Xuan Cándano denunciará a UGT y RTVE tras confirmarse su sanción

Sede de UGT-Asturias en Oviedo. La bandera de Estados Unidos, manipulada, la colocaron los trabajadores de Tenneco durante sus movilizaciones. Foto / Alex Pina.

Sede de UGT-Asturias en Oviedo. La bandera de Estados Unidos, manipulada, la colocaron los trabajadores de Tenneco durante sus movilizaciones.
Foto / Alex Pina.

La sanción de 20 días de empleo y sueldo en RTVE a Xuan Cándano, director de ATLÁNTICA XXII, ya es definitiva, según acaba de comunicar la empresa pública al periodista. En su comunicación escrita el director de Relaciones Laborales de RTVE, Francisco Castellanos, confirma la sanción originada por una denuncia de la sección sindical de UGT en RTVE-Asturias, rechazando todas las alegaciones presentadas en dos ocasiones por Xuan Cándano.

En su comunicación Castellanos sanciona a Cándano por una “infracción laboral de naturaleza muy grave” y lo acusa de “fraude, deslealtad o abuso de confianza en las gestiones encomendadas”.

La denuncia de UGT se basa en una supuesta incompatibilidad de Cándano cuando trabajó desde 1990 a 1996 en la productora de televisión Bocamar, cuando estaba en excedencia en RTVE. Cándano niega tajantemente haber incurrido en incompatibilidad alguna y vincula directamente la denuncia al dossier informativo sobre UGT-Asturias aparecido en el número 28 de ATLÁNTICA XXII, que salió a la calle el 7 de septiembre del 2013. Nueve días más tarde se cursó la denuncia de la sección sindical de UGT.

ATLÁNTICA XXII pudo saber que la dirección de UGT-Asturias solicitó a su servicio jurídico, al día siguiente de la salida de la revista, emprender acciones judiciales contra Xuan Cándano, Fernando Romero y Blanca García, estos dos últimos periodistas de la revista y autores de los artículos del dossier sobre el sindicato socialista. Pero el servicio jurídico ugetista rechazó emprender esas acciones al no ver motivo para ello en los artículos, que son absolutamente veraces.

Cándano ha manifestado su indignación por la sanción, que considera escandalosamente injusta y fruto de una caza de brujas y una persecución de UGT hacia su persona por su actitud profesional. En sus alegaciones el periodista envió el número 28 de la revista al director de Relaciones Laborales, que no hace alusión alguna a ello en su justificación de la sanción. También desoyó el testimonio de dos trabajadores de RTVE-Asturias que declararon que en el periodo en el que funcionó Bocamar, de 1990 a 1996, el propio Cándano acudía con frecuencia a RTVE a enviar informaciones grabadas para los clientes de la productora. La autorización de RTVE para realizar esos envíos era una condición imprescindible.

El director de ATLÁNTICA XXII ha puesto su caso en manos de un despacho de abogados de Oviedo, que presentará una denuncia contra UGT y RTVE de inmediato. La Redacción de la revista ha manifestado su absoluta repulsa y solidaridad con Cándano y estudiará acciones públicas para exigir la revocación de la sanción. El periodista asturiano también ha apelado al Consejo de Informativos de RTVE pidiendo su amparo ante lo que considera un ataque a la libertad de información y un intento de amedrentarle profesionalmente.

Antes de conocerse la sanción definitiva numerosos partidos, sindicatos y organizaciones de todo tipo mostraron su apoyo a Cándano y su rechazo a la denuncia de UGT a través de comunicados, que se publicaron en esta misma web. También se dirigieron por el mismo motivo al periodista asturiano muchísimos ciudadanos y lectores de la revista mediante llamadas, correos, textos en las redes sociales e incluso de forma personal y espontánea en la calle.

Deja un comentario