No solo sobran políticos en las autonomías

Una manifestación reciente en Oviedo. Foto de Mario Rojas

Una manifestación reciente en Oviedo. Foto de Mario Rojas

El debate público iniciado tras la decisión de María Dolores de Cospedal de reducir a la mitad los parlamentarios autonómicos en Castilla-La Mancha y suprimir sus sueldos puede dar la falta impresión de que solo sobran políticos en la Administración periférica.

La burbuja económica que explotó en España tiene mucho que ver con la que llevan hinchando desde la Transición los políticos profesionales, una casta y una clase dominante enorme y asfixiante que controla e impone sus criterios y sus intereses, tanto en la vida pública como en buena parte de la privada. Y eso ocurre en todas las Administraciones y en una infinidad de organismos públicos, la mayoría sin más utilidad que la de colocar a militantes, afines o allegados.

ATLÁNTICA XXII analizó esta situación en su número 21, el pasado mes de julio, con un artículo de Fernando Romero que a continuación reproducimos.

Este contenido está disponible únicamente para usuarios registrados. Si ya tiene cuenta con nosotros, inicie sesión. Puede registrarse gratuitamente en Atlántica XXII rellenando el formulario que aparece a continuación.

Usuarios Existentes Entrar
   
Registro de Nuevo Usuario
*Por favor indique que ha leido y está de acuerdo con las Condiciones de Uso
*Campo Obligatorio