La Fundación Metal y el 20%

Sede de la Fundación Metal de Avilés, que lleva dos años finalizada y sin inaugurar. Foto / Mara Villamuza.

Sede de la Fundación Metal de Avilés, que lleva dos años finalizada y sin inaugurar. Foto / Mara Villamuza.

En la Fundación Metal, UGT, CCOO y la patronal Femetal tienen el 51% de la participación accionarial. El 49% restante pertenece al sector público: Principado y Ayuntamientos de Gijón y Avilés, donde tiene sus instalaciones.

Pero la vinculación de la Fundación con UGT es determinante. Este sindicato es el que más cursos capta para este organismo, dedicado a la formación de los trabajadores del metal. Ahora tiene 42 empleados. Uno de ellos es otro hijo de Lito, Javier Fernández Lanero, que también es el secretario general de MCA-UGT en la comarca de Gijón. En la plantilla la hegemonía ugetista es aplastante. De 9 miembros del comité de empresa 7 son de UGT y 2 de CCOO.

Pese a las matizaciones al respecto de Eduardo Donaire, todos los “conseguidores” de cursos de formación para la Fundación Metal se llevan un porcentaje del dinero que cuesta cada uno, que suele andar por el 20%, algo que es conocido de siempre y que esta revista confirmó con personas que conocen bien ese mecanismo. Esos “organismos solicitantes” son generalmente Femetal, CCOO y sobre todo UGT, aunque ahora las solicitudes han caído mucho con la crisis. En la práctica son subcontrataciones. “Toda formación lleva su peaje”, resume una persona relacionada con los cursos de formación de UGT durante muchos años, que prefiere mantenerse en el anonimato… de momento.

Los cursos de la Fundación Metal se dan sobre todo en su sede de Prendes, propiedad de MCA-UGT. El alquiler de los locales a la Fundación se hacía hasta septiembre a través de la empresa Meconaf 2003.

La Fundación tiene otro local nuevo y sin estrenar en Avilés, en terrenos del Parque Empresarial Principado. Costó 5 millones de euros. Lleva dos años terminado y sin abrirse. El patronato de la Fundación lo achaca a la crisis y espera encontrar inquilino este año para el edificio.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 30, ENERO DE 2014

Deja un comentario