Los registradores utilizan su sede central como centro de negocios inmobiliarios

Colegio Registradores 12 JGO

Sede del CORPME. Fotografía de Julián Gutiérrez del Olmo

F. Romero/ Periodista

El lobby de registradores españoles utiliza el CORPME  (Colegio Oficial de los Registradores de la Propiedad y Mercantiles españoles) como centro de negocios inmobiliarios, según ha podido saber ATLÁNTICA XXII de fuentes cercanas al gremio.

Este complejo,  ubicado en la calle Alcalá 540, cerca del aeropuerto, está principalmente dedicado a la inversión financiera a partir de fondos obtenidos de la explotación privada de los registros públicos.

Su fuente de financiación,  además de lo que cada registrador paga a CORPME con el dinero cobrado de los ciudadanos por las cancelaciones (de forma ilegal, según el Tribunal Supremo que les ha obligado a devolverlo) proviene del 50% de lo obtenido de todos los registros  que están en sustitución (entre ellos el de Mariano Rajoy).

Aunque desde el Colegio han negado la obtención de este ingreso, fuentes cercanas al mismo no lo desmienten. Se calcula que dichos ingresos han supuesto 1.000  millones de euros en los años de boom económico.

Según las fuentes consultadas la recaudación extra se destina  a pagar “a precio de oro” conferencias a personalidades que puedan ayudar al lobby registral y a colaborar con la  sociedad Inversiones Inmobiliarias del Colegio de Registradores, SL (IICRE, SL)  que se dedica a comprar solares e inmuebles para, en régimen de monopolio, alquilarlos a los propios registros de la propiedad. Los socios de esa sociedad sólo pueden ser el propio CORPME y los registradores inversionistas que acudieron a la ampliación de capital.

Estas adquisiciones se destinan al negocio seguro de alquilarlos como sedes para “los propios Registros de la propiedad” consiguiendo, según dice su memorandum, “beneficios crecientes y recurrentes” en los que participa sólamente el CORPME y Registradores inversionistas que suscribieron la ampliación de capital de la sociedad IICRE,SL. Los trabajadores de los Registros quedan excluidos de este negocio.

En la proposición no de Ley presentada en marzo de 2011 por Esquerra Republicana-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya-Verds se incluían más de veinte propuestas para frenar al lobby registral. Esta iniciativa fue bloqueada por el PP y el PSOE. En la misma planteaba, entre otros asuntos que “al no existir competencia, el ciudadano está cautivo y el colectivo registral se comporta, a través del Colegio Oficial oportuno, como un lobby destinado a defender un estatus privilegiado”. Además, los colegios de registradores agrupados en el CORPME destinan los fondos del arancel público a fines que no son esenciales y propios del servicio registral, sino particulares y privados, señalaban.

Además de estos negocios, la Asociacióin de Usuarios de Registros de España ha denunciado que el CORPME,” sin ningún rubor tiene en su web (www.corpme.es) el mayor negocio web que existe en España: la comercialización de la publicidad registral, que son ficheros titularidad del Estado que contienen datos privados de millones de ciudadanos”. El pay per view registral  de datos de carácter personal fue denunciada en la Agencia de Protección de Datos por esta Asociación.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario