Maxi Rodríguez: La partida

Maxi Rodríguez

TEATRO PRECARIO

(Y los bares dejaron de darse al tute, y los parroquianos se entregaron, entre copa y copa, al análisis y la maquinación política)

-“Proetarras”, “populistas”, “demagogos”, “bolivarianos”…

-Normal. Éstos, que no son tontos, ya han identificado correctamente al enemigo.

-Al amigo, querrás decir.

-¿Qué?

-Al mejor amigo. ¡Un chollo, chaval! Para el PP, Podemos es un chollo.

-No jodas…

-Por eso les insultan, ¡porque son su salvavidas!

-¿Qué dices, tío?

-Les están haciendo la campaña por la cara. ¿Por qué crees que salen cada día en las cadenas del derechista Lara?

(Y en cada mesa un debate; en cada debate, sutiles diatribas y ocurrentes teorías conspirativas)

-¡La pinza, chaval, se os ve la pinza cantidad!

-¿Pero qué coño me estás contando?

-Igual que Anguita, en los noventa. ¡Lo que queréis es que el PP se perpetúe en el poder! Pero, mucho ojo, que ahora con un PSOE renovado…

-¿Renovado? ¡Jajaja!

-Sí, sí. No te rías. Verás. Con Pedro no van a poder.

-¡Jajaja!

-Que no te rías, chaval. Ya verás, ¡contra Pedro van a fracasar!

(Ancianos y gente más joven polemizan con ardor)

-¿Pero, abuelo, cómo te apuntas al rollo perroflauta?

-Setenta y seis años, la familia en paro y todos vivís de mi pensión. Cada día sube el agua, el gas, las medicinas… Han desmantelado cualquier protección social…

-¿Y crees que te van a resolver algo los de Pablemos?

-Bueno, yo…

-¡Al corralito te van a llevar! ¡A la inflación de Venezuela y al aislamiento internacional!

-Pues mira, chaval, viendo lo que veo, tanta corrupción y tanto mamoneo, yo les daré una oportunidad. Había perdido la ilusión, pero ahora, ¿sabes qué te digo? ¡Les voy a votar!

(Y las discusiones van y vienen sin que en ninguna de ellas se mencione -¡incluso, durante más de 10 minutos!- ni a un solo futbolista)

-Casta, ciudadanía… Eso no es decir nada.

-¿Te parece poco?

-Vacío ideológico, compañero. Tiene razón Willy Toledo. Populismo demagógico. ¿Qué coño es eso de que no sois de izquierda ni de derecha?

-El miedo cambia de bando, hazme caso.

-No, tío. Huele a operación mediática que tira para atrás.

-¿Qué dices? ¡Vente un día al círculo, verás!

-Infiltrados, trepas, paracaidistas… Uf. ¡Tira para atrás!

(Analistas de cafetería y politólogos vocacionales intercambian argumentos e invectivas, como antaño hacía el pueblo en tiempo de Champions y Mundiales)

-El cambio está en el aire.

-¡Menuda gilipollez!

-¡Se siente, se respira! Y ellos lo saben.

-Hombre, claro. La izquierda dividida y ellos preocupados…

-Mira, la prueba fehaciente de que el PP ve próximo el fin es que cada día se afanan más en trincar, en privatizar.

-¡Puf, vaya novedad!

-Verás en septiembre: AENA, Transmediterránea, RENFE, Loterías… Hay prisa por colocar las últimas empresas públicas rentables a los amiguetes.

(Se hacen mil conjeturas de barra, de cada servilletero surgen tesis, delirios y reflexiones. La ciudadanía no mira la tele, enfrascada en sus bizantinas discusiones)

-Los movimientos sociales empiezan a mandar, la izquierda auténtica…

-¿Auténtica?

-Sí. España necesita un cambio por la izquierda real.

-¿Qué pasa, que ahora eres tú más de izquierdas que yo?

-Bueno, por favor.

-¿Tú, chavalete, que acabas de llegar, te quieres comparar conmigo que luché por las libertades y las pasé putas en la clandestinidad?

-Si el PSOE es de izquierda yo soy franciscano.

-¿Pero por qué crees que el PP os da caña a vosotros y no a nosotros? ¡Ignorante!

-Será que el PSOE es un aliado y Podemos seguramente no.

-Ya. ¿Ahora es cuando me llamas casta? Venga, dilo, atrévete. ¿También soy casta yo o no?

(Y en cada mesa hay un tablero por llenar, un tapete sin naipes, una partida dialéctica donde, de la noche a la mañana, el pueblo se sienta a elucubrar y nadie enseña todas sus cartas…)

-Rosa Díez se va a beneficiar. ¡Rosa Díez, ya verás!

-¿Pero tú qué fumas, tío? ¡Qué manera de flipar!

-Bueno, a no ser que Podemos, IU y el PSOE hicieran un pacto de mínimos.

-¿Qué?

-Claro. Así podrían desactivar el montón de leyes vergonzosas que durante cuatro años…

-No señor. Aquí lo que hay que hacer es un bipartidismo.

-¿Otro? ¡No jodas!

-Sí, sí, pero coherente: Izquierda Unida y Podemos. O sea, lo que sería confluir en…

-¡Y Equo! ¡Ahí sí! Todos ahí…

-Yo de Equo no me acabo de fiar, fíjate. Y te digo más: lo único cierto es que con esta historia de Podemos, IU ha sido barrida del escenario mediático y por lo que dicen los sondeos… O sea, que la hemos jodido.

-¿Nosotros? ¿A quién?

-Bueno, quiero decir, que le damos mayoría holgada al otro bloque.

-¿Bloque? ¿Qué bloque?

-PP-PSOE-UPyD. ¡Eso es así! Por eso te digo que Rosa Díez podría estar detrás…

-Ya. Y Rubalcaba, no te jode. ¿Quieres parar de flipar?

-Oye, ¿no decían que él estuvo detrás del 15-M? Y, ojo, está sin demostrar. Además Rubalcaba y Rosa Díez compartieron partido. Incluso es probable que algún viaje a Venezuela, y ahí, quién sabe si urdiéndolo todo con Pablo Iglesias…

(Y los abstencionistas movilizados, los conspiranoicos sublevados, los de la derecha ultramontana y los de la izquierda perpleja, empezaron a jugar su partida. Podemos ha hecho que España se mueva y eso es bueno, porque, ¿para qué nos vamos a engañar? estaba bastante muerta, la verdad)

TELÓN

 www.maxirodriguez.es

Deja un comentario