Tres años de Atlántica XXII

Otro periodismo es posible” fue uno de los lemas con los que apareció esta revista hace ahora justamente tres años. Y en este tercer aniversario, que celebraremos con una espicha abierta a todos los lectores que quieran participar el próximo 23 de marzo, podemos sentirnos orgullosos de haberlo demostrado.

Otro periodismo es posible, y necesario, si se aborda la información sin prejuicios, dependencias y partidismos, pero con calidad, valentía y espíritu crítico.

En estos tres años no hemos faltado ni una sola vez, ni con un mínimo retraso, a nuestra cita con los lectores y los suscriptores, que son quienes mantienen esta revista, sin interferencias de grupos políticos o económicos. En este tiempo hemos abordado infinidad de temas polémicos, enrevesados y peligrosos que hasta ahora parecían intocables, no solo en Asturias. A pesar de nuestras limitaciones materiales, en una publicación sostenida solo por un modesto grupo de ciudadanos y sin participación de grupo editorial alguno, lo hemos hecho sin que nadie nos pueda reprochar falta de rigor, autenticidad o tendenciosidad alguna. Prueba de ello es que no hemos tenido que defendernos de denuncia judicial alguna, a pesar de lo comprometido de muchas informaciones.

La buena acogida que ha tenido Atlántica XXII  y su permanencia en el mercado, en medio de la mayor crisis económica en décadas, indica que la sociedad está demandando nuevos medios de estas características. La crisis de los medios y del periodismo no es tanto económica o tecnológica como de credibilidad y de calidad. Una buena parte de la opinión pública ya no soporta sus dependencias, sus vasallajes y sus intereses inconfesables, de los que el periodista es a menudo la primera víctima, pero también en ocasiones cómplice. Aunque la lamentable situación laboral de la profesión pueda justificar muchas conductas timoratas.

A Atlántica XXII le falta aún mucho para asentarse en el mercado, poder tener garantía de continuidad e incluso intentar nuevas metas. Nos falta para ello impulso empresarial, un objetivo al que no renunciamos, pero que resulta complicado por falta de empresarios emprendedores en el sector.

Pero vamos a intentarlo y para ello nos bastan las fuerzas que nos insuflan lectores y suscriptores. Con el tercer aniversario estrenamos una nueva edición digital de pago, con contenidos diferenciados de la edición original en papel, que seguirá siendo la prioritaria en nuestro proyecto. La llevan un grupo de jóvenes periodistas de la redacción de la revista, que piensan mantener la línea “atlántica”, adaptándola a las características y al lenguaje periodístico en Internet.

La nueva aventura es el primer paso en la diversificación de proyectos y contenidos de la revista, que sigue empeñada en demostrar día a día que otro periodismo es posible. Y necesario.

Deja un comentario