Fernando Lugo: El obispo de los pobres y las limitaciones de su reforma

Fernando Lugo. / Foto: Antonio Cruz.

La destitución del presidente de Paraguay, Fernando Lugo, por el Senado,  debido al “mal desempeño de sus funciones” tras una matanza en la que perdieron la vida once campesinos y seis policías, no es tan sorprendente como parece. Al menos para los escasos observadores que se ocupan de este pequeño país latinoamericano, donde Lugo no pudo imprimir a sus reformas el ritmo que él mismo pretendía. En el número 18 de ATLÁNTICA XXII, en enero de este año, ya se describían estas limitaciones del histórico proceso político encabezado por este ex sacerdote y obispo. Lo reproducimos a continuación.

Este contenido está disponible únicamente para usuarios registrados. Si ya tiene cuenta con nosotros, inicie sesión. Puede registrarse gratuitamente en Atlántica XXII rellenando el formulario que aparece a continuación.

Usuarios Existentes Entrar
   
Registro de Nuevo Usuario
*Por favor indique que ha leido y está de acuerdo con las Condiciones de Uso
*Campo Obligatorio