Sobre el servicio de limpieza del HUCA

La conflictividad entre las limpiadoras del HUCA por su situación laboral se ha disparado tras la puesta en marcha del nuevo hospital.

María Jesús Suárez / Expresidenta del Comité de Empresa, afiliada a la CSI.

En referencia al artículo publicado en el número 50 de ATLÁNTICA XXII, titulado «Guerra sucia en el servicio de limpieza del HUCA», quisiéramos dejar absolutamente claro que no existe ningún conflicto o diferencia entre la plantilla de limpieza del HUCA y los representantes legales de la Corriente Sindical de Izquierda (CSI) que forman parte del Comité de Empresa.

Nuestro comportamiento habitual e imprescindible es que todas las decisiones, posiciones y estrategias son expuestas en Asamblea de toda la plantilla y aprobadas en la misma.

Que sí tenemos posiciones diferenciadas con el resto de sindicatos que conforman el Comité de Empresa, por su inacción y posiciones al lado de la dirección, pero esto es correspondido por la mayoría de la plantilla.

Lo prueba la reciente (2015) petición, promovida por la Corriente Sindical de Izquierda, de revocación del comité de empresa, ganada e imposibilitada de cumplir, por estar negociando en secreto el Convenio Colectivo y servirles de argucia para mantenerse en contra de toda la plantilla.

En cuanto a los insultos y descalificaciones expresados por tres de las trabajadoras de «dictadora y tirana», queda en evidencia su falsedad cuando los planteamientos de este sindicato (con mayoría simple) son secundados mayoritariamente por la plantilla en las Asambleas.

Que estas tres trabajadoras (asesoradas por Efeso Abogados) entiendan que en la reunión del SASEC se tuvo «poca capacidad de diálogo de negociación, de proponer y de resolver, por orgullo y afán de protagonismo», solo puede deberse:

1- A la impaciencia natural, por la dilatación en el tiempo del problema, y la falta de contratos, que les lleva a no meditar y conformarse con cualquier insinuación de posible arreglo, sin verificar la veracidad del mismo.

2- Al mal asesoramiento efectuado por Efeso Abogados, que les explicita (ante una empresa, Lacera, que incumple pasados acuerdos del SASEC, referentes a su contratación) la firma de un acuerdo que no refleja las peticiones de los trabajadores.

La Corriente Sindical de Izquierda no firma en el SASEC «humo para las trabajadoras», pero sí refrenda en asamblea de toda la plantilla su posición en el SASEC, siendo aprobada por UNANIMIDAD.

3- La renuncia a llevar el Conflicto Colectivo por nuestros servicios jurídicos, probadamente eficientes y con nulo coste económico, muestra que ni el orgullo ni el afán de protagonismo son nuestra referencia en la forma de practicar la lucha sindical.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 51, JULIO DE 2017

Deja un comentario