Connect with us

Atlántica XXII

Andalucía, Cataluña y el cadáver de la izquierda

Opinión

Andalucía, Cataluña y el cadáver de la izquierda

Xuan Cándano | Periodista

@XuanCandano

Santiago Abascal, Ana Maria Velasco y José Luis Álvarez Quirós (derecha) en la presentación en Oviedo de la campaña de VOX. Foto / Pablo Lorenzana.

Se celebraban elecciones autonómicas, pero el domingo en Andalucía se votó contra el independentismo catalán, contra la Catalunya con y. Acertaron las derechas convirtiendo a la autonomía más poblada del Estado en un simple escenario electoral para otra batalla entre el nacionalismo catalán y el español, que en el Sur arrasa.

El Procés ha sido un tsunami que se ha llevado todo por delante en España a los 40 años de una Constitución que ya no supone concordia y consenso. Amenaza incluso a la Monarquía, que desde el discurso de octubre de 2017 ya no puede presumir de su papel de árbitro y ha perdido credibilidad, no solo en Cataluña, sino entre buena parte de la opinión pública española.

Es cierto que hay otros factores que explican la aparición fulgurante de la extrema derecha de Vox y el avance conservador. Pero el polvorín catalán, con los líderes independentistas presos y algunos en huelga de hambre, se ha unido en España a las consecuencias que perviven de la crisis económica ( desigualdad, precariedad, salarios de miseria, éxodo juvenil….) y a la crisis de legitimidad de la democracia, todo ello provocado por un capitalismo desbocado y salvaje que se ha convertido en una amenaza mundial. Con el añadido imprescindible de la emigración, se ha formado un cóctel que con el problema territorial español desatado en Cataluña, el único sin resolver de los que provocaron la guerra civil, ha formado en España esa tormenta perfecta que ha estallado en Andalucía y que puede acabar extendiéndose a todo el Estado.

España llegó tarde a la ola de populismo reaccionario que encabeza Trump en el mundo, como tantas otras veces en la historia. Pero cuando llegó, quizás porque Marx tenía razón cuando decía que en los pueblos meridionales “no hay más que un paso de la decepción a la cólera”, lo hizo de forma arrolladora, porque una docena de diputados de Vox en Andalucía supone una verdadera conmoción. Y es el único partido que puede cantar victoria, porque todos los demás salieron escaldados de la cita con las urnas, incluido Ciudadanos, que no logró el “sorpasso” sobre el PP.

Vox irrumpe espectacularmente porque robó votos a las derechas, sobre todo al PP, al que atrae hacia sus posiciones extremistas, pero también a las izquierdas, como lleva tiempo ocurriendo en Europa con otros partidos neofascistas, que crecen en los cinturones urbanos y en los antiguos feudos del movimiento obrero, cuya desaparición es el fenómeno social más relevante en el último medio siglo.

El populismo neofascista ocupa el espacio que dejan las izquierdas porque éstas han desaparecido, se las ha tragado la historia. La izquierda no está en crisis, simplemente ha muerto. Es un cadáver que no fue enterrado con dignidad tras la caída del muro de Berlín y ahora parece una visión fantasmagórica, como la de las minas cerradas también por defunción justamente ahora. Toda una metáfora, porque la rebelíón de los proletarios empezó en esos talleres bajo tierra.

En los años 80, durante una entrevista, Gustavo Bueno me dijo que la izquierda había muerto de éxito porque había logrado sus grandes objetivos históricos: la jornada de 8 horas y el sufragio universal. Podría ser. Lo obvio es que ya no da respuestas a los trabajadores y los desfavorecidos, que dejaron de ser los actores de los cambios de las recetas de Marx. Como las preguntas son otras, la izquierda se ha quedado sin respuestas, no supo dársela a la globalización y las que le quedan en el manual no son de este mundo, sino de aquel otro de los ejércitos de obreros invadiendo las fábricas humeantes. Ahora las factorías que quedan son el reino declinante de la aristocracia obrera y los nuevos explotados son licenciados que no llegan a mileuristas trabajando con un ordenador en su casa o en la barra de un bar. Para los que la izquierda no está ni se le espera, porque es, en el mejor de los casos, un eco lejano de épica y combate. Y en el peor, unos cuadros políticos y sindicales burocratizados y desprestigiados, a menudo contaminados por la corrupción y el clientelismo. Como en Andalucía o Asturias.

Eso es algo que no supo o no quiso ver Podemos, que interpretó mal el mensaje de las plazas del 15-M, que no pedían un partido político más como alternativa a la corrupción institucional y la crisis económica. Y mucho menos un partido clásico de las viejas izquierdas, de corte leninista, por mucha pureza y entusiasmo que se añadiera al invento.

Primero pereció el comunismo ante el consumismo (y por su desprecio a las libertades). Luego la socialdemocracia, abrazada al neoliberalismo y salpicada por la corrupción y el clientelismo. Cuando la izquierda cayó en el “que inventen ellos”, tan español, se cavó su propia fosa, porque las derechas no tienen nada que inventar, solo mantener el estatus quo. Por eso se quedaron sin adversario.


Os recordamos que también podéis seguirnos en: 

Facebook: facebook.com/AtlanticaXXII/
Twitter: twitter.com/AtlanticaXXII
Telegram: t.me/atlanticaxxii
Instagram: instagram.com/atlanticaxxii

Y suscribiros a la edición en papel  a través del teléfono (637259964 o 984109610) o el correo (letrasatlanticas@gmail.com)

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en la categoría Opinión

Último número

To Top