Connect with us

Atlántica XXII

8.000 asturianos de fiesta

Información

8.000 asturianos de fiesta

La historia de la asociación Asturianos en Madrid (ASMA) es un ejemplo de la capacidad de reunión de los emigrantes y de su identidad, pero también de la incapacidad institucional para entender el fenómeno

Artículo publicado en el número 60 de nuestra edición de papel (enero de 2019) como parte del monográfico sobre el éxodo juvenil

Luis Delgado | Empresario
@luisdelpe

Asturianos en Madrid (ASMA) | Fotografías

ASMA nació en un piso de Príncipe de Vergara compartido entre semana por cuatro asturianos, y abierto a muchos más los fines de semana. La idea original no podía ser más sencilla y vital: mantenernos unidos y ayudar a los miles de asturianos que se incorporaban sin cesar a la emigración en Madrid. El primer evento tuvo lugar en La Consulta, un pequeño bar de la calle Belén. Corría el año 2000. La invitación respondía a nuestra forma de vida en la capital: el boca a boca, los círculos concéntricos de asturianos que se mantenían unidos a pesar de las distancias propias de la vida en Madrid. Aquella noche colapsamos la calle. Las primeras 200 personas se unieron a ASMA. Antes de un año ya éramos mil. Con el correr de los años llegamos a ser 8.000. Desde el principio tuvimos claro que debíamos utilizar las tecnologías, pero nuestro principal aliado fue sin duda el sentido de pertenencia a nuestra tierra, y las ganas de fomentar Asturias en Madrid.

Nuestra actuación se orientó en tres ejes: el fomento cultural, la unión social, y el desarrollo profesional. Nuestras Fabada Dance en la Sierra fueron míticas (no exageramos ni un pelo), el prao asturiano se trasladaba a Guadarrama cada verano; nuestros Nombres propios, serie de lecturas de escritores asturianos, nos emocionaron en los salones de la Residencia de Estudiantes; nuestras exposiciones y conciertos de artistas asturianos llenaron locales emblemáticos de la capital; con Fernando Alonso hicimos vibrar a La Cibeles con nuestras banderas y canciones; sentamos a los tres partidos políticos representados en la región para debatir ante los Asturianos en Madrid; pusimos en marcha un servicio En ruta que se anticipó con bastantes años a Blablacar; publicamos anuncios de trabajo en nuestra web; coronamos las cimas de la sierra con nuestro grupo de montaña; ofrecimos charlas con importantes empresarios y profesionales para facilitar networking entre los socios de ASMA; y llevamos el Festival de Cine de Gijón a Madrid, entre otras muchas actividades que sacamos adelante con el empuje de los miembros de la Junta Directiva y de los afiliados.

No fue siempre un camino de rosas. No tardamos en darnos cuenta de que nuestra existencia no era del agrado de todo el mundo. La visión monopolista de la emigración en Madrid, la negación de la nueva emigración desde Asturias, el escaso apoyo de la flamante embajada de Asturias en Madrid, fueron importantes escollos en el camino.

ASMA cesó su actividad hace unos años. Es difícil encontrar una razón principal, quizás la falta de apoyos terminó minando nuestra resolución. Pero siempre lo vimos como un cese temporal de actividad, una espera de relevo de personas e ideas, un descanso en el camino. De lo que no nos cabe ninguna duda, es que el planteamiento de ASMA sigue siendo rabiosamente actual. La región no puede vivir de espaldas a su nueva emigración, y su emigración no quiere vivir de espaldas a Asturias. Es una emigración profesional sin desarraigo, pero emigración en toda regla.

Se hace más necesario que nunca replantear el concepto vigente de asturianía, promover las nuevas formas de asociacionismo y plantearnos el retorno como una vía de creación de valor para Asturias. La nueva emigración tiene ganas y herramientas para fomentar nuestra cultura y la economía asturiana, y sigue siendo vital que se le dé voz y se le ponga cara.

La Asturias de hoy vive en cada calle de las grandes ciudades a través de una emigración globalizada que quiere seguir manteniendo vínculos con su tierra. No había leyenda urbana, la movilidad laboral de la que hablaban algunos solo tenía una dirección ¿Hablamos de realidades? ¿Hablamos de futuro?.

¡SÍGUENOS!

SUSCRIPCIÓN EN PAPEL

A través del teléfono (637259964 o 984109610) o el correo letrasatlanticas@gmail.com

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en la categoría Información

Último número

To Top