Las kellys

MAXI RODRÍGUEZ / TEATRO PRECARIO.

(MIRTA y ANA entran en la suite arrastrando su carrito de limpieza con cierta cautela)

MIRTA.-¿Pero es o no es?

ANA.-Que sí, hazme caso. Mil veces lo he visto…

MIRTA.-¿En dónde? ¡¡No jodas!!

ANA.-En la tele, boba.

MIRTA.-¿Pero estás segura?

ANA.-Que sí, qué fuerte, ¿no? ¿Te imaginas…?

MIRTA.-¿El qué?

ANA.-No sé, que entrara ahora de repente y…

MIRTA.-¡¡¡Mecagonlaleche!!!

(En un arrebato, MIRTA empuja teatralmente a su compañera. ANA, sentada a la fuerza en un lujoso butacón, la mira asombrada con un juego de sábanas limpias entre las manos)

ANA.-¿Qué… qué haces?

MIRTA.-(Alzando la mopa, amenazante) Ayer no saliste en todo el puto día de esta habitación, no pude limpiarla y me lo van a descontar del sueldo.

ANA.-(Flipando) ¿Qué dices?

MIRTA.-¡Eso! Eso le diría. Y luego, apuntándole con mi pistola limpiacristales, le obligaría a ver mi parte médico y la puta mierda que nos pagan por currar 26 días seguidos, sin descanso, en temporada alta.

ANA.-(Con risa nerviosa) ¡Ay, calla, me parto contigo! Eres…

MIRTA.-(Se abalanza cómicamente sobre su compañera) Nos matamos, señor ministro, para que usted pase unas buenas vacaciones, el sector no tiene pérdidas, ¡estamos batiendo récords turísticos!

ANA.-¡Ay, para, boba, que me haces daño!

MIRTA.-¡Esto hay que celebrarlo! (Cada vez más efusiva) ¿Quiere usted que bailemos, señor ministro?

ANA.-(Renuente) Ay, Mirta, por favor…

MIRTA.-¡Viva el turismo, viva España y todos sus ministros! (Canta sensual abrazándose a su compañera) Cuando crees que me ves, cruzo la pared, hago chas y aparezco a tu ladoooooo…

ANA.-(Muerta de risa) Ay, Mirta, vale ya, por favor…

(Pausa. MIRTA se separa y, con suma profesionalidad, se apresura a realizar su trabajo cotidiano de forma impecable. ANA hace lo propio admirando el ímpetu de su compañera)

MIRTA.-¿Molaría, eh? Somos invisibles, coño. Y aquí estamos, medicándonos a diario para soportar estos putos dolores, con jornadas inacabables sin un minuto para ir al baño, ni para comer, ni…

ANA.-Yo le aplaudiría.

(Pausa. Las kellys se miran en silencio)

MIRTA.-Sí. Yo también le llenaría la cara de aplausos.

ANA.-No, en serio. Ya nos tienen donde querían.

MIRTA.-¿Qué?

ANA.-¡Eso! Eso le diría: ¡Bravo, bravo! (Aplaude con un punto de amargura) Lo habéis conseguido. Nos habéis vencido.

MIRTA.-¿A qué te refieres?

ANA.-El plan os ha salido cojonudo. Primero nos castigáis por vivir por encima de nuestras posibilidades y luego nos dejáis en la puta ruina, sin ahorros y dispuestos a aceptar casi cualquier cosa…

MIRTA.-Ya te digo. (Pausa) El plan.

ANA.-…Mientras, las grandes empresas multiplican beneficios.

MIRTA.-Y la gente se idiotiza con el fútbol, los programas basura y..

ANA.-Eso sí, con mucho miedo al terrorismo y a Venezuela.

(Las kellys comparten una sonora carcajada sin dejar en ningún momento de cumplir con su tarea de forma casi maquinal)

MIRTA.-¿Te imaginas que pudiéramos hacerlo?

ANA.-¿El qué? ¿Lo del dúo musical?

MIRTA.-No, tía, en serio.

ANA.-Oye, que yo lo del dúo lo digo muy en serio. De hecho, cada vez tengo más claro que sería la única manera de hacer dinero. (Ríe)

MIRTA.-(Elucubrando) El tipo regresa del desayuno, se encuentra la habitación colocada y limpia, las sábanas de la cama sin una arruga y de pronto…

ANA.-(Canturrea burlona) ¡Hago chas y aparezco a su ladooooo!

MIRTA.-Le damos el currículum y le contamos nuestra…

ANA.-¡El currículum, jajaja! ¡Me parto!

MIRTA.-¿Crees que no fliparía si supiera que somos licenciadas en economía?

ANA.-(Canta y pasa el polvo) ¡Cuando crees que me ves, cruzo la pareeeeed..!

MIRTA.-Estoy hablando en serio, joder. (Pausa) ¿Crees que no fliparía si le contamos que nos estamos tragando esta mierda con contrato temporal ilegal y prácticas abusivas porque no hay manera de trabajar en otra cosa?

ANA.-La que flipas eres tú.

MIRTA.-¿Yo?

ANA.-Les da igual, Mirta. ¡Ese era el plan!

MIRTA.-Bah. (Pausa) Tú y el puto plan…

ANA.-Nos han ganado, nos dejamos explotar.

MIRTA.-Pero es que encima se creen que somos gilipollas.

ANA.-Lo somos. (Larga pausa) Esclavas y gilipollas.

MIRTA.-(Enfrentándose) Me parece fatal que digas eso. Fatal.

ANA.-Perdona. (Pausa) Tienes razón, joder. Por eso mismo te lo he dicho. (Acercándose afectuosamente) ¿De verdad crees que a un tipo de estos le importa algo que tú y yo, después de la licenciatura y el máster, hayamos venido a un puto hotel de Baleares a buscarnos la vida? ¿Crees que les importan nuestras condiciones de trabajo o las de nuestras cien mil compañeras?

MIRTA.-Lo que quiero decir es…

ANA.-El dúo, hazme caso. (Usando como micro el mango del aspirador) ¡¡¡Hartas de ser invisibles, hartas de la explotación laboral, con todos ustedes…!!!

MIRTA.-(Seca) Déjate de coñas, no pienso cantar.

ANA.-Ni yo. (Saca un papel del bolsillo del mandilón) ¡Aquí está!

MIRTA.-¿Qué…?

ANA.-La denuncia, por fin. (Iluminada) Los abogados dicen que vamos a ganar.

MIRTA.-Pero… Ana…

ANA.-¡¡¡Chissst!!! Vamos, compañera, vamos. (Con un guiño) Las kellys también tenemos plan. (Agarrada eufórica al carrito) ¡Nuestro plan!

(Salen dejando la habitación de hotel impecable y cantando para sus adentros)

KELLYS.-¡Quieres ir tras de míii, pobrecito de tiii, no me puedes atrapaaar!

TELÓN

www.maxirodriguez.es

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 50, MAYO DE 2017

Deja un comentario