La felicidá y la política

Bea R. ViadoBeatriz R. Viado / Temazu. La felicidá y la política. Podía buscar una bona cita d’Aristóteles en Google, pero voi sobrada. Non porque sepia muncho, sinón porque lo intuyo claramente. Escribo esto na xornada de reflexón, día nel que tuvi tiempu a poner una llavadora, pasear a la perra, facer un bizcochón y otros menesteres que son tan poco de la incumbencia de naide como los enantes mentaos. Como soi muyer diréis, o dirán, qu’eso son coses de muyeruques, pero yo véolo más como coses de personuques. Tamién lleí la prensa y cavilé un poco les elecciones del otru día, qu’a les hores que lleáis esto yá serán pan duro. Y eso podíen ser coses de paisanonos. Asina qu’a lo xo, y como nun cito a Aristóteles nin a Judith Butler (seguro que yá hai dalgo más moderno y me pilláis), podía concluyir que soi una triba de bisexual, bigender o poliloquequeráis, asina allegremente, y sin tener en cuenta a l’academia. Viva l’ausencia de marcu conceptual. “¡Viva viva!”, griten les mases enfurecíes.

Saco a rellucir esto porque soi humana y como tal ando un poco mosquiada. Nos últimos meses asistimos a eso que llamen el combate de la nueva y la vieya política. Anque ye cierto que la política nueva arrasa, tamién ye verdá que, anque a remolera, tuvo qu’atender al guión. Dos xestos humanos foron oxetu d’ataque engafentáu polos medios. Hubo un día en que Pablo Iglesias reconoció que taba cansáu. Y otru nel qu’a Manuela Carmena se-y escapó que yera más feliz  exerciendo de güela que d’alcaldesa. Pa qué quies más.

Resulta que la humanidá ta reñida cola política. El ser persona, el ser humana (entiéndase “ser” como verbu en mou activu) nun tien cabida na política. ¿Por qué nun van cansar? “Lavorare stanca”, dicía Pavese. Que trabayar cansa. ¿O non? Una, que yá fixo de cuasi too, llegó siempre a casa frayada. ¿Por qué va a ser distinta la política? Ye verdá que cuando acción y pasión conflúin ye más llevadero, pero eso nun quita que sía imprescindible un ratiquín de soledá y otru compartíu colos seres que dan sentíu a esti breve existir.

Nun me fío, en xeneral y ensin xeneralizar, de la xente que nun bebe (non de toa, conozo a bona xente abstemia, pero necesito más tiempu pa llegar a calala); nin de la xente que lo sabe too (que lo cree, nun conozo a naide que lo sepia too); nin de la xente perennemente fuerte (qu’escuende la so debilidá esprecetándose y con salíes de tonu proyectando la so inseguridá sobre terceres persones). Polo que conozo d’humanidá, son característiques poco humanes. La política requier horariu ininterrumpíu, nengún asomu de debilidá o dulda, too fortaleza y xestu adustu.

De mano, lo de la conciliación ye una broma de mal gustu. Esi ye un bon trucu pa dexar a les muyeres atrás, que lo de quedar preñada y depués criar a la criatura nun se fixo pa polítiques de primera fila (que nun digo que nun lo puedan facer, pero cuesta un poco más que cuando nun te tienes qu’ocupar de les míseres llabores reproductives).

Pero equí, amiguina, tamién hai clases: les que tienen serviciu y les que non. Dacuando “perdemos” meses, años, cuidando, porque queremos y/o porque nos toca. Y nun hai otra. Vete a dici-ylo a Rajoy. Nun ye que nun quiera a so padre –digo yo, nel análisis freudianu nun me voi meter–, permanentemente atendíu por persones ayenes a la familia, pero guapamente perbién atendíu. Asina él nun tien que pasar una nueche en vela por si tien gana mexar o madrugar al otru día pa caminar pasiquín a pasiquín hasta la cocina pa tomar un colacao. O escuchar tardes enteres los xuxurios de quien sabe que les hores tán contaes. Él se lo pierde y él lo gana dedicáu 24 hores a la política.

Nun lo acabo de ver. Tengo enfotu no humano, no caliente, hasta na debilidá, que puede ser más fuerte que la viga maestra que fae cayer l’edificiu si la ximielgues nel puntu xustu. “Be water, my friend”. Que sías agua, amiguín o amiguina, recomendaba Bruce Lee. Toi hasta’l moñu de testosterona. Y nun falo d’homes o de muyeres, que nun va la cosa d’hormones en sí, sinón d’actitúes venceyaes a tala sustancia. D’ella ta’l mundu enllenu y asina va’l mundu.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 42, ENERO DE 2016

Deja un comentario