Los corruptos que juegan con los aficionados al fútbol, en el nuevo número atlántico

Portada del número 52 de ATLÁNTICA XXII, ya en la calle.

“Tarjeta roja a los corruptos que juegan con los aficionados” es el titulo del dossier sobre fútbol que abre el nuevo número de ATLÁNTICA XXII, ya a la venta. Está compuesto por tres reportajes distintos, uno sobre el fútbol como excusa para el negocio corrupto, escrito por la periodista especializada María Cappa, que analiza los numerosos casos vividos en la Federación Española, y otros dos más sobre el juego sucio en Asturias y el caso concreto del Real Avilés, a cargo del también periodista Santy Menor, que incide especialmente en el empresario José María Tejero, acostumbrado a utilizar el fútbol para sus oscuros intereses mercantiles, por los que ya ha tenido que pasar por los Juzgados.

El titular de portada de este número 52 es “El balón podrido”. Otro reportaje destacado es el escrito por el periodista Luis Feás Costilla sobre el fichaje del expresidente del Principado Antonio Trevín, recién dimitido como diputado socialista, por parte de la multinacional asturiana Asturiana de Laminados (ASLA), que hace sospechar un nuevo caso de ‘puertas giratorias’ y tráfico de influencias. La sección de Información continúa con la condena a un concejal del Ayuntamiento de Mieres por criticar a un juez, descrita por la periodista Carmen Basteiro, un reportaje sobre las listas de espera en la Sanidad escrito por la periodista Patricia del Gallo y otro sobre la violencia neonazi en Gijón, ligada también al fútbol, firmado por Julián Mecegra. La Galería de heterodoxos/as está dedicada en esta ocasión al sociólogo, economista y profesor Miguel Cancio, entrevistado por el historiador Andrés Rodríguez Monteavaro.

A Opinión, en la que colaboran como es habitual Santiago Alba Rico y Mariano Antolín Rato, se unen en esta ocasión dos nuevas voces femeninas, la novelista y periodista María Ruisánchez Ortega y la escritora María Esther García López, que lo hace en asturiano. Sus artículos se intercalan en Afondando, sección que se abre con un dossier sobre el valor del periodismo publicado por Patricia Simón, que entrevista a los corresponsales de guerra Mónica G. Prieto y Javier Espinosa y escribe sobre el encuentro de fotoperiodismo en Gijón, toda una escuela de valores para la profesión. Juan Miguel Baquero, por su parte, lo hace sobre las fosas del franquismo, iniciando un apartado de historia que prosigue con un dossier sobre los 80 años del Frente Norte, compuesto por un artículo de Xuan Cándano sobre los complejos del PNV sobre el Pacto de Santoña, otro de Luis Aurelio González Prieto sobre el desenlace de la Guerra Civil en Asturias y un tercero final de Rafa Balbuena sobre el controvertido Consejo Soberano de Asturias y León. La sección se cierra con un análisis en torno al enigma del nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, escrito por el investigador Steven Forti.

Finalmente, la sección Cultures, que lleva una portada artística con la firma del pintor José Pantaleón, entra a cuestionar los secretos del Premio Nobel en tiempos de Severo Ochoa, en un artículo del neurólogo Juan Fueyo, y recoge una entrevista al escenógrafo Luis Antonio Suárez realizada por Carlos Barral y un reportaje sobre el abandono del Monasterio de Obona a cargo del periodista Rafa Balbuena. El número se cierra con las colaboraciones habituales de Natalia Fernández Díaz-Cabal, Milio Rodríguez Cueto y Maxi Rodríguez y la Tira de Alberto Cimadevilla y Adolfo Manzano.

El número 52 de ATLÁNTICA XXII está a la venta en quioscos, librerías y centros culturales de toda Asturias. También se vende en Barcelona, en la librería Laie, situada en el número 85 de la calle Pau Claris. Los suscriptores reciben su ejemplar en sus domicilios o empresas.

Deja un comentario