Francisco Álvarez: Parlamentu d’indianos

Paco Álvarez ACSoi tan malváu que siempre que paso pela cai Fruela d’Uviéu echo una güeyada al aparcamientu de la Xunta Xeneral del Principáu tratando d’avistar dalgún glamurosu Volkswagen Phaeton, motor V6 de 24 válvules. Sí, yá sé que nun queda nengún, que los subastaron en 2012 dempués d’ocho años dando serviciu como apéndices rodantes de la sede parlamentaria, pero, vuelvo a dicilo, soi malváu.

Con Phaeton o ensin ellos, el Parlamentu asturianu ye en sí mesmu un vehículu de luxu que chupa demasiao combustible pa la poca cilindrada política que tien. Eso sí, ta conducíu por parlamentarios que tomen les curves con más maña que Fernando Alonso, porque ye ablucante la capacidá de maniobra que tienen les sos señoríes a la hora d’escurrir el bultu y escorrer les culpes cada vez que la opinión pública destapa la polémica pol tren de vida que les diputaes y diputaos mantienen gracies al mecenazgu de la ciudadanía. Va diez años, cuando acordaron fundir cuasi 270.000 euros na compra de cuatro coches oficiales d’alta gama, modelu Volkswagen Phaeton -ún d’ellos, pa la presidenta de la Xunta y los otros tres, pa los grupos políticos-, hubo voces nel Parlamentín que culparon d’aquel despropósitu a un funcionariu qu’actuaba por llibre. Va unos meses, cuando trescendió que tamos pagando 16.000 euros al añu pa que les sos señoríes almuercen café y bollería por un euro y chumen cacharros a dos euros na so cafetería con precios subvencionaos, hubo voces nel Parlamentín que dixeron qu’esi serviciu hosteleru ta pensáu pa los trabayadores de la Xunta, más que pa los parlamentarios. Va unes selmanes, cuando los cinco grupos políticos rompieron les negociaciones sobre’l nuevu sistema de retribuciones de los diputaos, hubo voces nel Parlamentín que nun tardaron n’echa-y la culpa a los de la bancada contraria, que torgaben l’acuerdu; un acuerdu col que nengún d’ellos diba perder plumes, porque se trataba de compensar la pérdida d’ingresos por dietes y tributación fiscal con un aumentu de sueldu pa los inquilinos de los escaños autonómicos hasta equiparar los sos ingresos colos de los directores xenerales o los conseyeros, nos casos de dedicación esclusiva a la cosa parlamentaria. Ye dicir, taben negociando pa prolongar el negociu, pero nin con eses.

La estafa político-financiera a la que llamen crisis estroza’l país y la corrupción política ye endémica. Nesti escenariu, les sos señoríes teníen la obligación moral y política d’asumir dalgún sacrificiu económicu; por exemplu, renunciar a esos más de 170.000 euros que nos cuesta cada añu tresportar a los parlamentarios dende les sos cases a la Xunta o al más de mediu millón d’euros que reciben por manutención y que faen que cuasi la mitá de los 45 diputaos ganen más que’l presidente del Principáu. Representar a un territoriu nel que’l 24% de la población nun tien empléu, el 21% ta en situación de probitú y más d’un millar de families perdieron nos dos últimos años les sos viviendes nun ye, polo que se ve, argumentu suficiente pa que la casta política nativa modere los sos ingresos.

Históricamente, los grupos políticos con voz y votu foron mui poco propensos a da-y dignidá y valor a la Xunta pero, eso sí, nun renuncien a recompensar los sos escaños con unes ‘primes’ más propies de la Primera División autonómica, na que nun xuega Asturies. La vergoñosa verdá ye que, como denuncia ATLÁNTICA XXII, “a la política se vien a trincar y a ganar perres”. Y cuando la política pasa de ser un modus pensanti a un modus vivendi acaba convirtiéndose en derechu consuetudinariu la llei del embudu: lo ancho pa la casta política y lo estrecho pa la ciudadanía, de la que namás s’espera que cada cuatro años, na festividá laica de Nuesa Señora de la Urna, cumpla col ritu d’apuntalar les sos poltrones.

Yá nun hai Phaeton aparcaos delantre de la Xunta, pero la palmera qu’asoma nun requexu del recintu tien significáu más allá de la botánica. Ye la siñal qu’informa de que nesi palaciu tán dalgunos de los nuevos indianos, los que faen les Amériques ensin cruzar el charcu con cargu a una ciudadanía que, ente recortes, axustes, fraudes y espolios, cada día ta pasándoles más putes.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 28, SEPTIEMBRE DE 2013.

Deja un comentario