Procesión de danzantes

VANESA GUTIERREZ MROJASVanessa Gutiérrez / Tengo un amigu que siempre repite la mesma broma: “Cuando sía rei nun voi volver a posar los pies en suelu. Voi moveme enriba de rinocerontes nanos y delantre mio habrá una procesión de danzantes que dirán tirando pétalos al mio pasu”. Nun ta nada mal dientro de la llista de posibles delirios. De grandeza, nesti casu. En comparanza, yo aspiro a tan poco que ye hasta ridículo falar de sobrevivencia digna. Pero, volviendo a los delirios, esa ye la impresión que me queda si intento mirar con perspectiva los vaivenes de la década última y si intento calcular el destín de los años vinientes. Ye too un deliriu. Pensémoslo. Hai diez años tábemos preocupaos pola deshumanización del arte, por saber hasta qué puntu yéremos postmodernos, postmaterialistes, miembros de la modernidá líquida, post-postmodernos, fíos de la Nocilla o simplemente veletes. Seis años más tarde empecemos a tar solo esmolecíos. Noqueaos por ko. Y agora naguamos por tar pa danos con un cantu nos dientes. A lo menos una mayoría que sigue siendo silenciosa. O que volvió al so drama en silenciu. Y ye que lo dixerío nos últimos diez años ye como pa empapizase. Porque nel fondu, daquella, toos aspirábemos a encabezar un reinu circense que creíemos al alcance de les nuestres manes. ¿Qué pasó d’entós p’acá? Sabémoslo, pero –a vista de los resultaos electorales, ente otros síntomes definitorios– pareciere que nun queremos analizalo pa nun asumir en qué posición tamos.

Vimos industries inflar como globos d’heliu, qu’al desinflar a gran velocidá tolo distorsionaben. Empreses qu’empezaron repartiendo cestes en Navidá y acabaron por socializar la perdida de ganancies como si fuere un mal colectivu. Políticos que, manexando grandes presupuestos, dicíen frases del tipu: “Como un erial encontré esto cuando llegué y como un erial ha de quedar cuando marche”, y qu’unos años más tarde, casi igual de solemnes, desfilaben con arguyu de desimputaos a la salida de los tribunales. Y peor: vimos a los que siguieron inimputables. Pel camín, vimos a xente quedar en paru y a los dos díes poco menos que na esclusión social porque nadie se recordaba d’escribir o llamar pa ver cómo taben les coses. Vimos a autónomos sufrir por impagos y deudes énte’l poco menos que recochinéu de los qu’inda respetaba la crisis. Vimos enfermos pa que los que caer enfermos yera un luxu prohibíu. Muyeres que renunciaben a una profesión por permanecer en casa al cargu de tou tipu de dependientes. O llicenciaos enfotándose en siguir formándose hasta la estenuación pa resistir a la idea de marchar a un país llonxanu. Conocimos a otros con carrera superior que marcharon a tostar patates nuna cadena d’hamburgueseríes, siempre cola cabeza puesta nuna bolsa d’empléu española que, un mes y otru, taba ciarrada. Obreros paraos que con cuarenta años nun saben per ónde empezar, con tres persones al cargu. Xente que quedó ensin lluz, ensin casa, ensin comida, mentes los empresarios daben oportunamente en quiebra y siguíen alantre como si nada. Sentimos les palabres mesiániques que prometíen que tamién esto va pasar ensin dase cuenta de que pal qu’espera la calma ofiende. Los especuladores salieron ganando mentes llegaba’l trunfu de los manuales d’autoayuda, los Paulo Coelho de los ciento cuarenta caracteres, los virales sobre desgracies mayores compartíes pa conformase y les taces con eslóganes optimistes que prometíen superpoderes. Por supuesto, vimos escepciones. El que nunca escaeció la palabra solidaridá. La que sabe lo que ye la empatía. Pero tamién los que sobrevivieron pa calcar les formes del pasáu recién, de les que va cuatro díes renegaben. ¿Qué deshumanización tendríemos que tarrecer agora? Da lo mesmo. Porque de nueche siguimos suañando que somos danzantes faciendo la corte a nun sé qué ser superior. Y él, que ye’l de siempre –sía ricu o pioyu resucitáu–, como diz la espresión popular, “mui a gusto nel machito”.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 43, MARZO DE 2016

Deja un comentario