Javier Victorero: la fidelidad a la pintura

VictoreroJaponés en Alberite, de 2012, fue la contribución de Javier Victorero (Oviedo, 1967) a ATLÁNTICA XXII, de cuyo número 39, publicado en julio, fue autor de la página artística que suele abrir la sección de Cultures. Victorero es noticia porque siempre ha mantenido su fidelidad a un medio constantemente cuestionado como es la pintura, supuestamente antiguo en esta era de deslumbramiento tecnológico, y en su práctica ha permanecido constante aunque en evolución permanente.

Su obra lleva tiempo militando en lo abstracto pero con frecuentes variaciones, desde las líneas paralelas formando paralelepípedos hasta sus actuales diagonales diamantinas, de múltiples fugas, más abiertas y menos reconcentradas. El pintor ovetense es sobre todo un artista del color y de la luz, sea ésta celeste, azul, nívea o negra, por mucho que lo que predominen sean los amarillos, los verdes, los sempiternos azules o incluso los violáceos y naranjas, protagonistas de cuadros como el que aquí se publica. Es una tarea dedicada a la vida contemplativa, en un todo silencioso que le ha valido numerosos premios y reconocimientos, el más reciente el Casimiro Baragaña de Pola de Siero.

Deja un comentario