Gema Adán, arqueóloga: “La economía no mejorará hasta que seamos solidarios”

Gema Adán durante la entrevista en el Museo Arqueológico de Oviedo. Foto / Alfredo Menéndez.

Gema Adán durante la entrevista en el Museo Arqueológico de Oviedo. Foto / Alfredo Menéndez.

Han pasado más de treinta años desde que una curiosa estudiante de COU se quedaba boquiabierta al escuchar las explicaciones que un maestro dominico solía dar a pie de excavación. Él era Juan Fernández-Tresguerres, y ella, Gema Adán (Oviedo, 1964). Historiadora, arqueóloga, profesora de la UNED y diplomada en Piano, esta especialista en el Paleolítico derrocha energía por los cuatro costados. Si las amenazas que recibió en el pasado por investigar el castro de Llagú no le quitaron las ganas de seguir luchando por descubrir cómo eran nuestros antepasados, tampoco lo hará la batalla más dura a la que se enfrenta: un tumor cerebral. Por Blanca M. García / Periodista.

¿Ha cambiado en algo su visión de la vida después de conocer su enfermedad?

En realidad no mucho. Más que un cambio de visión, la pregunta que te haces es: ¿por qué yo? ¿Por qué me tiene que pasar esto a mí?

Algo similar debió de pensar cuando trabajaba en el castro prerromano de Llagú, descatalogado por la Consejería de Cultura del Principado mientras una empresa (Readymix Asland) explotaba la cantera adyacente. ¿Qué pasó?

Yo investigaba la industria ósea y la fauna en Llagú. Creo recordar que aquel era el año 1996. Los miembros de la empresa decían que no entendían por qué considerábamos importante ese castro, y que lo que nosotros hacíamos allí no servía para nada. Hubo muchos intentos de llegar a un acuerdo con la empresa, pero no fue posible. Incluso algunos arqueólogos de la Consejería de Cultura afirmaban que no era importante. En esa época, los que trabajábamos allí empezamos a recibir amenazas a través del teléfono para que abandonáramos la excavación y las investigaciones, y hasta nos recomendaron que cambiáramos de número. Por casualidad, alguien supuestamente hizo que el coche de un compañero se estrellara dejándolo caer calle abajo mientras estaba aparcado en la zona del Postigo Bajo, en Oviedo. También hubo personas que literalmente destrozaron parte del castro.

Pero el yacimiento era importante y debía haberse conservado en los terrenos de Latores donde fue encontrado.

Por supuesto. Un castro permite que conozcamos cómo vivíamos antiguamente, y en el concejo de Oviedo casi no tenemos restos de este tipo. Hay tan pocos que apenas podríamos hacer un museo de Oviedo.

¿Qué otras necesidades culturales echa de menos en Asturias?

Ya digo que de Oviedo sabemos muy poco. Ni siquiera conocemos su pasado romano. A excepción de Gijón y Castrillón, al resto de concejos y localidades asturianas parece que no les interesa conocer la historia del lugar en el que viven.

La creación del Centro Internacional Óscar Niemeyer supuso un importante desembolso económico. ¿Existe un reparto equitativo del dinero público?

No digo que no haya que invertir en iniciativas como el Niemeyer, pero los recursos de la Administración solo cuentan para unos pocos.

IU, el arecismo y Grandas

Formó parte de la lista electoral de la Asamblea de Ciudadanos por la Izquierda con Roberto Sánchez Ramos, Rivi, y Celso Miranda en cabeza ¿Por qué?

Mi relación con ellos, especialmente con Rivi, nació a raíz de la polémica sucedida en el castro de Llagú y de que un grupo de especialistas decidiéramos crear el grupo Ciriaco Miguel Vigil con el objetivo de mantener y promover el patrimonio histórico y cultural de Asturias. Ciriaco Miguel Vigil fue el primer historiador ovetense que hizo un inventario de todo lo que debería haber en un museo. En el año 1995 seis expertos, entre ellos las profesoras Pilar García Cuetos, Raquel Alonso y yo, recuperamos su memoria con esta iniciativa. IU de Oviedo eran los únicos que siempre nos llamaban para interesarse por este tipo de cuestiones culturales, que después trasladamos a Asciz cuando personas como Celso Miranda y Rivi fueron expulsados de IU antes de las elecciones municipales de 2007.

¿Y esperaba que Sánchez Ramos abandonase Asciz para regresar a Izquierda Unida como candidato de la coalición Oviedo por la Izquierda a la Alcaldía?

Me enteré un poco tarde de esa noticia, porque fue el año en que me operaron del tumor cerebral, pero la persona con la que tenía más relación de todos ellos era Rivi, porque era quien se encargaba de los temas culturales. Tengo entendido que quería que todos se unieran a IU, y estoy esperando a que los miembros de Asciz lo hagan.

¿En qué momento toma usted la decisión de apoyar a Izquierda Unida?

Tras los buenos resultados electorales que obtuvo Oviedo por la Izquierda en 2011, Rivi me pidió que formara parte de la Junta de Gobierno del Museo de Bellas Artes de Asturias y que siguiera encargándome de los asuntos culturales. Pero que yo haya asumido ahora la Secretaría de Cultura de IU de Oviedo no cambia nada; no gano dinero con ello, porque lo único que me interesa es fomentar la cultura. Lo importante, por encima de los partidos, son las personas y sus ideas. Estoy convencida de que, en el fondo, Asciz e IU defienden lo mismo.

El Ayuntamiento de Oviedo está ahora en manos de otra persona, pero el partido de gobierno sigue siendo el mismo tras la sustitución en la Alcaldía de Gabino de Lorenzo por el también popular Agustín Iglesias Caunedo. ¿Ha notado usted cambios?

Sigo esperando a que se le otorgue al patrimonio cultural de Oviedo la importancia que merece. Pero, para eso, es necesario contar con un museo que vaya desde la prehistoria hasta la Edad Media. ¿Cuánta gente conoce lo que ocurrió en la comarca ovetense desde hace casi 300.000 años hasta los tiempos de la monarquía asturiana?

En 2011 fue criticada por haber aceptado trabajar en el Chao Samartín (Grandas de Salime) después del cese de Ángel Villa, que investigó y excavó allí durante quince años.

No entiendo por qué. Simplemente, el Ayuntamiento sacó una plaza para realizar la limpieza e inventario de las piezas, me presenté y me contrataron. No es algo tan raro. También yo estuve trabajando durante años en la Cueva Oscura de Ania y luego fue otra persona la encargada de realizar la limpieza de las piezas que habían aparecido durante las excavaciones.

¿Pero no hubiera sido un gesto de solidaridad con Ángel Villa y con Pepe el Ferreiro rechazar ese trabajo?

La cuestión no es que no hubiera solidaridad en Grandas. Se trata, simplemente, de un trabajo. Insisto en que los expertos tenemos derecho a presentarnos a las ofertas de cualquier Administración o empresa. Yo misma he realizado publicaciones y análisis de restos antiguos y actuales del Museo Arqueológico de Asturias y nadie me ha llamado para que explique esas investigaciones.

¿Qué le pareció el cese de Pepe el Ferreiro y la política cultural de aquel último Gobierno de Vicente Álvarez Areces? ¿Fue una etapa negra ya superada para la cultura asturiana?

Pepe el Ferreiro hizo un tipo de museo etnográfico aceptado en Grandas y la actual directora, Susana Hevia González, continúa con esa línea de trabajo. Los cambios en las direcciones de cualquier actividad cultural siempre implican una serie de transformaciones, pero eso no significa que sean malas. Lo importante es mejorar la calidad y seguir atrayendo público al museo.

¿Y está de acuerdo con la política cultural que lleva a cabo el actual equipo de Gobierno del Principado?

Lo único que sé es que, a diferencia de lo que ocurría en la última etapa de Areces, muestra un interés y una disposición a colaborar en las iniciativas que les proponemos.

Pero las excavaciones arqueológicas que dirige junto al paleontólogo Juan Luis Arsuaga y el geólogo Miguel Arbizu en la Cueva del Conde y sus alrededores siguen paralizadas por falta de financiación.

Sí. Con Foro Asturias no tuvimos ningún tipo de apoyo y los trabajos arqueológicos -que no las investigaciones- están parados desde 2009. No obstante, los responsables de la Consejería de Cultura se han puesto en contacto con nosotros y estamos a la espera de conocer si recibiremos la subvención que necesitamos para seguir con el proyecto.

¿Cómo comenzó su relación con Arsuaga?

Foto / Alfredo Menéndez.

Gema Adán junto a los restos neandertales de la Cueva del Sidrón. Foto / Alfredo Menéndez.

Nos conocimos en Burgos hacia el año 1993 mientras yo preparaba mi tesis. Después, algunas personas empezamos a hacer un trabajo para la Facultad de Geología sobre la Cueva del Conde, en Santo Adriano, y descubrimos restos humanos. Me puse en contacto con Juan Luis Arsuaga y decidió sumarse al proyecto en 2001. Arsuaga es un gran profesional. Le interesa conocer cualquier cosa que tengas en la cabeza. Me sorprende que a alguien con tanto reconocimiento como él le guste el trabajo de campo. Siempre hace todo lo que están en su mano para trasladarse a los yacimientos y excavar.

También investiga junto a él la Cueva del Portalón, en la Sierra de Atapuerca (Burgos), desde 2008.

Así es. Excavamos la parte comprendida entre el Calcolítico y el Neolítico (del 7.000 al 4.000 a. C. aproximadamente), pero me gustaría iniciar pronto el Paleolítico.

Corrupción y economía

¿Encuentra justificado alguno de los recortes del Ejecutivo central?

No. Tan importante es disponer de una sanidad pública como de una cultura y una educación financiadas por la Administración, especialmente cuando descubres casos de corrupción como el del ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

¿Comparte la sospecha de que todos los partidos son corruptos?

No creo que casos como el de Bárcenas o lo que ocurrió en Asturias con el castro de Llagú sean solo cuestión de un partido, sino de algunas de las personas que los integran. No todo el mundo es igual.

Los políticos, ¿nos representan a los ciudadanos?

Pienso, más bien, que debemos trasladar a los políticos que gobiernan lo que nos sucede y hacerles saber qué pueden hacer para mejorar las cosas. Y, para eso, dependemos tanto del partido de turno como de los representantes que están ahí para atender las demandas de los ciudadanos.

¿Cómo explicar que a un banco se le permita cobrar hipotecas abusivas?

Me pregunto por qué ahora hablamos de hipotecas abusivas y de desahucios, y antes no. ¿Por qué antes se cometían este tipo de atropellos y no ocurría nada, y ahora sí? Hasta hace poco, todo el mundo quería comprarse una vivienda costase lo que costase, y el resultado es que se cobró demasiado y ahora esos pisos están vacíos.

¿Cuál es la solución?

Los precios de los alquileres, por ejemplo, podrían bajar y no lo hacen, a pesar de que la mayor parte de los españoles no tienen trabajo. Las cosas serían más fáciles para todos si nos diéramos cuenta de que la economía no es solo acumular mucho dinero, sino saber que lo que es bueno para nosotros también lo es para otra gente. Nuestra situación y la economía no mejorarán hasta que aprendamos a ser solidarios.

Neandertales y sapiens en Asturias

¿Cuáles son las líneas principales de investigación que estudia su equipo en la Cueva del Conde y los alrededores de Santo Adriano?

Nos interesa saber cómo vivían los antepasados que poblaron esas cuevas y por qué desaparecieron. Para ello, existen dos líneas de investigación. Por un lado, María García está realizando una tesis a través de la UNED sobre el modo en que trabajaban los neandertales en la Cueva del Conde hace unos 40.000 años. También tratamos de averiguar si, efectivamente, los útiles que utilizaban estos antepasados eran de hueso. Durante las excavaciones de 2005, encontramos restos de un niño neandertal menor de seis años. Dos compañeras de nuestro equipo, Laura Rodríguez y Rebeca García, investigan dos dientes de leche -un incisivo central superior y un canino inferior- que aparecieron con la raíz rota, lo que dificulta que puedan conocer la edad exacta de ese niño. Lo que han podido averiguar hasta la fecha es que sus dientes estaban muy desgastados, por lo que deducen que tenían una dieta que les obligaba a utilizarlos mucho.

¿Cómo era Asturias en esa época?

Parece ser que hacía mucho calor. Tanto, que en Asturias teníamos animales exóticos como elefantes, rinocerontes y leones. También hemos descubierto que el río Trubia poseía más caudal que el que existe en la actualidad. Una de las cosas que nos llama la atención es cómo es posible que estuviera tan alto si hacía tanto calor. Arsuaga cree que sería importante extender los trabajos arqueológicos a Proaza y Teverga para disponer de datos más precisos.

¿Puede haber más restos de neandertal en la Cueva del Conde?

Estamos convencidos de que sí.

¿Qué diferencias existen entre los neandertales encontrados en la Cueva del Sidrón y los del Valle del Trubia?

Son investigaciones totalmente distintas. En El Sidrón no existe, por el momento, un yacimiento, mientras que lo que a nosotros nos interesa es cómo vivían.

En otra de las grutas, el Camarín de las Ciervas, hallaron un trozo de mandíbula de un Homo sapiens. ¿Qué saben de él?

Encontramos un molar definitivo de una niña que nos da una edad mínima de unos 2 o 3 años, y a la que bautizamos con el nombre de Cova. Calculamos que su datación es de hace entre 18.000 y 20.000 años. Tras esa época, el clima empieza a cambiar y aparece el arte.

Las investigaciones han revelado que los sapiens no eran los bárbaros que imaginábamos, aunque fueran caníbales. ¿El ser humano sigue siendo esencialmente el mismo, al margen de los cambios materiales?

[Risas] Los sapiens que hoy conocemos surgieron en África hace cerca de 200.000 años; y hasta hace 100.000 años, en Sudáfrica, llevaban una vida dedicada a actividades relacionadas con el mar, como la pesca. Hay que pensar que, al igual que no todas las personas son iguales, tampoco lo eran nuestros antepasados. Los europeos sapiens, junto con los de África, Asia y América, hemos sido diferentes desde hace 100.000 años hasta la actualidad, lo que incluye nuestras formas de comunicación a través del arte pintado. Debemos conocer nuestro pasado para ser conscientes de lo que somos y de lo que seremos.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 26, MAYO DE 2013.

Deja un comentario