“En Asturias la mafia política controla la Autonomía”, dice Gregorio Morán

La sanción en RTVE al director de ATLÁNTICA XXII, Xuan Cándano, está provocando una ola de indignación y de repulsa no solo entre los periodistas, sino también entre amplias capas de la ciudadanía. Esta revista lo ha constatado porque estamos desbordados con la campaña de firmas que avalan un manifiesto elaborado por este atropello.

Y con las adhesiones a ese manifiesto también llegan muchos textos de periodistas, lectores y ciudadanos. Reproducimos a continuación una muestra de ellos, comenzando por uno del periodista y escritor Gregorio Morán, colaborador de ATLÁNTICA XXII. Más adelante publicaremos otra selección de estos textos.

Gregorio Morán, periodista y escritor:

“Asturias reúne la singular condición de ser terreno donde la mafia política controla la Autonomía con absoluto descaro -en este caso, el PSOE- gracias a la complicidad de la oposición, de los medios de comunicación y de una ciudadanía en buena parte muy satisfecha de haberse conocido. El grandonismo, virus social inveterado y de difícil solución. En Asturias escasean los psicoanalistas. Lo ocurrido con Xuan Cándano, la revista ATLÁNTICA XXII y la denuncia de los desmanes de UGT, no es más que la confirmación de esa tesis general. Celebro que al menos haya alguien ahora que proteste por esa tropelía. A mí me echaron del pueblo de Colombres, donde llevaba residiendo desde hacía 15 años, después de varias series de artículos en La Vanguardia, denunciando la corrupción institucional y muy particularmente la de la zona oriental de Asturias, con sede en Llanes y dominada por el PSOE, y cuya alcaldesa elogió el secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba con una frase para el bronce. “Sigue así, alcaldesa”. Me alegra por Xuan Cándano el que haya quien proteste, dado que en mi caso no hubo ni una sola reacción, y aún estoy intentando poder publicar los artículos dedicados al tema en alguna de esas editoriales del Principado, al que llamaban antiguamente ‘la Atenas del norte’, dicho sea sin sarcasmo”.

José Adolfo Rodríguez Asensio, arqueólogo y profesor de la Universidad de Oviedo:

“Empezaron con el lápiz rojo tachando semidesnudos y sustituyendo por semivestidos y han acabado persiguiendo a las personas. ¿Cuándo se acabará la censura en este país? Desgraciadamente nunca”.

Juan Luis Vallina Ariznavarreta, jubilado y militante de IU:

“Como suscriptor de la revista, amigo de Xuan y ante todo DEMÓCRATA, defiendo la libertad de expresión y de prensa independiente, manifestando mi total e incondicional apoyo a Xuan Cándano por el acoso a que se ve sometido por defender los principios fundamentales de LIBERTAD amparados en nuestra Constitución”.

José Luis Soto García, prexubilau de la mina:

“Conocí a Xuan en la presentación d´ATLANTICA XXII en Turón va tiempu y tengo toos los números de la revista, nesti desiertu de desinformación y ascu, él y vuestra revista sois un soplu d´aire frescu y esperanza. Mi apoyu incondicional a Xuan y a la prensa llibre que representa. Salú”.

Maxi Rodríguez, autor, director teatral, actor y escritor:

“Lo peor de la denuncia torticera a Xuan Cándano es constatar que lo que me habían pronosticado varios colegas suyos de profesión, aparte de ser tristemente previsible, es real. Tenían toda la  razón: ‘Si dais lo que otros no se atreven a publicar, las pasaréis muy putas, no os van a dejar’. Y aquí seguimos, defendiendo con orgullo, sin autocensuras mojigatas y a golpe de sanción, el periodismo independiente y la libertad de expresión. Y pasándolas muy putas, claro, que -tal y como va la cosa- es casi una obligación”.

Florentino Lada Tuñón, pensionista:

“La libertad de expresión, en un Estado de derecho, es SAGRADA. Mi incondicional apoyo a todos los que informan y denuncian casos que atentan contra los intereses de los ciudadanos”.

Pablo Antón Marín Estrada, escritor:

“’Un país de patronos y turbios sindicatos / en donde la Justicia anda en manos de Pilatos / y acecha eternamente la sombra de Caín’. Estos versos d’impronta machadiana escribiólos un paisanu nuestru, el bohemiu Alfonso Camín, nos sos primeros tiempos d’esiliu en Cuba y México pa describir la España de Franco. Diba interpretase como demagóxica o inesacta l’afirmación de que los mesmos males siguen valiendo pa describir la España y l’Asturies de la crisis por marafundiu de los caudales públicos y corrupción xeneralizao. De manera que vamos recurrir a una de les poques bayures d’esti país, qu’inda nun s’estrincaran: l’humor asturianu, p’axustar l’afirmación de que sinón la mesma o paecía, la situación anda pelos pasos de lo aprosimao. El casu del periodista Xuan Cándano ye una preba más d’ello: sistema de patronos y turbios sindicatos, Xusticia consuetudinaria de la escuela de Pilatos y acusbiando, siempre, la eterna sombra de Caín. Ye lo qu’hai. Eso y delles directrices pañaes directamente del Sermón del Monte: ‘Bienaventuraos los mansos…’”.

Berta Díaz García, trabajadora de  la Universidad de Oviedo:

“Todo mi apoyo  y mi repulsa a los impresentables que solo quieren que se  nos informe de lo que a ellos les interesa”.

Pascual Cabaño, empresario:

“Quiero expresar mi total apoyo al periodismo que ejerce Xuan Cándano, un profesional íntegro y comprometido con la verdad y con el periodismo libre”.

Roberto Velasco, trabajador de banca y activista social:

“Desde aquí quiero expresar mi apoyo a Xuan Cándano, por la gran labor que está haciendo él y toda la gente de ATLÁNTICA XXII (al igual que algún otro medio que lucha contra viento y marea), destapando las miserias criminales de los poderosos y de aquellos que, en nombre de los trabajadores, se dedican a engañar a aquellos a los que dicen representar, haciendo un uso falaz del sindicalismo. Recuerdo la primera manifestación contra la reforma laboral que convocó UGT y CCOO en Gijón, en la que el “señor” Braga dijo que por supuesto que la deuda pública había que pagarla. ¿Incluiría en ella todo lo que él y UGT han cobrado del dinero público y se han embolsado en sus cuentas particulares? Son la vergüenza. Por eso están denostados y seguirán, hasta que todas sus corruptelas queden al descubierto y sus responsables (militantes incluidos) se encuentren sin otra salida que la de reconocer sus verdades. Es la expiación de su gran pecado lo que se hace cada día más necesario. El símil religioso lo hago por comparación, ya que estos falsos sindicalistas siguen a sus siglas y a sus dirigentes  de la misma manera que los beatos siguen a un Papa o a otro sin ni siquiera saber cuáles son sus oscuros intereses. A eso hay que llamarlo borreguismo ideológico. Ánimo Xuan y a seguir luchando”.

Joaquín de la Buelga Prendes, periodista:

“Mi más rotundo rechazo a la sanción aplicada a Xuan Cándano por un motivo tan nimio, pero parece ser que aberrante para otros, como es el de informar libremente”.

Deja un comentario