Xuan Cándano: “Periodismo es decir lo que molesta al poder”

En la presentación en Sama del número 50 intervinieron Rafa Balbuena y Xuan Cándano, además de Pablo Álvarez como moderador. Foto / Fernando Rodríguez.

Las dificultades en el ejercicio periodístico, el veto de la publicidad institucional a ATLÁNTICA XXII y la situación de las cuencas mineras centraron ayer el debate celebrado en las Escuelas Dorado de Sama que sirvió para presentar el número 50 de la revista, recién publicado. El acto, enmarcado en la Semana Cultural del PCA de Llangréu, estuvo moderado por Pablo Álvarez, responsable de comunicación del grupo político, y contó con la presencia del director de la revista, Xuan Cándano, y del redactor Rafa Balbuena.

Pablo Álvarez saludó la existencia de la revista celebrando que “fue el primer medio de Asturias que se atrevió a denunciar sin cortapisas la corrupción sindical”, abriendo un análisis de los ocho años de andadura de la revista cuyo origen, según Xuan Cándano, “partió de algo muy básico: un grupo de periodistas que deciden dejar de quejarse en el chigre para hacer una publicación que informara con claridad y rigor”. El añadido de sacarla en papel hizo que algunos hablaran de “empresa suicida, pero después de cincuenta números demostramos que lo que importa es el contenido, mucho más que el continente”.

El director denunció asimismo “el veto impuesto por el Principado y los Ayuntamientos donde gobierna el PSOE, salvo Oviedo”, materializado en la prolongada ausencia de la publicidad institucional en ATLÁNTICA XXII, que calificó de “un atentado a la ley y a la democracia”, mientras por otra parte “es la prueba de que hacemos bien nuestro trabajo, porque el periodismo real es el que dice cosas que molestan al poder”.

Durante la charla se habló asimismo de la situación en las cuencas mineras, tanto por el escenario del acto como por ser objeto de dos reportajes en el último número de la revista. Rafa Balbuena, autor de uno de estos artículos, señaló como rasgo definitorio “la sensación de desesperanza entre la población del Nalón y el Caudal ante un futuro lleno de dudas”, detallando que “los fondos mineros y las inversiones millonarias en las cuencas se distribuyeron sin planificación ni orden de ninguna clase”, con la connivencia de políticos y sindicatos, “que ni supieron ni quisieron ver lo que hacían ni lo que iba a venir”.

Estas circunstancias centraron el debate subsiguiente, en el que intervinieron algunos asistentes al acto como José Manuel Fernández Prado, miembro de Equo y autor del segundo de los artículos antes citados, además del actual coordinador de IU en Llangréu, David Álvarez, o el veterano ex concejal de IU y sindicalista de CCOO Fernando Bello. Sus reflexiones plantearon que el futuro de los valles mineros no está en “compararse con otras regiones que estén peor o mejor”, sino en atender más a la realidad y a los hechos que conforman el presente, consecuencia de un pasado inmediato marcado por el desmantelamiento sistemático de la minería del carbón. Bello fue autocrítico sobre el papel de los sindicatos en las cuencas mineras y lamentó el despilfarro de los fondos mineros.

En esta tesitura, el papel de los medios de comunicación como soporte necesario para el diálogo en una sociedad democrática sirvió para encarar el final del debate, en el que se volvió a denunciar el acoso judicial que UGT ejerce sobre la revista, a raíz de varias informaciones sobre la corrupción en dicho sindicato. Las circunstancias de este acoso, plasmado en una denuncia del exsecretario general de UGT-Metal Eduardo Donaire, ahora en el Tribunal Supremo, fueron calificadas por Xuan Cándano de “rocambolescas, casi kafkianas”. El director de ATLÁNTICA XXII recordó que en ningún momento los tribunales de justicia refutaron la veracidad de las informaciones publicadas por la revista sobre UGT-Asturias.

Deja un comentario