El Tribunal Supremo admite el recurso de ATLÁNTICA XXII por el Caso Donaire

Eduardo Donaire, ex secretario general de UGT-Asturias y de la Federación del Metal. Foto / Mario Rojas.

El Tribunal Supremo ha admitido el recurso de casación de Letras Atlánticas, empresa editora de ATLÁNTICA XXII, el director de la revista, Xuan Cándano, el periodista Fernando Romero y el exsindicalista de la Corriente Sindical de Izquierdas, Cándido González Carnero, contra la sentencia de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Asturias sobre el Caso Donaire.

En un auto de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, compuesta por los magistrados Francisco Marín Castán, Pedro José Vela Torres y Antonio Salas Carceller, ejerciendo éste último de ponente, se comunica la admisión, atendiendo las alegaciones de la revista, sus periodistas y el exsindicalista. Las alegaciones se presentaron tras la inadmisión del recurso por parte de los letrados del alto tribunal, decisión que apoyaba el fiscal. El auto tiene fecha del pasado día 7.

Eduardo Donaire, ex secretario general de UGT-Asturias y de la Federación del Metal, además de miembro del comité federal del PSOE, había interpuesto una denuncia por las alusiones a su persona incluidas en el número 36 de ATLÁNTICA XXII, aparecido en enero de 2015. También denunció su esposa, Carmen Fernández. Un juzgado de instrucción ovetense rechazó todas sus pretensiones y avaló las informaciones publicada en aquel número. Pero la pareja recurrió y la Audiencia Provincial atendió parcialmente sus pretensiones, sancionando a ATLÁNTICA XXII y sus periodistas con 6.000 euros. González Carnero recibió una sanción idéntica, en su caso por unas declaraciones críticas con la labor sindical de Donaire. La sentencia de la Audiencia en ningún caso cuestionaba la veracidad de lo publicado.

La portada del número 36 de ATLÁNTICA XXII se titulaba “La UCO estrecha el cerco sobre UGT-Asturias”. Una operación de la UCO de la Guardia Civil justo dos años después, con sus agentes entrando en la sede del sindicato en Oviedo, avaló aquella información, que en su interior ocupaba seis páginas.

Deja un comentario