicatos que s’atrevan a criticalo públicamente ye misión imposible.

ATLÁNTICA XXII intentólo y lo único que consiguió fueron tebios llamaos a una revisión de los criterios de baremación y una mayor supervisión de la ufierta formativa. Dalgo que yá defende la propia presidenta d’ADIA, que plantea como solución una ufierta pública de cursos de la Conseyería accesible pa tolos opositores.

Ún de los representantes de les organizaciones contactaes esplicábanos a micrófonu zarráu qu’ellos nun se puen meter nesi matu porque munchos opositores que yá gastaron el so dineru en facer esos cursos tiraríense-yos al pescuezu. Una razón que pierde pesu considerando que de cambiase los criterios de baremación nun sería nin la primer nin la última vez que se fai. Mesmamente, n’Asturies d’un añu pa otru dexaron de puntuase l’asistencia a congresos y los cursos d’otres especialidaes diferentes a la del opositor, un claru agraviu pa la xente que yá dedicara a ello tiempu y recursos.

Pero nos cursos ‘On line’ pa opositores reina la omertà. Naide sabe nada y naide conoz a naide. Alministraciones que los avalen, Universidaes que los ufierten, organizaciones que los critiquen y opositores que los sufren… nengunu da la cara. Nengunu cuenta nada n’abierto.

Il silenzio è mafia’, reza una pancarta captada pola cámara de la fotógrafa siciliana Shobha Battaglia, fía de la tamién fotógrafa Letizia Battaglia, conocida n’Italia por enfrentase col so oxetivu al crime organizao que tiraniza la so tierra natal. Comparar a la mafia con una ufierta de cursos ‘On line’ llegales y avalaos suena tan esaxerao como ridículo. Dicir que ficisti en dos hores un cursu de 110, tamién.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 50, MAYO DE 2017

Deja un comentario