Pascual Serrano: “La precariedad del periodismo es nuestra desinformación”

José Ángel Piquero, Pascual Serrano y Concha Masa, ayer, en la presentación de la Semana Republicana de Oviedo en el Club de Prensa Asturiana. Foto / Luisma Murias.

“El periodista actual es un trabajador precario. Mal pagado, no tiene tiempo ni ganas para preguntar nada, ni para contrastar la noticia. Es impensable que se le paguen dos meses para investigar. La precariedad del periodismo es nuestra desinformación”, afirmó ayer en el Club de Prensa Asturiana el periodista y escritor valenciano Pascual Serrano, en la inauguración de la Semana Republicana de Oviedo.

El autor de libros como Desinformación. Cómo los medios ocultan el mundo, Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles o Medios democráticos. Una revolución pendiente en la comunicación, y colaborador de ATLÁNTICA XXII, hizo un repaso por las malas prácticas del periodismo a través de una ponencia cuyo título ya anunciaba las soluciones: “Frente a la desinformación, democratización de los medios”.

Serrano aseguró que “la mayor parte de la información que hoy se publica se ofrece sin filtrar. Frente a la máxima orwelliana, la información de nuestros días no es aquello que alguien no quiere que se sepa, sino algo que alguien, normalmente ligado al poder, quiere que se sepa. La ansiedad por ser el primero en publicar la noticia es a costa del rigor y, aunque ya no hay censura, la superficialidad lo vuelve todo más sutil, y acaba provocando la misma ineficacia de la información, que es de lo que se trata”.

“Hoy se practica una especie de periodismo de rebaño en el que todos van a lo mismo; la pluralidad es una farsa”, aseguró Pascual Serrano, quien reivindicó el derecho a recibir información veraz que recoge la Constitución y la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU y consideró imprescindible la elaboración de una ley de prensa en España.

El conferenciante denunció la disminución de corresponsales y enviados en países extranjeros, que hace que el periodista tenga que cubrir lo mismo una cumbre de la OPEP que una boda en Mónaco. “El periodismo actual no vende información, sino publicidad, determinada por cuánta gente la sigue”, afirmó el especialista, para quien el trabajo mal realizado hace que “todo parezca bueno o malo, blanco o negro, porque todo se simplifica”.

“Para que una democracia funcione hay que garantizar que la gente se informe, y eso con el actual Gobierno de España no ocurre”, denunció Serrano, que consideró el lenguaje audiovisual “doblemente pernicioso” porque “va dirigido a los sentimientos y contra el entendimiento”. Serrano puso como ejemplo una encuesta del Instituto Elcano en la que el 64% estaba convencido de que España pertenece al Consejo de Seguridad de la ONU.

Para combatirlo, el periodista propuso un marco legal que acabe “con el monopolio de la información” y un Estado que garantice la información veraz, porque “lo que no ocupe el Estado será del mercado” y la información es un derecho que no protegen los propietarios de los grandes medios de comunicación, solo preocupados por vender y muchos de ellos “gobernados por mafiosos, franquistas y delincuentes”.

Finalmente, Pascual Serrano hizo una defensa de los medios públicos y alentó al “consumo crítico” de la información, en un “equilibrio” que conjugue “la profesionalidad y la participación ciudadana”.

El periodista fue presentado por la diputada regional de IU Concha Masa y por José Ángel Piquero, secretario político de la Organización Local de Oviedo del PCA, quien destacó la importancia de la Semana Republicana, a cargo de la organización local de Oviedo del Partido Comunista de Asturias, Mocedá Comunista, grupo municipal de Izquierda Unida y la Asociación Cultural Isidoro Acevedo. “Hay que sacar a la luz pública la república”, defendió.

Deja un comentario

Ilustración / Alberto Cimadevilla.