Sueldos clandestinos en UGT-Asturias

Manuel Fernández "Lito" y Eduardo Donaire. Lito acaba de abandonar la dirección de la Federación del Metal ugetista. Foto / Mario Rojas.

Manuel Fernández “Lito” y Eduardo Donaire. Lito acaba de abandonar la dirección de la Federación del Metal ugetista. Foto / Mario Rojas.

Uno de los misterios de la UGT asturiana es lo que ganan los nueve miembros de su ejecutiva. El sindicato se negó a facilitar estas cifras a esta revista a pesar de que Rodríguez Braga dice que “nuestras cuentas son totalmente transparentes”. Solo informa que sigue cobrando como trabajador de Arcelor, a lo que habría que sumar las dietas que le proporciona el sindicato, que según el propio Rodríguez Braga se redujeron en un 30%. No obstante, justifica su existencia porque “hay unos mínimos que hay que atender, la comida, la gasolina… de los que dedican su tiempo libre y su esfuerzo al sindicato”. Rodríguez Braga lleva más de una docena de años en la secretaría general y prácticamente un cuarto de siglo como liberado.

Según pudo saber ATLÁNTICA XXII, varios miembros de la ejecutiva, entre ellos su vicesecretario general Abel Suárez, vienen a cobrar entre 30.000 y 40.000 euros anuales, en torno a los 3.200 euros brutos al mes. Pero también hay algunos trabajadores “privilegiados” del sindicato “que tienen elevados sueldos, como algún administrativo que gana 3.200 euros al mes”. El ex concejal de Urbanismo socialista de Gijón, Jesús Morales, asesora a UGT y gana por ello unos 4.000 euros mensuales, según fuentes del propio sindicato.

Algunos afiliados críticos con la ejecutiva aseguran que, a pesar de que la organización propuso despidos e impone recortes, los sueldos de los altos cargos han subido. Además denuncian que se destinen elevadas partidas para reuniones, gestiones y congresos. En concreto para este año hubo 95.000 euros para los gastos del 41 Congreso Confederal y otros. Para “actos y reuniones”, el presupuesto de UGT-Asturias destinó 185.000 euros.

Según algunas fuentes MCA-UGT, que dirige Eduardo Donaire, gastó 900.000 euros en celebrar su centenario. Donaire niega la veracidad de este dato, que rebaja a “un diez por ciento de esa cantidad”.  No concreta el presupuesto, aunque enumera en qué se gastó: “Regalamos un pin de plata a cada uno de los 700 militantes históricos, una agenda, 150 litografías, 25.000 pins, 15.000 bufandas y trajimos a Víctor Manuel, que no cobró, aunque sí sus músicos. Nosotros no necesitamos financiación externa porque tenemos 14.000 cuotas mensuales que nos proporcionan unos ingresos de 1,4 millones de euros al año, lo que nos permite tener una plantilla de 23 trabajadores y destinar 90.000 euros a un fondo de solidaridad para los afiliados con problemas”. Por su parte Rodríguez Braga dice desconocer lo que se gastó en ese congreso, a pesar de que es la principal federación de su sindicato.

Donaire no es un don nadie

Eduardo Donaire está considerado como uno de los integrantes del lobby asturiano de UGT junto con Manuel Rodríguez Lito, el propio Justo y el ex senador José Antonio Alonso. Donaire dirige la poderosa federación del metal de Asturias (MCA) y fue durante 11 años secretario general de la UGT asturiana. Hoy es uno de los principales blancos del sector disidente. La influencia histórica del Metal en la Unión Regional es un hecho, dado que el 33% de la afiliación está en este sector.

Donaire es un pequeño accionista de Arcelor: “Hice una propuesta de comprar acciones desde UGT Metal y yo adquirí 10 por un valor de 102 euros”. Cual bróker de Wall Street, el responsable de MCA se vanagloria de dar buenos consejos bursátiles a sus afiliados: “Les dije a los trabajadores que era un buen momento para comprar porque había una buena oferta y luego les dije cuándo había que vender y la gente ganó un pastón”. También tiene una hija trabajando en Duro-Felguera y un hijo en Arcelor en Luxemburgo que ejerce como economista. Tener familiares en las empresas en la que su sindicato negocia convenios y organiza conflictos laborales dice que no le condiciona: “No influye en absoluto porque esas acciones las decide el comité de empresa, no yo”.

Las palabras críticas de Donaire a costa de la crisis que provocaron en el sindicato las sentencias desfavorables a Rodríguez Braga aumentaron los rumores sobre el distanciamiento entre ambos.

PUBLICADO EN ATLÁNTICA XXII Nº 28, SEPTIEMBRE DE 2013.

Deja un comentario