Connect with us

Atlántica XXII

Cangas del Narcea: «una clara prevaricación» según la Guardia Civil

Información

Cangas del Narcea: «una clara prevaricación» según la Guardia Civil

La rehabilitación del puente colgante, realizada en 2013 por el popular José Luis Fontaniella, acumuló un rosario de irregularidades sorprendente, según el informe realizado por la Guardia Civil que sirve de base para las diligencias judiciales

 

Fontaniella, en el centro junto a Pablo Casado.

 

 

David Remartínez

@davidrem

 

 

Hay de todo: una adjudicación gestionada de urgencia sin justificarlo; una empresa donde trabajaba una cuñada del alcalde; facturas duplicadas; modificaciones en el proyecto también mal justificadas y que lo encarecieron más de un 50%… El informe de la benemérita, fechado en 2016 y entregado en octubre de ese año al Juzgado de Instrucción número 1 de Cangas, recoge tantas presuntas irregularidades que el propio autor del documento se declara en un momento dado incapaz de entender las deficientes explicaciones del Consistorio, que no entregó toda la documentación requerida: “Honestamente, este instructor no ha llegado a entender los cálculos”, señala. En cuanto a la actuación de Fontaniella, regidor entre 2011 y 2015, hoy presidente del PP del municipio y candidato electoral, aprecia una “clara prevaricación”.

A instancias de una denuncia de Izquierda Unida, Fontaniella está investigado por varios presuntos delitos relacionados con dicha obra: prevaricación, pero también malversación de caudales públicos y falsificación de documento público. Junto a él se encuentran en la misma condición de investigados el exarquitecto municipal Juan Antonio Domínguez Piris, el ingeniero Ignacio Ruiz Latierro (que sustituyó al anterior como director de la obra cuando aquel cogió una baja laboral), el técnico de Ejecución Pablo Paz Arias, y José Manuel Rodríguez Gómez, responsable de la empresa adjudicataria, Contratas Mecuma S. L.

Según el informe de la Guardia Civil, realizado por la Unidad Contra la Delincuencia Urbanística de la Comandancia de Oviedo y al que ha tenido acceso ATLÁNTICA XXII, esta que reproducimos a continuación fue la sucesión de hechos constatados y de supuestas irregularidades:

  • En octubre de 2013, la Alcadía de Fontaniella inicia el expediente para realizar las obras. Aprueba el proyecto y decide adjudicarlo sin concurso o subasta, es decir, mediante un “procedimiento negociado sin publicidad”. Para ello, declara el proyecto de “urgencia”, declaración que la administración reserva para “acontecimientos imprevisibles”, cosa que el informe de la investigación cuestiona, al tratarse de una obra sobre una estructura con más de 40 años.
    .
  • Lo curioso es que el Ayuntamiento, al final, no tramita la obra por urgencia, sino por “emergencia”, un proceso reservado para “acontecimientos catastróficos”. Según la Guardia Civil, “si ya la tramitación de urgencia resultaba difícil de justificar a la vista del expediente, la de emergencia resulta inadmisible”.
    .
  • El Ayuntamiento adjudica las obras en noviembre de 2013 a Contratas Mecuma, directamente, por 147.000 euros y con un plazo de ejecución de mes y medio, plazo que en teoría justifica también la “emergencia”.
    .
  • En Contratas Mecuma trabajaba “la hermana de la mujer del señor alcalde”, o sea la cuñada de Fontaniella. Un hecho que recoge la documentación entregada al Consistorio y que debería haber llevado al regidor a abstenerse en el proceso de adjudicación.
    .
  • A pesar del plazo de emergencia, la contratista no cumplió los plazos, que se prolongaron varios meses. Tampoco cumplió el presupuesto, que se incrementó un 50% al menos.
    .

Un mes después de iniciarse las obras, en diciembre de 2013, el alcalde firma una resolución para prorrogarlas. A partir de ahí, la encadenación de episodios resulta onerosa para las arcas municipales según la siguiente relación de hechos:
.

  • En abril de 2014, Contratas Mecuma solicita al Ayuntamiento que apruebe un proyecto complementario al contratado, alegando “deficiencias técnicas” en el proyecto original.
    .
  • El 9 de mayo, el director de obras del Ayuntamiento, el arquitecto municipal Juan Antonio Domínguez Piris, envía un escrito al alcalde donde niega que existan las deficiencias que arguye la concesionaria.
    .
  • El 13 de mayo, el alcalde ordena mediante otra resolución que se redacte el proyecto complementario reclamado por la empresa.
    .
  • El 15 de mayo, el arquitecto municipal Juan Antonio Domínguez Piris se acoge a una baja laboral.
    .
  • En junio, Ignacio Ruiz Latierro sustituye a Piris, ultima el proyecto complementario y lo aprueba. Según la Guardia Civil, cuando esto sucede “ya estaban ejecutadas parte de las unidades de obra” de dicho proyecto.
    .
  • El 11 de julio, un informe del secretario municipal advierte al alcalde de “la imposibilidad de aprobar tanto un modificado del proyecto, como uno complementario, entre otros aspectos legales por estar ejecutadas la mayor parte de las obras que deberían incluirse”.
    .
  • Un día después, el 12 de julio, el alcalde José Luis Fontaniella aprueba por resolución “el pago de las obras realizadas (incluido lo excedido y que no contemplaba el proyecto original), y la adjudicación directa (como obra menor) de lo no ejecutado al mismo contratista.
    .
  • El Ayuntamiento da por finalizadas las obras en agosto, con la recepción del certificado final.

 

Así las cosas, la rehabilitación del puente colgante de Cangas del Narcea acumula unos sobrecostes que ascienden a 81.000 euros, a sumar a los 147.000 del contrato original. Ese 55% de aumento, cuya cifra se atreve a dar por definitiva el informe al carecer de la documentación necesaria o ser incompleta, supera de largo el 10% que permite a las administraciones no sacar a convocatoria pública esos trabajos añadidos a lo inicialmente planificado.

Para más Inri, la resolución del juzgado sobre la apertura de diligencias previas también recoge la existencia de “facturas duplicadas”, pagadas dos veces por los mismos conceptos, y que suman 19.489 euros.

En sus conclusiones, la Guardia Civil remarca que “policialmente se aprecia responsabilidad penal en la actuación del Ayuntamiento de Cangas del Narcea”. Señala que “algunos de los servidores públicos adoptaron decisiones fuera de su objetivo, que no debe ser otro que el interés público”. E indica que, como remate a ese proceso lleno de irregularidades posterior a la adjudicación, “el alcalde, en un acto claro de Prevaricación, aprueba mediante Resolución el pago de las obras ejecutadas y decide considerar las aún no ejecutadas como obra menor y por tanto su adjudicación directa”.

Todos los implicados en el juicio ya han declarado ante el tribunal, que ha de decidir ahora si abre un procedimiento oral. El PP, que aspira a recuperar la Alcaldía en las próximas elecciones municipales, ha arropado a Fontaniella, quien a su vez niega que esté investigado o siquiera que la obra tuviera sobrecostes, atribuyendo el proceso judicial a una maquinación política de sus adversarios.

 

 

SUSCRIPCIÓN EN PAPEL

A través de este enlace, del teléfono (637259964 o 984109610) o del correo letrasatlanticas@gmail.com

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en la categoría Información

Último número

To Top