Europa y los Gobiernos neoliberales atacan nuestras pensiones

Las personas mayores están jugando un papel fundamental en el sustento de nuestra sociedad. Foto / Mario Rojas.

Cándido González Carnero / Miembro de las Marchas por la Dignidad.

Hace ya unos años que en Asturias en particular, y en general en todo el Estado, se iniciaron con el Gobierno del PSOE durísimos recortes de todos nuestros derechos: sociales, económicos, educativos, sanitarios, que, lejos de mejorar con el Gobierno del PP, han ido empeorando hasta llevarnos a una situación límite.

La estela de la crisis económica no se apaga y las medidas puestas en marcha por los Gobiernos del PSOE y PP, como hemos podido comprobar, no han servido para cambiar la marcha iniciada entonces hacia el precipicio económico, sino todo lo contrario. Ahora estamos en el abismo a punto de caer al vacío, por mucho que pretendan hacernos ver que todo va mejor.

La solución que se sigue planteando desde las instituciones (ya sean políticas, económicas o laborales) para salir de la crisis es la que se esperaba: tratar de capear el temporal a costa de otros y estos otros somos siempre los mismos, los trabajadores en activo, los parados, los jubilados, los funcionarios, los estudiantes y en general las clases más desfavorecidas.

Todos los “esfuerzos” realizados tanto por el Gobierno del PSOE como del PP para sacarnos de la crisis han estado centrados en salvar a la banca inyectándole miles de millones en los últimos años, que salen lógicamente de los recortes que cada día nos están aplicando con virulencia.

Tras años de mentiras por parte de estos dos Gobiernos corruptos y ultraliberales, diciéndonos que hay que hacer sacrificios para salir de la crisis, recortándonos derechos básicos en educación, sanidad, servicios públicos y sociales, subida del IVA, incremento brutal del coste de la vida, reformas laborales despidiendo a miles de trabajadores, resulta que ahora todos estos recortes solo han servido para el enriquecimiento de los banqueros, que han cobrado miles de millones por su horrorosa gestión al frente de los bancos y grandes indemnizaciones y planes de pensiones para banqueros, empresarios y políticos corruptos.

Que nadie piense que ya no tienen dónde recortarnos, quedan muchos recortes por hacer. Si lo seguimos permitiendo, pretenden que sigamos apretando el cinturón hasta la extenuación y, aunque Rajoy dice que las pensiones será lo último que se toque, estamos nuevamente ante una gran mentira, porque nuestras pensiones están siendo recortadas ya y lo van a seguir siendo aún más.

De seguir llevándose a cabo la aplicación de estas medidas en el sistema actual de pensiones, supondrá un golpe muy duro a uno de los sectores más vulnerables de la sociedad. Si lo hizo con los parados, hay razones más que justificadas para pensar que con los pensionistas puede hacer lo mismo, porque todos sabemos que es una exigencia de la UE y de los mercados financieros.

En el Estado español, en los momentos actuales, nuestros mayores están jugando un papel fundamental en el sustento de sus familias, con muchos de sus miembros en el paro, teniendo en cuenta además que las personas mayores han visto recientemente reducidas sus prestaciones económicas, al tener que hacer frente al pago de medicamentos que antes no tenían para poder tratar en una inmensa mayoría de casos sus enfermedades crónicas y patologías y las producidas por el desgaste de la edad, además del recorte económico de sus prestaciones en los últimos años.

El Consejo Europeo viene planteando reiteradamente y de forma insistente la necesidad de nuevas reformas en el sistema público de pensiones, demostrando una vez más que este Consejo es otro órgano para garantizar y salvaguardar los intereses de los más ricos.

Los pensionistas, que, además de contribuir con el pago de sus impuestos a la mejora económica de la sociedad, en muchos casos tienen que hacerse cargo de hipotecas de sus hijos o nietos, que estos no pueden pagar, como consecuencia de haber perdido el empleo, se convierten hoy en el primer objetivo de Rajoy, con el apoyo de otras fuerzas políticas como el PSOE, absteniéndose y dejando paso a su aprobación, como ocurrió en días pasados con la votación del CETA en el Parlamento, el cual nos afectará y mucho en las políticas de recortes que se van a seguir realizando, incluidas las de las pensiones.

A los políticos corruptos que nos gobiernan y a sus colaboradores no les importa que la economía se hunda, con tal de enriquecerse ellos. Quieren liquidar todos los derechos y llevarnos a la esclavitud y que paguemos cada vez más por recibir menos. Por ello no dudan en subir los impuestos y al mismo tiempo quitarnos servicios esenciales y liquidar el sistema de pensiones.

No es mi intención con este artículo crear ningún tipo de alarma social, pero sí hacer un llamamiento a la reflexión de los afectados del peligro que corre el cobro de nuestras pensiones. De todos es conocido que la hucha de la Seguridad Social se está quedando bajo mínimos, porque el Gobierno de Rajoy la está vaciando para dar prioridad al pago de deudas generadas por los bancos y el Estado y, por consiguiente, es evidente que poniendo en riesgo el futuro de nuestras pensiones actuales y el futuro económico de todo el país.

La situación actual y la amenaza de mayores recortes en el futuro solo se puede superar cambiando el actual modelo social. No podemos seguir aceptando que nos culpabilicen de la crisis económica, surgida de las entrañas del régimen capitalista. Esa es la base fundamental para crear un nuevo modelo social de igualdad, sin explotación y con derechos. Es posible otro modelo político y económico, en el cual no nos veamos sistemáticamente amenazados por los corruptos explotadores de la crisis económica, el paro, la inseguridad social, y la miseria en la vejez, en la que pretenden convertir el actual sistema de pensiones.

Deja un comentario