Connect with us

Atlántica XXII

Les izquierdes resisten, l’ecoloxismu resistese

Opinión

Les izquierdes resisten, l’ecoloxismu resistese

De la mina a la despoblación, de l’asturfobia a la oficialidá, de la contaminación a la ecoloxía: los ingredientes de la nueva Asturies tán enriba la mesa

Ilustración de Goyo Rodríguez.

Artículo publicado en el número 58 de ATLÁNTICA XXII (septiembre de 2018

Nicolás Bardio | Politólogu.

@nbardio

 

 

Hai una fras de Zapatero que paez que l’últimu CIS ta confirmándonos: «El PSOE ye’l partíu que más se paez a España». Y ye que’l partíu del Presidente del Gobiernu ta xubiendo como la espluma nos últimos meses; y si bien tolos analistes coinciden qu’esto ye normal y ye l’efeutu «lluna de miel» propiu de cualquier cambiu de gobiernu nel que se ponen munches esperances, hai razones pa que los otros partíos s’esmolezan pola llegada de Sánchez al gobiernu.

En primer llugar, el mou en qu’aporta Sánchez a la Moncloa supón dos coses: d’una banda, el fechu de que la razón prioritaria ye la llucha escontra la corrupción; daqué que nos últimos tiempos paecía ser un tema monopolizáu por Podemos y Ciudadanos. Al atrevese a presentar una moción de censura pa desagospiar a un gobiernu corruptu, el PSOE avérase a Podemos y dexa a Ciudadanos lloñe d’esti tema, como un partíu de dereches clásicu qu’a la hora de la verdá quier más escoyer les polítiques antisociales del PP que’l compromisu cola rexeneración política. D’otra banda, el relatu que viende Sánchez ye mui efeutivu: Un home qu’arrenunció al so escañu por principios, blanquia l’entreguismu y el pautismu col que Javier Fernández, al mandu del mesmu PSOE, llevó a Rajoy a la Moncloa en 2016… Esto contrasta enforma col cuestionamientu que se-y fai dende dellos seutores a Pablo Iglesias a cuenta del xalé de 600.000 euros con piscina y casa de convidaos, que puede suponé-y un problema de relatu al líder de Podemos. Los problemes de Ciudadanos y de Podemos son mui claros a nivel estatal y van más alló del efeutu «lluna de miel» que tamos viviendo agora. Sánchez avieyó a Ciudadanos y derechizó a Podemos onde yeren fuertes: nel campu de lo simbólico. Too esto fainos ver que si bien nel CIS d’agostu hai un efeutu lluna de miel y el partíu del puñu y la rosa raspia’l 30% de los votos, hai razones pa que Ciudadanos y Podemos s’esmolezan; como ye, ente otres, el fechu de que PSOE tea igual o perriba de Podemos y Ciudadanos ente los mozos mui mozos que nun vivieron el 15-M.

Sánchez avieyó a Ciudadanos y derechizó a Podemos onde yeren fuertes: nel campu de lo simbólico.

Pero, ¿y n’Asturies? ¿ye l’Asturies d’anguaño un reflexu d’España? ¿Ye la Federación Socialista Asturiana’l «partíu que más se paez a Asturies»? Ta claro que la nueva xeneración de dirixentes apuesta por esta llinia al defender polítiques democrátiques que compartimos la mayoría de los asturianos y asturianes como ye la defensa de la oficialidá; pero a la FSA quéda-y tovía muncho per delantre y el so ésitu va depender en gran midida de ser quién a romper daveres col pasáu del «arecismu»; yá saben, aquello de que los mozos qu’emigren son lleendes urbanes, les perres d’Europa marafúndiense en «chiringuitos» y que d’esquierda se tien bien poco más que los símbolos.

Frente a esta situación, vemos cómo Barbón yá marcare les distancies con esta tendencia derechizante que representa un Javier Fernández qu’entregó’l gobiernu d’España al PP; y paez que’l compromisu del llavianés ye sinceru. Queda por ver entós si ye quién a facer llimpieza y a averar a la FSA a los estándares democráticos de lo que s’espera que seya un partíu d’esquierdes (lo que va depender tanto de la so voluntá como de la so capacidá real de facelo) o si’l primer partíu d’Asturies va volver a cayer nos vieyos vicios. Sicasí, una cosa ta clara, y ye que’l nuevu secretariu xeneral de la FSA, col so republicanismu manifiestu, el so sofitu a la oficialidá y les distancies que punxo con Javier Fernández, xunto col relatu de Sánchez en Moncloa, complíca-y les coses a un Podemos Asturies que va poco perdía a Emilio León, una de les sos cabeces visibles, pero que tien al so favor un comportamientu enforma más coherente que’l del so referente estatal. Poques persones ñeguen que’l PSOE d’Asturies vaiga xubir nes eleiciones, la entruga ye más bien, qué ye lo que va pasar col espaciu Podemos-IU y col espaciu de les dereches. Esto llévanos a la entruga d’enantes: ¿Ye l’Asturies d’anguaño un reflexu d’España? La respuesta ye bien clara: Non.

Asturies foi española no que se refier al comportamientu eleutoral na dómina de Zapatero onde la única particularidá que presentábemos, frente al bipartidismu PP-PSOE qu’había perdayuri, yera’l fechu de qu’IU esistía y tenía representación abondo y estable en parllamentu. Per contra, esto acabóse cola victoria de Francisco Álvarez-Cascos en 2011, onde per primer vez la derecha sumaba más del 50% de los escaños y onde, per primer vez tamién, rompíase la exa esquierdes-dereches que tan bien esplicare’l votu nes décades precedentes. Esta «particularidá asturiana», siguió en 2015, onde la llegada de Podemos supunxo la desapaición d’IU de práuticamente tolos escenarios autonómicos y municipales menos n’Asturies, onde IU nun ye solo que nun desapaeza, sinón que caltién los 5 escaños que tenía dende 2012. A esta particularidá podemos suma-y otres: Por exemplu, a la hora de ver el comportamientu xeneral de la derecha, podemos ver qu’hai una tendencia a que’l votu de la derecha rural seya al PP (como asocede en Castiella o en Galicia, onde nin siquier tien C’s representación) y el de la derecha urbana a Ciudadanos. Pasa n’Asturies que tamos énte una de les comunidaes autónomes más urbanizaes d’España (82% de población urbano), pero, al empar, tenemos 11 de los 45 escaños a repartir nes ales, llugar onde la implantación de C’s ye inesistente y namás que’l Foro ye quién a competir pol votu rural de la derecha escontra’l PP (hai que recordar que’l Foro tuvo a piques de quita-y a Podemos Asturies l’escañu que tien pol occidente, onde quedó a un puñáu de votos de los moraos).

Una FSA que xube nun llugar onde yera yá fuerte, un Podemos más fuerte que n’otros llugares (namás el d’Aragón sacó en 2015 más votos) y autónomu de Madrid y una IU que nun perdió nada de fuercia y que se caltién independiente de Podemos (mientres que nel restu del estáu la tendencia ye a la desapaición), configuren un paisaxe políticu bien estremáu del d’otres comunidaes autónomes, hasta’l puntu en qu’equí plantégase non como deséu sinón como posibilidá real el poder repetir una mayoría de tres quintos d’esquierdes y reformar l’estatutu.

Equí plantégase non como deséu sinón como posibilidá real el poder repetir una mayoría de tres quintos d’esquierdes y reformar l’estatutu

¿Pero qué particularidaes sociolóxiques s’escuenden tres d’estes particularidaes polítiques? ¿Cómo ye l’Asturies de 2018 pa votar d’esta manera? Ye tan cenciello como facer un repasu a los titulares de la prensa asturiana de los últimos años… «Matanza de llobos», «Incendios enormes», «Ceniza nel cielu d’Uviéu», «Agües con mierda na playa de Xixón», «Contaminación nel aire perriba de lo que permite la UE», «Manifestación pola calidá del aire en Xixón», «Problema de les patates», «Aviéspores asiátiques», «Desaniciu del carbón». Asturies tien tolos ingredientes pa ser, de lloñe, el caldu de cultivu ideal d’una alternativa ecoloxista. Sicasí, a estos problemes hai que-yos sumar los problemes de siempre como son les pensiones (qu’afeuten a una porción más grande del eleutoráu d’Asturies, vista la edá media de la xente), la despoblación (que ye común a tolos territorios del vieyu Reinu de Lleón, dende’l Cabu Peñes a Salamanca y dende Llanes a Finisterre) y, cómo non, la dificultá d’atopar emplegu de calidá.

Si analizamos el conxuntu d’España, podemos ver que d’estos problemes reales de los asturianos, namás que l’emplegu podría considerase xeneralizáu al restu de comunidaes… porque hasta la contaminación en llugares como Madrid ye menor (y debida a otres causes, como ye la sobrepoblación y los coches más qu’a la industria pesao) y nun mueve socialmente lo que mueve n’Asturies, por nun falar de la despoblación qu’afeuta a poques comunidaes autónomes amás d’Asturies. Esto llévanos a pensar que tamos énte un cambiu de ciclu, non ya políticu sinón sociolóxicu. Esto ye, que de les polítiques que se faigan nes dos próximes llexislatures, va depender en gran midida’l comportamientu eleutoral y la identidá de los asturianos: Muerre l’Astures asturfóbica a la que-y daba vergoña falar n’asturianu porque la xente qu’escribe, vota y ocupa espacios políticos anguaño educóse nesta llingua ensin nengún problema; muerre l’Asturies del carbón y la dinamita qu’anque quedaba bien poco d’ella, nun dexaba de ser simbólica ya identitaria y quedamos énte una población con problemes económicos, sí, pero con problemes ecolóxicos grandes, arguyosa de la so identidá y de la so llingua, republicana como nunca lo foi (y como nun lo son les comunidaes autónomes del centru d’España) y que nada o poco tien que ver cola Asturies de la posguerra, de la dictadura o de la transición.

De les polítiques que se faigan nes dos próximes llexislatures, va depender en gran midida’l comportamientu eleutoral y la identidá de los asturianos

Nesti marcu, hai qu’observar tamién con procuru qué ye lo que van facer los estremaos políticos, qué ufiertes concretes van facer y, sobre manera, cómo se va xugar la batalla eleutoral de 2019 nel marcu de les dereches que ta, col anunciu de Moriyón d’aspirar a la Presidencia del Principáu, más abierta que nunca. La derecha ta nuna situación d’aparente debilidá pues nun tien más poder municipal que Xixón y, nel so conxuntu, ta perbaxo de los dos quintos de representación parllamentaria y ta claro que d’estes eleiciones nun paez que vaiga salir un gobiernu de dereches, pero sí que puede haber un «vencedor moral» nesi campu o, tolo contrario, qu’acaben por repartise les cartes d’una manera tovía más equilibrada a como se fexo en 2015.

A lo cabero, otru tema interesante a analizar, más allá de la cita eleutoral, ye la «segunda vuelta», que como toos sabemos tien llugar nos despachos de la Xunta Xeneral y supón la negociación pol gobiernu. Ehí ye onde vamos ver si los líderes políticos piensen –como piensen anguaño– que’l multipartidismu ye dalgo circunstancial o vieno pa quedase; ta claro que si vemos gobiernos en minoría ye que tovía nun s’abandonó’l vieyu paradigma y los nuesos representantes nun terminen de creyelo. De mano, la bona noticia ye que los líderes más intransixentes de la esquierda marcharon pa casa y eso abre una ventana de posibilidá a un más que deseable entendimientu, como asocede n’Uviéu, anque, esperemos, con dalgo más d’ambición o capacidá de llevar les idees al terrén de lo concreto, pues n’Uviéu nun hebo nin grandes inversiones nin grandes proyeutos pa la ciudá.

Os recordamos que también podéis seguirnos en: 
Facebook: facebook.com/AtlanticaXXII/
Twitter: twitter.com/AtlanticaXXII
Telegram: t.me/atlanticaxxii
Instagram: instagram.com/atlanticaxxii

Y suscribiros a la edición en papel a través del teléfono (637259964 o 984109610) o el correo (letrasatlanticas@gmail.com)

Continue Reading
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en la categoría Opinión

  • Opinión

    Bertín Osborne no vive en tu pueblo

    By

    Alejémonos del populismo como categoría peyorativa: si uno cree que el pueblo puede ser algo tan...

  • Opinión

    La historia no termina nunca

    By

    Artículo publicado en el número 60 de la edición de papel de Atlántica XXII (enero de...

  • Opinión

    Ecofeminismo y chalecos amarillos

    By

    Eva del Fresno | Trabajadora social y candidata de Alternativa verde por Asturies – EQUO a las elecciones...

  • Opinión

    Hay que luchar contra el paro y la precariedad

    By

    Artículo publicado en el número 59 de la edición de papel de Atlántica XXII (noviembre de...

  • Opinión

    España según los Marx

    By

    “Los que somos marxistas, pero no de Karl, sino de los hermanos Marx, solemos tomarnos con...

Último número

To Top