Connect with us

Atlántica XXII

¿Cachopo o fabada?

Opinión

¿Cachopo o fabada?

image description

 

Artículo publicado en el número 60 de nuestra edición de papel (enero de 2019) como parte del monográfico sobre el éxodo juvenil

Texto: David Remartínez
@davidrem

Ilustración: Goyo Rodríguez
@conceptraciones

 

Cuando David Castañón empezó a visitar a los chigres y restaurantes que pensaba incluir en su guía gastronómica sobre Asturias, lo primero que le preguntaban los propietarios era cuánto tenían que pagar. David les decía que era gratis, que la guía iba a reflejar sus gustos personales y que solo quería recabar los datos básicos del negocio, pero ningún hostelero parecía creerle. Todos sospechaban un gato encerrado. Todos, en algún momento de la conversación, decían haber salido escaldados de algún episodio parecido.

Cuando Silvia Cosio empezó a escribir en la web satírica que además coordina, donde básicamente se analiza con sorna la situación política, empezó a constatar cómo, cada dos por tres, un grupo de ultras la llamaban puta en redes sociales. Constantemente, con esa determinación que solo sostiene el odio, llegando incluso a amenazarle con atacar a su hija en mensajes privados y anónimos de esos que te hielan la cara.

Cuando Marco Imargues y Jorge Escudero bromearon en su web de humor sobre un joven militante del PP que andaba fardando de un currículum delirante y una presunta vocación pública mesiánica (uno de los personajes más absurdos que ha dado la política asturiana), se toparon con una denuncia ante los tribunales. El fulano había denunciado a la mitad de España, a todo aquel que se había reído de sus sandeces, pero la única demanda que prosperó fue la de Imargues y Escudero en Asturias. Ganaron.

David Castañón es el autor del blog Les Fartures, cuya guía gastronómica, editada en castellano y en asturianu, ha sido un éxito. Silvia Cosio fundó con un grupo de amigos la revista El Soma, cuyos artículos –y cuyo mismo nombre– devuelven la fe en que es posible encontrar intelectuales que hagan reír. Y Marco Imargues y Jorge Escudero son los cerebros calientes tras Al platu vendrás, la página web más divertida que se hace en Asturias, a tenor de sus miles de seguidores en redes sociales. A los cuatro los reunió Atlántica xxii el pasado 4 de noviembre en el primero de una serie de vermús dominicales a los que hemos bautizado La otra Asturi@s, pues pretendemos juntar a aquellos portales no institucionales que hacen cosas divertidas en internet. El primer round fue un éxito, tampoco nosotros pudimos parar de reír. Cada cual contó su historia: cómo abrieron la web, con qué propósito, cómo han conseguido mantenerla en pie y qué tipo de gente les insulta. Porque arriesgarte a hacer algo implica que un puñado de público te ponga a caer de un burro. Muchas veces, simplemente por hacer algo, por pasar de la opinión a la acción en cualquier ámbito: «En redes sociales todos somos mal tomados, todos tenemos el gatillo fácil», decía con tiento Silvia en el vermú.

Y cómo se nota ese fenómeno ahora, esa pistola siempre apuntando en las redes, después de diez años de recesión económica y su chirigota bancaria, después de casi dos años de conflicto catalán, después del ascenso de la ultraderecha, después de los salarios que merman, los servicios públicos que empeoran, de tanta corrupción aireada y de un país irrespirable que solo ve culpables en cualquier alrededor. Cada mañana nos levantamos con la urgencia de linchar a alguien como responsable de toda nuestra frustración personal y colectiva.

¿Cómo romper ese círculo vicioso? Pues con la parábola del cachopo.

Tú pones cachopo en un titular e inmediatamente ese enlace virtual se propaga como la peste, según coincidimos todos los presentes en aquel debate dominical. Asturias pincha y comparte y comenta con fruición todo lo que tenga que ver con este filete empanado, que hace arder la opinión como ningún otro mínimo común denominador aquende las montañas. El cachopo nos enajena, sea en su defensa o sea ensalzándolo, y con solo mentarlo congrega un debate a su alrededor que ningún asunto de otra índole astur alcanza: ¿es un plato tradicional o una moda?, ¿es un manjar o una forma de arruinar la ternera?, ¿merece ser considerado con la misma categoría cultural que reservan los libros para la fabada o les casadielles? ¿Nos define el cachopo o solo nos pone un mote? ¿Por qué nos gusta tanto discutir sobre el cachopo? La respuesta la dio en el vermú el experto, o sea David Castañón:

«Si me preguntas si fabada o cachopo…, pues bugre». La única forma de concluir determinados debates infructuosos, circulares, y hasta viciosos, es precisamente cambiándoles el punto de vista, lo cual implica un cambio de actitud. Amplitud de miras. La que precisamente tienen Les Fartures al afrontar la gastronomía, El Soma al analizar la política y Al platu vendrás al cachondearse de nuestros folclores. Habrá quien no entienda el cambio de foco y te insulte o amenace, porque el humor sobre las cosas importantes no siempre se recibe bien. Aunque sean esas cosas las que precisamente lo merecen.

 

 

SUSCRIPCIÓN EN PAPEL

A través de este enlace, del teléfono (637259964 o 984109610) o del correo letrasatlanticas@gmail.com

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en la categoría Opinión

  • Opinión

    Fake news: Rameses nunca ganó la batalla de Kadesh

    By

        (Este artículo fue publicado originalmente en el número 62 de la edición de papel...

  • Opinión

    No somos

    By

        Mario José Diego Rodríguez | sindicalista jubilado No voy a perder tiempo hablando de...

  • Opinión

    Charo Fernández, la jueza roja

    By

    Xuan Cándano | Periodista @XuanCandano “Me dan el alta mañana o pasado. Te llamo”. El final del...

  • Opinión

    ¿Qué es la dignidad?

    By

    José Pérez Miranda ‘Pichi’ / Jubilado. Corriente Sindical de Izquierda (CSI). Es una palabra bonita, redonda,...

  • Opinión

    Recuerda que fuimos jóvenes (y asturianos)

    By

    Por un módico precio de 400 euros, elige si prefieres creerte a Paula Echevarría o Carrie...

Último número

To Top