El PSOE, la izquierda y el nacionalismu

A Susana Díaz y Javier Fernández los une la zuna al nacionalismu. Semeya / Pablo Lorenzana.

David Rivas / Economista. Profesor de la Universidá Autónoma de Madrid.

Debe de ser Asturies el país col presidente ya’l partíu gobernante, el PSOE, más xacobín, centraliegu ya intransixente d’Europa. Yá hai años lo comprobaron dalgunos políticos que mos visitaron. Cuando vino a Uviéu Joan Puig, diputáu d’Esquerra Republicana de Catalunya, un Día de les Lletres, quixo falar colos grupos políticos –daquella yeran tres– sobro la oficialidá del asturiano. Puig yera presidente de la comisión de llingües nel Congresu y miembru d’un partíu que sostenía a Rodríguez Zapatero. Nun quixieron vese con él nin el PSOE nin IU. Pal plasmu del catalán, col que diben dos representantes (el qu’esto firma yera ún d’ellos) d’Andecha Astur, entós na coalición Europa de los Pueblos, namái que pudo entrevistase col portavoz del Partido Popular. Esto ye Asturies.

Pasaron años y siguimos igual. Javier Fernández, el nuesu presidente, tien como única preocupación l’asuntu catalán. Pa ello saca’l vieyu discursu de que’l nacionalismu ye insolidariu y qu’embaxo’l “drechu a decidir” escuéndense pruyicios de privilexos de grupu. Nun fala de que ye cosa de la burguesía catalana contra’l proletariáu español porque diba llevar a la risión de media humanidá, viniendo como vien la cosa de la casta que domina Asturies dende va cuarenta años.

Fue dalgo significativo ver a Javier Fernández hai unos díes en televisión. Ponen unes declaraciones de Puigdemont: “el disseny està fet i no es toca; haurem preparat les lleis; es convocarà el referèndum”. Sorrisa fata y pernerviosa del presidente. Pon el deu na vidaya como dando a entender que’l honorable ta llocu. Y necesita ver los subtítulos pa pescanciar. ¿Ya esti ye esi home d’Estáu, un home que nun entiende una llingua española que nun seya castellana? ¿Ye tan difícil entender les frases de Puigdemont pa una persona de cultura medio? Si fuera vasco, pero eses frases en catalán…

Javier Fernández, como cuasi tol PSOE asturianu, l’únicu que sigue siendo Federación Socialista Asturiana mientres que los demás son PSM, PSE, PSG, PSA… dende van años, sigui cola matraca de que’l nacionalismu ye incompatible cola izquierda. Nesa charra de televisión dixo qu’elli falaba de la nación nel sen de sentimientu, ametiendo que sobre sentimientos discútese permal. Diz el presidente y máxima autoridá del PSOE nestos díes que solo hai una nación porque solo hai una ciudadanía. ¡Vaya izquierda que representa! Faer sinónimu de “nación” con “ciudadanía” ye, precisamente, lo que faen los nacionalistes de dreches. ¿Nun ye la “clase” lo que, dicen, define a la izquierda? La única diferencia con Puigdemont o con Urkullu ye que Fernández piensa que la “nación” ye España. ¿Ye un fechu material o un sentimientu, esi sentimientu tan difícil de poner nuna discusión? Y cuando la ciudadanía seya la europea, ¿qué va pasar? ¿Namái que va haber una “nación”, Europa?

Pero vamos entrar nes opiniones de los padres fundadores de la escuela a la que pertenez, dicen, Fernández. Karl Marx escribiera que’l proletariáu tenía, en primer llugar, qu’ellevase a la condición de clas nacional, constituyise en nación. Mentanto, otru gran teóricu socialista, Engels, escribiera que si los miembros d’una nación dominante desixeren a les dominaes qu’escaecieren la so nacionalidá específica, eso nun sedría namái qu’aceutar la so sumisión al xugu ya intentar xustificar el dominiu embaxo la esculpia l’internacionalismu.

Diz Iceta, socialista catalán, que naide como los socialistes como pa proporcionar les soluciones, y nada menos que Susana Díaz afirmara que l’alcordada ente’l PSE ya’l PNV abriera una puerta razonable y que ye mester siguir buscando soluciones nun modelu que, diz ella, los socialistes tienen perestudiao. Pero estos socialistes asturianos ya esti presidente que dedicó tola sesión sobre la situación d’Asturies a falar de Cataluña, ¿ónde tan? El conceutu de “nación de naciones” d’Iceta implica la supeditación de lo identitario a lo alministrativo. Dende’l so puntu de vista, pue falase d’una nación catalana sin que lleve arreyao soberanía o materialización nun Estáu, porque hai naciones que nun son Estaos y hai naciones que comparten Estáu con otres naciones.

El nacionalismu en Asturias ye extraparlamentario. Semeya / Miki López.

Nación de naciones

Pero ye qu’eso de “nación de naciones”, esta feble definición, débese-y a un socialista, Anselmo Carretero, autor de varios llibros sobre la nación castellana nel somantu d’España. Pero pa Fernández cabe un Estáu con varies naciones, anque nun cabe una nación que tea compuesta por varies naciones porque, según el so criteriu, contendría varios Estaos. Esti home tien una preocupante confusión na terminoloxía o pocu conocimientu de les ciencies sociales. Tóo ye cosa nominalista, esi nominalismu que mos lleva a dicir que n’Asturies gobiernen “socialistes”, cuando tamos gobernaos por una triba corrupta, endogámica y d’intereses empresariales. Porque ye que cuando se fala de “nación de naciones” tamos falando d’una superioridá de la “nación” a les “naciones”, en definitiva del Estáu español sobre les nacionalidaes catalana, vasca, asturiana…, cosa qu’afirmaba’l socialista Carretero cuando falaba de Castiella. Pero ye que, preste o non, España ye una “nación de naciones” dende los Reis Católicos, cuestión que pervirtieron los borbones y los sos xacobinos alministradores.

Si ye complicao pa dalgunos eso de la “nación de naciones”, inclusive col apunte de Carretero, ¿nun sedría imposible un “Estáu d’Estaos”? Porque nun sé mui bien qué pensaría Fernández de “ciudadaníes de ciudadaníes”. Pues nun falamos no teórico: Estaos Uníos ye un “Estáu d’Estaos”. Pero vamos a mayores. Hai una plataforma llamada “YesCalifornia” que, tres del trunfu de Trump, plantega la secesión de California. Seis millones de californianos nun votaron a Trump. Namái qu’un 10% d’ellos desixan un referéndum, tendría que tramitase. Si esa secesión viniera, el mundiu diba cambiar: la primer potencia económica sedría China, la segunda la Unión Europea, la tercera California y la cuarta Estaos Uníos. Pues el referéndum ta plantegáu pa febreru de 2019.

El nuesu presidente, Javier Fernández, ye un verdaderu obsesu d’esti asuntu. Cabría remembra-y les pallabres de Bakunin, que tampoco yera un nacionalista de dreches ñacíu en Vic. El teóricu rusu dicía que l’Estáu nun yera la patria, sinón una abstracción, que’l patriotismu del pueblu nun yera una idega sinón un fechu. Dicía también l’anarquista rusu que l’amor al Estáu yera una espresión distorsionada mediantes una abstracción falaz. Acababa Bakunin escribiendo que la patria y la nacionalidá son fechos naturales ya históricos, que nun son principios. Y remata ametiendo que violar la nacionalidá y amenazala ye un delitu de lesa humanidá. Bakunin, otru burgués insolidariu a sumar a Marx y a Engels. Y, yá nos tiempos más de recién, Fanon dicía que lluchar pola cultura yera, en primer llugar, lluchar pola lliberación de la nación. Otru insolidariu burguesón, ensin duldia dala.

Vamos volver a lo cotidiano, a lo del día a día. La política agrícola común de la Unidá Europea ye la única política que ta integrada dende 1957. Nun hai polítiques agraries de dengún estáu miembru de la UE. Y nel reinu d’España les competencies en política agraria tan tresferíes a les Comunidaes Autónomes. Eso quier dicir que les directrices márcales Bruxelles ya execútenles Uviéu, Compostela, Mérida o Palma. La entruga ye cenciella: ¿pa qué queremos un Ministeriu con cientos de funcionarios na glorieta d’Atocha, en Madrid? Dicir esto, ¿ye insolidaridá nacionalista?

Complexos históricos

Hai dos tendencies na historia. Una va haza arriba: la globalización y, nel casu de nueso, la Unión Europea. Otra va haza abaxo: la descentralización y, nel nuesu casu, el réxime autonómicu. Ye l’Estáu-nación el que ta en cuestión. Non namái n’España, onde ye más evidente porque, sacante la Falanxe y dalgunos del PSOE que nun ven la realidá, nunca l’Estáu se consolidara, sinón también n’Italia, nel Reinu Uníu, en Francia (l’Estáu-nación por antonomasia), en Rusia… El mapa d’Europa ye, más o menos, el del XIX y del XX. ¿Por qué nun vamos ver otru, si enantes del XIX yera otru?

La llucha de los socialistes contra la identidá y, paticularmente, de la identidá d’Asturies, va llevalos “al sucu como un merucu” (al surco como lombrices, para que me entiendan). El PSOE asturianu carga contra les diferencialidaes d’otros pa xustificar la so política antiasturiana, la so belixerancia contra cualisquier manifestación cultural asturiana, colos sos dos complexos históricos: complexu d’austrohúngaros na Primer Guerra Mundial y complexu de culpabilidá pol Ochobre de 1934, cuando llevaron a esti país, Asturies, a un suicidiu pa la so bambolla revolucionaria. El PSOE d’Asturies decidiera salir de la historia. El so futuru ye la nada porque nunca entendiera nada y, sorprendemente pa los sos militantes, va ser la cuestión nacional la que los saque de la historia, anque nun necesariamente seyan grupos nacionalistes los que vaigan beneficiase. Cataluña va a fundir al PSOE y Javier Fernández podrá ser un bon tallador del epitafiu.

Agora un mea culpa. Si un día dixo Fernández, presidente d’Asturies, que’l so deber nun yera defender los intereses d’Asturies, ¿pa qué esmolecese n’opinar sobro les coses que piensa? Bastante tinta gastó l’escritor, y tiempu el llector, pa falar de cosa tan inane.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 48, ENERO DE 2017

Deja un comentario