Connect with us

Atlántica XXII

Charo Fernández, la jueza roja

Opinión

Charo Fernández, la jueza roja

Xuan Cándano | Periodista
@XuanCandano

La jueza Rosario Fernández Hevia. Foto / POL.

“Me dan el alta mañana o pasado. Te llamo”. El final del mensaje por Twiter de Charo Fernández Hevia el miércoles de la semana pasada me dejó preocupado, pero cuando efectivamente llamó dos días después una larga conversación me dejó más aliviado. Acababa de salir del hospital, tras 24 días de estancia. Me informó de su grave dolencia, que le había supuesto la jubilación anticipada en la Audiencia Provincial de Valencia, pero su voz sonaba tan cálida como siempre y sus palabras eran esperanzadas. Pensaba recuperarse con humor y paciencia. Quería que la fuese a visitar a Xátiva, donde estaba encantada, con una preciosa casa levantina y una huerta con tantas naranjas que iba a volver a Asturias cargado de ellas. Al día siguiente volvió a llamar, pero le dije que le devolvía la llamada en breve y me contestó que no hacía falta, porque había sido un error al pulsar el aparato. No sabía que se estaba despidiendo definitivamente.

Conocía y admiraba a la jueza Charo Fernández Hevia desde que ejerció en Gijón, donde no pasaba desapercibida, ni su figura ni sus sentencias. En cierto modo era uno de los personajes de aquella época de la Transición asturiana, que en Gijón tuvo una cara obrera y contestataria, como un reflejo tardío de la ciudad anarquista de los años 30 y la guerra civil. Era la jueza roja, la de las sentencias contundentes en favor de los obreros del naval de las barricadas y el fuego de los neumáticos, de los jóvenes insumisos que preferían ir a la cárcel antes que a la mili, la feminista cubierta por una toga que entendía que no había justicia para las mujeres. La viva representación de aquella gauche divine que escandalizaba a los bienpensantes, puritanos y conservadores, que soportaban mal a una mujer valiente y decidida que estaba entre las primeras magistradas que militaron en Asturias en Jueces por la Democracia.

Pero cuando la empecé a tratar asiduamente fue a raíz del caso de La Camocha, donde envió a la cárcel a los responsables de aquella trama de corrupción con el carbón de importación en la minería asturiana. Luego, en una decisión inexplicable, se revocó su sentencia, obligando a la repetición del juicio. En ATLÁNTICA XXII, de la que era fiel lectora, informamos ampliamente de aquel extraño y desconcertante asunto.

Charo Fernández Hevia se fue poco después a Valencia. En Gijón había sido expedientada hacía años por el Consejo del Poder Judicial, que veía dilación en su trabajo y exigía sentencias más rápidas. Lo mismo le ocurrió en Valencia, según me contó el pasado fin de semana. Me dijo que la enfermedad, aún no detectada, le produjo una enorme debilidad y su peso llegó a los 50 kilos, pero no entendía aquel nuevo expediente porque el trabajo en su Juzgado era elevadísimo y su ritmo todo lo endiablado que le permitía su cuerpo.

Yo iba a 120 y otros compañeros a 180.

Hablamos de su vida, de su familia, de las bondades del clima y la huerta valenciana, de Asturias, de Levante, de política, de la corrupción en la sociedad y en el periodismo. Contra la injusticia era infatigable. Su cuerpo era frágil, pero su fortaleza era inmensa. Nunca lo oí hablar con dolor o resentimiento, aunque podía tener razones para ello. Cuando citó a un juez, que aseguraba le había hecho la vida imposible en Gijón, lo hacía sin volver la vista atrás ni pedir cuentas al destino. Solo la oí sentencias justas y palabras cariñosas. Creo que no se puede decir nada mejor de una jueza.

 

¡SÍGUENOS!

SUSCRIPCIÓN EN PAPEL

A través del teléfono (637259964 o 984109610) o el correo letrasatlanticas@gmail.com

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en la categoría Opinión

  • Opinión

    Fake news: Rameses nunca ganó la batalla de Kadesh

    By

        (Este artículo fue publicado originalmente en el número 62 de la edición de papel...

  • Opinión

    No somos

    By

        Mario José Diego Rodríguez | sindicalista jubilado No voy a perder tiempo hablando de...

  • Opinión

    ¿Qué es la dignidad?

    By

    José Pérez Miranda ‘Pichi’ / Jubilado. Corriente Sindical de Izquierda (CSI). Es una palabra bonita, redonda,...

  • Opinión

    Recuerda que fuimos jóvenes (y asturianos)

    By

    Por un módico precio de 400 euros, elige si prefieres creerte a Paula Echevarría o Carrie...

  • Opinión

    Bendita locura atlántica

    By

    ATLÁNTICA XXII cumple diez años, una década de periodismo libre y valiente en la que hemos...

Último número

To Top