Pozos d’autoestima

Asamblea celebrada na plaza toros d'Uviéu en 1922 pa pidir protección al carbón asturianu. Semeya / Muséu del Pueblu d'Asturies.

Asamblea celebrada na plaza toros d’Uviéu en 1922 pa pidir protección al carbón asturianu. Semeya / Muséu del Pueblu d’Asturies.

Quique Faes / Periodista y doctor en Ciencies Polítiques.

Una larva industrial. Un fargatáu de pozos probes, esplotaos de forma primitiva. Eso, tan simple, yera la minería asturiana’l carbón hasta 1914. Restalló entós el primer volador, que fue como l’ecu llocal y macabru de los proyectiles que pasaben zumbando pelos cielos d’una Europa en guerra. Como facíen falta combustibles, l’espoxigue de les mines fue fabulosu. Como aquella anomalía nun duró muncho, tamién fue fabulosu el batacazu posterior, y pronto llegaron a les cuenques d’Asturies toles fantasmes en xunto: un desempléu atroz y la certeza de que namás con subsidios estatales podría subsistir una industria incapaz de competir, ella sola, nun mundu cambiante. Nel centenariu d’aquel cucurrabicu capitalista, esta ye una crónica, bien breve, de cómo la minería sorbió (y quiciabes acabó marafundiando) toles enerxíes d’un rexonalismu económicu asturianu que quiso pero nun fue quien pa cuayar nel empiezu d’aquel siglu desconcertante.

Antes de xurgar nos porqués, una fotografía. La que correspuende a la plaza de toros d’Uviéu, nun llunes de setiembre de 1922, corrompinada d’homes de la industria, la política y -en menor midida- de la cultura, que dicen tar fartucos de que los poderes públicos abandonen a so negra suerte a la minería asturiana. Y esto, aseguren, equival a enterrar en vida a la rexón entero. Ye un discursu victimista, sí. Y a grandes rasgos ye tamién furiosu, rexenerador, un plizcu mesiánicu, pero nunca rupturista. Toos aquellos homes ocúpense d’aclarar que seya lo que-y piden al Gobiernu (y píden-y bastante), actúen acordies col “acendrado españolismo que ha vibrado siempre en el solar asturiano”, y paecen tener claro que’l rexonalismu bien entendíu “nun ye nunca nin debe ser separatismu”. Hai una amenaza mui concreta que los fizo marchar sobre Uviéu (son unos 15.000, nuna ciudá qu’andará polos 50.000 habitantes). El Gobiernu ta a puntu de roblar -y finalmente va facelo- un alcuerdu comercial con Inglaterra que favorecerá la entrada de carbón estranxeru y que, poro, tien tola traza de perxudicar al mineral asturianu, más caru, más difícil d’estraer.

Estripando’l final de la historia, resulta qu’aquella asamblea d’Uviéu fue la culminación eufórica d’una cría de rexonalismu que venía fracasando en xeneral nes sos pretensiones y que pronto diba desdibuxase de nueves, seguramente condenada por un contestu críticu (un réxime políticu yá n’estinción, una dictadura intervencionista a la vuelta la esquina, un cambiu sustancial nel fluir de les relaciones tresnacionales), pero tamién amarrada, casi dende l’entamu, a la cosmovisión y los intereses concretos d’un lobby mineru, bien trabáu, que miraba p’Asturies y nun vía otro que la povisa que dexa’l carbón barnizando’l territoriu entero.

Cultura o economía

Pozu Mariana, Mieres.

Pozu Mariana, Mieres.

Hai una secuencia clara de cómo tolo que nun fuera estrictamente económico quedó peles orielles del camín malpenes nunos pocos años. Poco tien que ver l’estensu programa de la Liga pro Asturias qu’ideara yá alredor de 1917 el parlamentariu Nicanor de las Alas Pumariño coles bases, muncho más ruines, que diez años más tarde regularon -y cásique enterraron- la Junta Permanente para el Fomento y la Defensa de los intereses de Asturias, l’últimu ensayu del so xéneru antes de la Segunda República. Y eso que nel principiu nun faltó l’entusiasmu. Retembló’l Teatru Jovellanos d’Uviéu énte lo que paecía que diba ser un gran exerciciu d’autoestima colectiva, cuando Pumariño planteó un estimable movimientu contra’l “caciquismu negru, blancu o coloráu, en cuanto opresión de la llibertá ciudadana”. Hebo nel so discursu un gritu inicial pa pidir soluciones al “problema nacional hulleru”, pero esi reclamu yera namás la sétima parte d’un programa nel que tamién destacaben l’autonomía municipal, el desenrollu agrícola y ganaderu de l’Asturies rural, l’espardimientu de la enseñanza primaria -y de biblioteques populares- a tol territoriu o’l crecimientu de puertos y llinies ferroviaries. Nun s’escaecía el parlamentariu de les coses del espíritu. Pesllaba so propuesta con un llamáu a nun arruinar lo qu’él mesmu llamaba’l sancta sanctorum, empezando pol patrimoniu llingüísticu: “Desmedrado y pobre -escribía- ningún idioma le iguala en palabras íntimas, sonoras y dulces para arrullar al pequeño asturiano en su cuna; ni en fuerza de expresión para exaltar el cariño de la familia y las costumbres. Por eso influye aún en el alma regional y por eso debemos conservarle”.

Pero dilióse, too aquello. De mano, acusaron a Pumariño d’inoportunu -cuciu, llamáronlu los más roceanos- por desplegar tou aquel tingláu en tiempu d’elecciones, y nun ficieron falta más que cuatro o cinco años pa qu’hubiera quien recordara con señardá y disgustu “aquella iniciativa’l señor Alas Pumariño de crear la Unión Asturiana”, esplicando’l so fracasu por una proverbial falta de perseverancia de tolos que lu aplaudíen. Si a eso-y axuntamos la falta d’una voz carismática que fuera pa tresmitir, con rigor y convicción, una idea clara d’Asturies, tenemos dos de les razones que circularon na prensa de la época pa pescudar qué yera lo qu’atiñazaba l’espoxigue rexonalista. Por nun falar de les grandes ideoloxíes que rexíen entós, no social, les vides d’una porción importante de persones y que respondíen al esbarrumbe planetariu con palabres como revolución o socialismu.

Finiquitada antes de medrar la Liga, paecía que les vaques flaques de la posguerra diben ser quien pa rellanzar, nun segundu intentu, un frente rexonalista. Los asturianos otra vez olvidaos pol Gobiernu central, la rexón que s’asomaba al sotambiu, etcétera. Fue entós cuando se celebró la gran asamblea de la plaza toros d’Uviéu, y d’allá salió pa Madrid un grupu d’arrechos comisionaos que nun tardó en regresar casi igual que marchara. Los más optimistes, los que víen el vasu medio llenu, felicitábense pola construcción d’aquel frente rexonal que diba garantizar -contaben- el respetu a la dignidá d’Asturies, y repartíense por ello palmaes en llombu. Los más roceanos, mui al contrariu, constataben que, por nun mencionar la firma’l célebre tratáu con Inglaterra per esos mesmos díes, tolo que los comisionaos traíen de la capital nun yera otro qu’un par de lleis favorables al carbón asturianu, disposiciones que, mesmo que toles anteriores, mui probablemente nun diben cumplise na práctica. Fueron los de les palmaes de felicitación quien, nos meses siguientes, regularon una Junta Asturiana de Fomento y Defensa de los Intereses Regionales que comprimía’l proyectu de Pumariño y ponía lo industrial en primer planu. Yera 1923, y tolo que nun tuviera’l color del carbón diba aposentando nos márxenes del discursu rexonalista. N’alpenes tres años más, esos estremos non economicistes qu’un día tuvieren nel megollu’l rexonalismu asturianu de primeros del XX, terminaron de mustiar y quedaron atrás, guapos pero inútiles como fueya pisao. Pa 1926 la Junta consagróse a lo puramente económico, escluyendo de pasu a la Universidá y a cualquier otra representación de la cultura nun siendo la prensa (imprescindible pa la propaganda), y terminó de reconocer la primacía absoluta’l lobby mineru: pa quien tovía nun lo viera claro, entrín y non se regulaba’l funcionamientu d’aquel organismu establecíase que la voz cantante diba llevala “la Comisión Asturiana nomada pa la defensa de la industria hullera”.

Rexonalismu victimista

Retratu'l miembru de la Institución Llibre d'Enseñanza Aniceto Sela por Paulino Vicente.

Retratu’l miembru de la Institución Llibre d’Enseñanza Aniceto Sela por Paulino Vicente.

Tampoco nun hubo grandes llogros nesta ocasión. La dictadura de Primo de Rivera nun tardó n’intervenir les mines, nun sentíu y con unes connotaciones que nun yeren precisamente les que planteaben los axentes que veníen defendiendo’l carbón asturianu, y toos sigueron falando de crisis. Tovía en viéspora de la República, y anque paez qu’en términos macroeconómicos l’añu negru de 1929 nun lo fue tanto pa la industria minera, un destacáu profesional persinábase al reconocer que’l sector sufría “la más fonda crisis de so vida” y el paru d’obreros yera más grande y durable que nunca. En resume: el rexonalismu asturianu de primeros del siglu XX enfotóse nel martiriu de la industria hullera p’alcontrar el so propiu sentíu, pero la industria hullera nun consiguió nesa dómina casi nada de lo que quería. ¿Por qué aquellos precursores d’un ciertu asturianismu políticu escoyeron l’Asturies minera ente toles posibles?

Hai delles razones dables, unes más obvies y otres non tanto. L’espoxigue con ocasión de la guerra europea probó que’l puxu’l carbón yera posible. De los pozos saliera al fin una cantidá curiosa de dineru que depués circulaba pel entornu -sobre manera pelos chigres- y lo cierto ye qu’un pactu sosteníu ente la patronal hullera y el sindicatu socialista de Manuel Llaneza fizo del lobby mineru el más sólidu y estable n’Asturies incluso dende antes de la guerra hasta la viéspora de la República. Yera natural que liderara un rexonalismu victimista, pero quiciabes non tanto que lu sorbiera como paez que lo fizo. Seguramente nun había otra alternativa potente. Y seguramente, tamién, la estrema concreción que les reivindicaciones hulleres teníen perbaxo de tola retórica que les envolvía valió pa tapar lo qu’un cronista de la época llamó la falta del ideal, d’una idea más global del territoriu -o si se quier d’una comunidá- que trescendiera aquella solicitú continua de protección y privilexos públicos pa una industria qu’ensiguida se reconoció minusválida nun mundu  que refervía.

Otra manera, nun ye qu’esi apueste pol mundu mineru se ficiera engatusando a naide. Grandes nomes de la cultura taben nel megollu del asuntu, empezando pol caderalgu y miembru de la Institución Llibre d’Enseñanza Aniceto Sela, convencíos de que’l futuru rexonal escribiríase col carbón, o nun diba escribise. Nun podíen imaxinar que taben inaugurando el mayor mitu de l’Asturies contemporania (el de la épica minera) y, con él, la historia centenaria d’un fracasu diferíu.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 36, ENERO DE 2015

Deja un comentario