Connect with us

Atlántica XXII

Cuando en Langreo se brindó con agua

Monográfico

Cuando en Langreo se brindó con agua

La privatización del abastecimiento municipal por 25 años coincidió con la contratación de personas afines al PSOE

Pablo Álvarez Fernández | Sindicalista

Artículo publicado en el número 61 de nuestra edición de papel (marzo de 2019)

Me contaba un buen amigo, militante del PSOE y socialista –aclaro lo de socialista porque no toda la militancia del PSOE lo es, un caso que presuntamente sucedió en la agrupación socialista de Langreo allá por el año 2007, durante el proceso de confección de la lista electoral que el partido iba a presentar en las elecciones municipales de ese año.

Parece ser que en la sede de la agrupación se recibió una llamada de un conocido sindicalista del Soma-UGT instando a los responsables de la configuración de las listas a incluir en ellas, por supuesto en puestos de salida, a un militante del sindicato muy querido entre la cúpula dirigente, un hombre gris, bastante limitado intelectualmente, pero sumiso y complaciente ante cualquier mandato. Al parecer, la hija de este señor pretendía cursar estudios universitarios en una conocida universidad madrileña y la economía familiar no podía sufragar todos los gastos que esto iba a generar.

Por supuesto, la sugerencia del sindicato hermano fue aceptada, el hombre resultó elegido concejal y la chiquilla, con los ingresos extras obtenidos, pudo cursar sus estudios en la capital de España. Tiempo después, una vez agotada la carrera política del papá, fue la mamá la que no tuvo que tirar de currículum para acabar obteniendo un buen empleo. Eso sí, también vinculado a otro excargo socialista de la zona que, aprovechando una puerta giratoria, había acabado de gerente en una importante empresa.

Como comprenderéis, ya que en esta sociedad nada es gratuito, en esa familia el voto al PSOE es cautivo. ¿Sorprendente? ¿indignante? Más lo segundo que lo primero, por desgracia, esto es lo habitual, estamos hablando de clientelismo, un mal que carcome nuestra sociedad y que ha sido decisivo para el afianzamiento en el poder de much@s personajes deleznables.

Quienes vivimos en las cuencas mineras sabemos de primera mano que, aunque no se pueda asegurar con certeza que este tipo de prácticas se inventaran aquí, fue en estas tierras donde, partiendo de la nada, las redes clientelares alcanzaron las más altas cotas de la miseria. Esa ha sido la herencia recibida del desmantelamiento de la industria y la minería: redes clientelares y miseria.

“Tú me das, yo te doy y todos salimos ganando”

¿Cómo, si no es aferrándose al sistema clientelar, se puede comprender el silencio que ha rodeado la destrucción de empleo y el desfalco continuado de los fondos destinados a crear un tejido industrial alternativo que garantizara la supervivencia de nuestros pueblos? De ninguna manera. Es un silencio que grita tan fuerte que llega a aturdir. La omertá, la servidumbre, es el pago por los servicios prestados. Es la consecuencia de esa relación patrón-cliente, cuya esencia es un intercambio de favores en el que se obtiene un beneficio mutuo. Tú me das, yo te doy y todos salimos ganando. Bueno, todos no.

AGUA PRIVADA

Volvamos a retroceder en el tiempo, vayamos ahora al año 2006. Fue en esa fecha, con Esther Díaz ostentando la Alcaldía de Langreo en representación del PSOE, cuando la  Corporación municipal renuncia a la gestión del agua y entrega un servicio, hasta entonces público, a una empresa privada, concretamente a FCC, nada más y nada menos que por 25 años. Sí, no es un error: representantes elegidos para cuatro años tienen los bemoles de firmar contratos por 25, convirtiendo a su pueblo en rehenes de los especuladores. Para edulcorar un poco el asunto –socialismo y privatización no casan bien–, utilizan la fórmula de empresa mixta, un modelo en virtud del cual el Ayuntamiento ostenta un 51% del capital social, quedando el 49% restante en manos de la parte privada. Un hecho puramente simbólico ya que en última instancia tanto la gestión, como la toma de decisiones, son patrimonio de FCC Aqualia.

¿Y como un gobierno municipal justifica ante la ciudadanía una decisión de esta envergadura? Fácil: utilizando los argumentos que, con mucha más experiencia en estas batallas, les dan las propias empresas privatizadoras: falta de personal municipal para llevar el servicio de manera eficiente, incapacidad económica para acometer las mejoras e inversiones necesarias, blablabla, blablaba… Esto y un préstamo de 9 millones de euros, en concepto de canon demanial, destinados para unas inversiones que casi tres lustros después apenas hemos visto, como tampoco hemos visto el cumplimiento de casi ninguna de las condiciones reflejadas en el pliego contractual, un pliego hecho a medida de la empresa privada. Lo único que hemos notado las vecinas y vecinos de Langreo en todo este tiempo transcurrido es un encarecimiento brutal del importe de la factura.

Habrá quien a estas alturas todavía pueda pensar que esto puede haber sido un mero error de cálculo político, que una idea aparentemente buena para el municipio por diversas circunstancias, más asociadas a la crisis económica que a la voluntad política, como el encarecimiento de los costes o el descenso de la población, no ha funcionado como se esperaba. Esa podría ser una opción. Ahora yo os voy a dar unos datos y vosotros valoráis si puede haber otras:

2007

En mayo de 2007, el PSOE langreano repite victoria en las elecciones municipales y un miembro de la ejecutiva local del partido, la funcionaria del INEM Ana Oliva Rodríguez obtiene acta de concejala. Su pareja, Faustino Calvín Riera, que también iba en lista electoral presentada por el partido, tiene menos suerte.

2007

En junio de 2007, un mes después de las elecciones, Faustino, la pareja de la flamante concejala, es contratado como operario de mantenimiento por la empresa de aguas. Su labor dura tres meses.

2009

Tras un breve periplo en una conocida empresa local, en febrero de 2009 es contratado por el Ayuntamiento, en calidad de asesor técnico de Alcaldía.

2009

En noviembre de ese mismo 2009, el señor Calvín regresa a la empresa de aguas, pero esta vez lo hace por la puerta grande, ya que es contratado como adjunto al jefe de Servicio.

2010

En febrero del año 2010, apenas tres meses después de retornar a la empresa, la pareja de la concejala es ascendido a jefe de planta en la Estación de Tratamiento de Agua Potable, un cargo que ha ostentado hasta el año 2018.

2019

Actualmente el señor Calvín sigue trabajando para FCC Aqualia como jefe de planta en la Estación de Bajo Nalón, Cudillero y Novellana.

2011/12

Paralelamente a su ascenso fulgurante en la empresa , su pareja Ana Oliva Rodríguez también fue prosperando dentro del partido, ya que en el año 2011, casualmente un ejercicio en el que se paralizan las inversiones en la empresa mixta de aguas, la concejala se hacía cargo del control de las cuentas en el municipio, al asumir la concejalía de Hacienda y Patrimonio, Control de Cuentas, Compras y Contrataciones.

Un año después era nombrada portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento.

En el 2015, el nombre de Ana Oliva Fernández ya no apareció en las listas para las municipales.

¿Pero fue Calvín el único trabajador de Aguas de Langreo relacionado directamente con el partido? Ni mucho menos. En la empresa también nos encontramos a Jaime de la Roza, secretario de la sección de Ciaño –el PSOE de Langreo está dividido en ocho secciones: Sama, La Felguera, Tuilla, Ciaño, Lada, Riaño, La Nueva y Cabaños–, un hombre que llega a la empresa como lector de contadores, progresa a inspector y que ahora, desde hace más o menos un año, desempeña la labor de encargado, un puesto al que asciende saltando dos peldaños en el escalafón, ya que no pasa previamente por el de capataz.

Con De la Roza, y con la categoría de capataz, encontramos al secretario de la sección de La Nueva, José Miguel Fernández.

También están por ahí el cuñado de Constantino Fernández, Tino Sama, uno de los impulsores ideológicos de la semiprivatización del servicio de aguas y secretario general de la agrupación langreana desde 2001 a 2012. Y el primo de Marcelino Martínez presidente de la Mancomunidad del Valle y alcalde socialista de Sobrescobio.

Huelga decir que en una empresa en la que, tal y como aseguran en privado los trabajadores, hay un claro déficit organizativo y la precariedad laboral es un hecho –año y medio llevan intentando sacar adelante el convenio–, en las tres elecciones sindicales que ha habido desde su creación ha arrasado SOMA-UGT, obteniendo los tres representantes a los que tienen derecho en las dos primeras, cediendo uno a CC.OO., pero conservando la mayoría en la última.

¿Que beneficio puede obtener el PSOE, partido “creador” de la empresa, de este control en la misma? Respóndase usted mismoLo que resulta evidente es que, con redes o sin ellas, las aguas bajan turbias en Langreo.

 

¡SÍGUENOS!

SUSCRIPCIÓN EN PAPEL

A través del teléfono (637259964 o 984109610) o el correo letrasatlanticas@gmail.com

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en la categoría Monográfico

Último número

To Top