Paquita Suárez Coaya presenta su antoloxía de lliteratura asturiana escrita por muyeres

Paquita Suárez Coaya, colaboradora d’ATLÁNTICA XXII, presenta hoy xueves 27 de xunetu a les 19:30 hores, en Santa Teresa librería café d’Uviéu, l’antoloxía Hestories pa contales (Más nomes de muyer), editada por Trabe. El llibru naz de la certeza de que ventitantos años después de presentase la primer antoloxía d’esti tipu, Muyeres que cuenten (1995), la lliteratura asturiana escrita por muyeres ta entá por normalizar. Nesta nueva obra, diecisiete muyeres de distintes xeneraciones, referentes culturales, maneras de vida y estilos d’escritura nos ufierten un rellatu y una reflexón sobre’l fechu d’escribir, lo que permite visualizar los caminos que tría la narrativa asturiana: la más nueva, escrita poles rapaces más moces (nacíes na década de los ochenta) y cómo evolucionaron, si ye que lo fixeron, les de xeneraciones anteriores.

Paquita Suárez Coalla (Grullos, Candamo, 1965) pon clase de Castellanu y Lliteratura na Universidá de la Ciudá de Nueva York, onde vive dende 1994. Ye autora de La mio vida ye una novela (2001), compilación de testimonios de muyeres del campu d’Asturies, y de los llibros de cuentos Pa nun escaeceme (2003) y El día que nos llevaron al cine (2007), traducíos al castellanu y al inglés. Ye editora de l’antoloxía de escritor@s latin@ de Nueva York Aquí me tocó escribir (2006). Nel 2011 algamó’l Premiu «María Josefa Canellada» con Camín de Lletres: d’Asturies a Nueva York (2012). N’antoloxía participa col rellatu tituláu «Pa que sepáis defendevos».

«Llevo unos cuantos años mirando con lentes lo que s’espubliza n’asturianu, lo que se premia n’asturianu, los xuraos que deciden les obres que se premien n’asturianu… y como naquel poema d’Antón García, “La casa”, poques son les veces –nel poema él dicía nunca nunca– que topes con un nome de muyer. Nun ye la mio intención facer un axuste de cuentes col escesivu control masculín que se sigue palpando nos espacios de poder, sinón algamar algún entendimientu sobre les causes d’esa posible tendencia de les muyeres a nun ocupar esos mesmos espacios», diz.

Deja un comentario