La denuncia contra Cá Beleño une a los músicos asturianos

Cá Beleño tiene licencia para música amplificada pero no para actuaciones en directo.

Cá Beleño tiene licencia para música amplificada pero no para actuaciones en directo.

No hay mal que por bien no venga. La denuncia contra Cá Beleño por realizar actuaciones en directo ha tenido como efecto positivo unir a los músicos asturianos, en demanda de la figura administrativa de “bar musical” o local con música amplificada que recoja la posibilidad de programar “música en vivo”. Para ello se ha constituido por fin la Asociación de Músicos de Oviedo, reunida esta mañana en asamblea en el veterano local ovetense para iniciar una batalla legal para la que se prevén diversos actos, secundados por la Caja de Músicos de Gijón.

La asamblea la presidieron Toli Morilla, Frankie Delgado, Nacho Vegas y Willón de Calle.

La asamblea la presidieron Toli Morilla, Frankie Delgado, Nacho Vegas y Willón de Calle.

La asamblea, en la que participó casi un centenar de personas, estuvo presidida por el dueño del local, Frankie Delgado, y los músicos Willón de Calle, de la Asociación de Músicos de Oviedo, y Toli Morilla y Nacho Vegas, de la Caja de Músicos de Gijón. Como indicó Delgado, no se trata de un problema de ruidos, que cumple rigurosamente el bar denunciado, sino de formalidad administrativa, que conlleva absurdos legales contra los que ya están recogiendo firmas y apoyos en Facebook y se prevén diversas medidas de presión, como programar en las fiestas de San Mateo conciertos en playback. “Si seguimos movilizándonos, la ley se cambiará”, afirmó. Al acto estaban invitados tanto Hostelería de Asturias como la Sociedad General de Autores (SGAE), que no mandaron ningún representante.

Al acto acudió casi un centenar de personas.

Al acto acudió casi un centenar de personas.

Toli Morilla anunció que en Gijón se va a emprender la misma batalla, puesto que está en juego “la vida de los músicos”. En su opinión, “la Administración subestima la música” y “los hechos llaman a la guerra”, algo que secundó Nacho Vegas, para quien la situación se debe a la presión de los “lobbies empresariales de las discotecas”. Las demandas de los músicos están en principio siendo atendidas por la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada, de Somos, que no acudió a la asamblea pero a la que se esperaba unos minutos más tarde.

Deja un comentario